Pide Obama a republicanos sacar adelante la reforma migratoria

martes, 25 de enero de 2011

WASHINGTON, 25 de enero (apro).- El presidente Barack Obama hizo un llamado a los republicanos para sacar adelante una reforma migratoria integral, como parte de la nueva tarea de revitalizar la economía estadunidense y la creación de empleos.
Al presentar su segundo informe sobre el estado de la Unión, Obama dijo que “debemos abordar de una vez por todas el asunto de la inmigración indocumentada”.
En la sesión plenaria del Congreso federal, ahora comandado por los republicanos y por John Boehner, el nuevo presidente de la Cámara de Representantes y el líder del partido opositor a los demócratas, Obama sostuvo que aunque la prioridad de su gobierno y de los estadunidenses es consolidar el crecimiento económico, el tema de la reforma a las leyes de inmigración es un asunto crucial.
“Estoy preparado para trabajar con los republicanos y los demócratas para proteger nuestras fronteras, aplicar nuestras leyes y resolver el tema de millones de trabajadores indocumentados, quienes ahora viven en las sombras”, sostuvo Obama entre aplausos de los demócratas y la sobriedad de algunos republicanos que se oponen a la reforma migratoria.
“Esta noche vamos a ponernos de acuerdo para hacer un esfuerzo y dejemos de expulsar a jóvenes responsables y talentosos, quienes pueden llenar nuestros laboratorios de investigación, iniciar nuevas empresas y seguir enriqueciendo a esta nación”, remató Obama.
Luego aprovechó su informe sobre el estado de la Unión para reprochar el hecho de que el Capitolio rechazó la legislación bautizada como Dream Act, a través de la que se propuso dar residencia permanente a estudiantes indocumentados que cursan la educación superior, pero que llegaron a Estados Unidos como indocumentados en compañía de sus padres.
“Crecieron como estadunidenses y juramentaron respeto a nuestra bandera, pero viven todos los días con la amenaza de ser deportados”, destacó Obama.
El informe sobre el estado de la Unión del presidente Obama, el más importante en lo que va de su presidencia, es el primer paso político que toma el mandatario ante un nuevo Congreso dominado por los republicanos, quienes buscan minar su camino a la reelección de 2012.
El tema de la consolidación económica y la creación de empleos, después de 24 meses de recesión, fue el más destacado del mensaje presidencial, aunque con un toque de éxito enfrascado en una recuperación fomentada por programas de financiamiento gubernamental a los que se opusieron los republicanos del Congreso.
Sin embargo, el tono del discurso de Obama fue de reconciliación política y de exhorto al trabajo bipartidista, dejando de lado las ambiciones electorales y políticas de los partidos.
“En este momento no está en juego quién ganará la próxima elección, después de todo, acabamos de tener una elección. En juego están los nuevos empleos y las industrias que deben echar raíces en este país”, enfatizó Obama.
A los legisladores republicanos y demócratas les exigió sacar adelante las reformas pendientes para la consolidación económica, recortes tributarios a las empresas, los cambios a los sistemas de la educación, subsidios tributarios a los padres de familia con hijos en universidades, y sobre todo apeló a los congresistas a no eliminar, sino mejorar la reforma al sistema de salud pública, aprobada el año pasado sin un voto republicano.
“He escuchado rumores de que algunos de ustedes tienen dudas sobre la nueva ley del sistema de salud, déjenme ser el primero en decir que todo se puede mejorar, y si tienen ideas sobre cómo mejorar esta ley y hacerle más amplia, estoy ansioso de trabajar con ustedes”, añadió Obama, quien también propuso a los legisladores “congelar los gastos en materia nacional en los próximos cinco anos” para lograr una reducción del déficit presupuestal en 400 mil millones de dólares en la próxima década.
En materia de política exterior, Obama insistió en la necesidad de continuar haciendo todo lo necesario para derrotar a las redes del terrorismo y otras amenazas a la seguridad nacional de Estados Unidos.
Y destacó los avances que se han logrado en el desmantelamiento y destrucción de las redes terroristas de Al-Qaeda, en Irak, Afganistán y Pakistán. Respecto a estos tres países, el presidente de Estados Unidos insistió en la necesidad de continuar manteniendo el apoyo a los gobiernos de estos países para lograr la estabilización de éstos y la consolidación democrática.
Sobre América Latina, el mandatario estadunidense simplemente mencionó un viaje que tiene preparado para la región. “Este mes de marzo viajaré a Brasil, Chile y El Salvador para fortalecer nuevas alianzas y progresos en las Américas”, puntualizó Barack Obama.

Comentarios