Republicanos asumen control de la Cámara de representantes en EU

miércoles, 5 de enero de 2011

WASHINGTON, 5 de enero (apro).- John Boehner, representante por el estado de Ohio, rindió juramento como presidente de la Cámara de Representantes del Congreso federal estadunidense, con lo cual el Partido Republicano prácticamente asumió el control del poder político en Washington.

Con el arribo de Boehner al frente de la Cámara baja se inició el periodo de sesiones de la 112 Legislatura del Congreso federal estadunidense, y un eventual periodo de lucha política entre el Capitolio y la Casa Blanca, en la cual el presidente Barack Obama y los demócratas han perdido el control del poder.

“Vamos a cumplir nuestro juramento de construir un proceso de atención a los pedidos de la gente, y vamos a defender los principios constitucionales que impulsó nuestro partido para construir una gran nación”, declaró Boehner, al asumir el control de la Cámara de Representantes, hecho que lo coloca en el segundo puesto de la sucesión presidencial, después del vicepresidente.

Disminuidos políticamente, los demócratas y Obama aceptaron la nueva realidad que se vive en Washington, al asegurar que están dispuestos a trabajar de manera coordinada con sus colegas republicanos.

Con la salida de la demócrata Nancy Pelosi de la presidencia de la Cámara de Representantes, Obama tendrá que trabajar con un Congreso republicano hostil, que ha declarado que buscará revocar todas las leyes instrumentadas por el actual mandatario, aun cuando se apruebe una legislación simbólica que no llegara a implementarse como ley, como en el caso de la reforma al sistema de salud.

Los republicanos que ahora dominan la Cámara de Representantes no tienen el control del Senado, donde los demócratas siguen siendo mayoría, pero carecen de los 60 votos de los cien que componen a la Cámara alta para  aplicar o aprobar cualquier proyecto de ley promovido por el presidente Obama.

El nuevo Congreso federal está integrando en la Cámara de Senadores por 51 demócratas, 47 republicanos y dos legisladores independientes.

En la Cámara de Representantes hay 242 republicanos y 193 demócratas.

El nuevo equilibrio del poder en Washington, que favorece a los republicanos, será fundamental en los próximos 18 meses para definir las posibilidades de éxito o fracaso de Obama en sus intereses políticos para consolidar sus proyectos de reelección en los comicios de noviembre de 2012.

Los republicanos han prometido que no permitirán que Obama siga aprovechándose de la presidencia para aumentar impuestos y los gastos del gobierno federal en proyectos sociales.

Algunos analistas políticos consideran que bajo el lema de hacerle la vida imposible a Obama y a los demócratas, Boehner podría consolidarse como candidato presidencial de los republicanos para las elecciones de 2012.

 

Comentarios