Haití, obligado a procesar al exdictador Duvalier: AI

lunes, 17 de enero de 2011

MÉXICO, D.F., 17 de enero (apro).- Un día después del inesperado regreso a Haití de Jean-Claude Duvalier, conocido como Baby Doc, Amnistía Internacional (AI) pidió al gobierno haitiano, encabezado por René Preval, llevar a la justicia del exdictador, por los abusos a los derechos humanos cometidos durante su régimen en las décadas de 1970 y 1980.

En un comunicado, el asesor especial de AI, Javier Zúñiga, señaló que las sistemáticas y generalizadas violaciones a los derechos humanos cometidas en Haití durante el régimen de Duvalier “representan crímenes contra la humanidad”, por lo que el Estado haitiano “tiene la obligación de procesarlo”.

Las autoridades haitianas, agregó, “tienen que romper el ciclo de impunidad que prevaleció durante décadas en Haití”, e insistió que la falta de justicia “sólo derivará en nuevos abusos contra los derechos humanos”.

La víspera, Duvalier llegó por sorpresa a Haití en un vuelo de la compañía Air France procedente de París, luego de permanecer cerca de 25 años en Francia, donde se exilió tras ser depuesto por un levantamiento popular y la presión de Estados Unidos en 1986.

Después de conocer la noticia, AI consideró necesario hacer justicia a las miles de personas que fueron torturadas y ejecutadas o que desaparecieron durante el régimen de Duvalier (1971-1986).

Tras su llegada a Puerto Príncipe, donde fue recibido por una multitud, Baby Doc abandonó el aeropuerto con destino desconocido en un vehículo con una escolta de oficiales de la policía y de la Misión de las Naciones Unidas para la estabilización de Haití (MINUSTAH).

“He venido para ayudar”, dijo Duvalier, de 59 años de edad, sin que hasta el momento esté clara la razón de su regreso, que sucede en momentos de incertidumbre política tras las elecciones generales del pasado 28 de noviembre, celebradas en medio de una epidemia de cólera y sin que aún puedan superarse los daños del terremoto de hace un año, en el que perdieron la vida más de 300 mil personas.

Comentarios