Huelga en España paraliza industria y puertos

miércoles, 29 de septiembre de 2010

MADRID, 29 de septiembre (apro).- La huelga general de 24 horas convocada para hoy por las centrales obreras paralizó la planta industrial y los puertos de España, mientras otros servicios, como el transporte público, funcionaron sólo para cubrir los servicios mínimos.

         No obstante, el sector comercial fue el que menos siguió el llamado al paro, en especial los grandes almacenes de Madrid, que abrieron sus puertas con un notorio blindaje policial; lo mismo sucedió con la hostelería, el sector salud y la educación.

         La Unión General de Trabajadores (UGT) y Comisiones Obreras (CCOO), las centrales obreras que convocaron, cifraron el seguimiento en 72%, lo que equivale a 10 millones de los trabajadores asalariados españoles respaldaron la huelga, dijeron en conferencia de prensa.

         Los líderes sindicales Cándido Méndez de UGT e Ignacio Fernández Toxo de CCOO coincidieron en que la respuesta de los trabajadores fue “un éxito irrefutable”.

         La Red Eléctrica de España anunció en su portal que el consumo energético disminuyó 17% por efecto de la huelga, aunque es menos si se considera el impacto que tuvo la huelga de 2002, que llegó a 25% menos del consumo energético, por el paro de los sectores económicos.

         El ministro de Trabajo e Inmigración, Celestino Corbacho aseguró hoy que la huelga tuvo un “seguimiento desigual” y tuvo un “efecto moderado”, pero explicó que no estaba en posibilidad de hablar de un solo dato. “Es difícil reducirlo a una cifra, pero (el gobierno) no resta importancia a la huelga”, dijo.

         La razón, explicó, es que mientras en la industria automotriz y en los puertos fue del 100%, en el transporte fue de 21%, mientras que en el comercio fue de 10% y en la hostelería de 3%.

         Asimismo, en la administración general del Estado el seguimiento fue muy bajo, solo el 7,52% y la Federación española de municipios registró 12% de seguimiento de la huelga.

         En tono conciliador, Corbacho destacó la “alta responsabilidad” de los sindicatos al respetar los servicios mínimos.

         El paro laboral en España fue la mayor de las movilizaciones de trabajadores que se registraron hoy en distintas capitales europeas, principalmente en Bruselas, Lisboa, Roma y Varsovia, en contra de los programas de ajuste impuestos en varios de los países del continente.

         En conferencia de prensa, Ignacio Fernández Toxo, líder de CCOO dijo que los sindicatos “estamos dispuestos a negociar con el gobierno, pero desde la posición de rectificación del gobierno”, en torno a la reforma laboral aprobada el 9 de septiembre, que vulnera derechos laborales y abarata el despido.

         Asimismo, dijo que tras la huelga en España, el gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero tendrá que valorar rectificar su política de ajuste aprobada el 9 de septiembre pasado, “si no quiere suicidarse”.

         A lo largo del día, en Madrid, Barcelona, Alicante, entre otras ciudades, se registraron incidentes que provocaron la detención de 80, siendo el caso más significativo el choque que protagonizaron en Barcelona un grupo de jóvenes llamados antisistema con la policía autonómica (los Mossos de Esquadra), que se extendió por varias horas, incluso ya entrada la tarde.

         Otro incidente tuvo lugar en la entrada de la empresa aeronáutica EADS-CASA ubicada en Getafe, en Madrid, hubo un enfrentamiento entre un grupo de sindicalistas con agentes del Cuerpo Nacional de Policía, que se saldó con nueve heridos, dijo Javier Viondi, coordinador local de Izquierda Unida a la agencia Europa Press.

         Los sindicatos de la policía explicaron que los disparos al aire que se registraron se debieron a que algunos agentes se vieron acorralados por los sindicalistas.

         Los mayores problemas se dieron con el transporte público, en los aeropuertos y en las estaciones de tren, que funcionaron con los servicios mínimos, pero disminuyó hasta el 30%.

         UGT y CCOO dieron a conocer que las principales industrias del sector del metal, la construcción y algunos de los grandes almacenes fueron paralizados casi en su totalidad.

         Las tiendas de Madrid, Andalucía o el País Vasco funcionaron con normalidad

         Hasta las 14:00 horas, en los aeropuertos españoles había registrado mil 45 vuelos (458 nacionales y 585 de conexiones internacionales) se había registrado, cifra más baja de la prevista hasta esa hora, que se pensaba llegarian a 1,615, informó Aeropuertos Españoles y Navegación Aérea (AENA) a la agencia Europa Press.

         Al mediodía, la Gran Vía, una de las principales avenidas de la capital española, fue cortada por los llamados “piquetes” de los trabajadores de las centrales obreras.

         En las cocheras de los autobuses urbanos de Madrid (de la empresa EMT) hubo diversos incidentes en la mañana, porque los grupos sindicales impedían la salida de los camiones.

         Desde la víspera de la huelga, el Metro de Madrid informaba que ofrecería el 50% de sus servicios en horas punta y de 30% en el resto del día.

         Los sindicatos dieron a conocer que los centros de trabajo de las empresas automovilísticas Renault, Citroen, Nissan, Ford, Peugeot, SEAT, Vokswagen, mercedes e Iveco-Pegaso, quedaron totalmente paralizadas.

         El seguimiento fue total también en la Fábrica Nacional de Moneda y Timbre de Madrid. Las empresas lácteas de Asturias, las refinerías de Castellón y la mayor parte de los puertos del país quedaron paralizados y su industria pesquera no funcionó.

         La presencia de los piquetes de sindicalistas impidieron la operación de las televisoras autonómicas del gobierno de Madrid, Cataluña y del de Andalucía. En sus pantallas aparecen avisos de suspensión de emisiones.

El periódico Público anunció en su portal de internet que no tiene actualizaciones informativas, porque su redacción digital está en huelga.

         Asimismo, en el aeropuerto de El Prat opera con el 10% de los vuelos y el 50% que los unen en la capital catalana con las islas Baleares, dijo el periódico El País, en su portal.

         También informó que todos los vuelos de la aerolínea Ryanair desde Barcelona, Reus y Girona están suspendidos. Easyjet opera con cancelaciones.

         Por la noche, en las principales ciudades de España, UGT y CCOO celebraron manifestación, algunas multitudinarias, como la de Madrid y Barcelona—de las que no hubo cifras oficiales, pero que El País cifró en 95 mil en Madrid y 75 mil en Barcelona—.

         En su intervención, Cándido Méndez de UGT advirtió que hubo una “campaña salvaje y obscena para descalificar a los sindicatos y arrebatarles la representación democrática”, en referencia al Partido Popular y otros, y medios de comunicación que los cuestionaron.

         Al igual que Fernández Toxo, Méndez dijo que Zapatero está entre “la espada y la pared”, en “un callejón donde no sabe cómo salir”.

         Lo criticó por ser un “gobierno sumiso y que se rebaja ante los mercados, incapaz de cumplir con las promesas de su programa electoral”.

         Toxo, a su vez, insistió en que la nueva política del gobierno de España, solo provocará mayor aislamiento de España y retrasará la economía, y no solucionará el paro.