La izquierda llegó al gobierno para cambiar a El Salvador: FMLN

viernes, 7 de enero de 2011

SAN SALVADOR, 31 de diciembre (apro).- Hace apenas año y medio la izquierda salvadoreña protagonizó un evento político que pocos creían sucedería: el triunfo en las elecciones presidenciales.

Luego de la guerra civil que finalizó en 1992, el Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN) falló en tres intentos por alcanzar el gobierno, hasta que en marzo de 2009 triunfó sobre la ultraderechista Alianza Republicana Nacionalista (Arena), que llevaba 20 en el poder.

“Nosotros hemos llegado a la presidencia para iniciar un proceso de cambios en El Salvador”, afirma en entrevista para para APRO la excomandante guerrillera Lorena Peña, ahora vicepresidenta del parlamento unicameral, cuyo padre fue Belisario Peña, oficial rebelde y patriótico del Ejército que se sublevó contra las dictaduras militares.

“En lo fundamental tengo una evaluación positiva del ejercicio del gobierno en este año y medio, porque la izquierda salvadoreña pasó a ser partido en el marco de una alianza, en la que somos la fuerza principal, pero no la única”.

De acuerdo con Peña, hermana de cinco guerrilleros que cayeron en combate deurante la guerra civil (1980-1992), el FMLN tiene enormes desafíos, entre ellos dejar de ser oposición para convertirse en partido oficial, pero sin perder la relación con el pueblo.

Además, agrega, debe apoyar al gobierno y resolver las diferencias que surjan en la marcha. El gobierno, añade, no es completamente del FMLN, sino de una amplia alianza en la que están presentes otros sectores de izquierda y otras fuerzas democráticas no izquierdistas.

“Nosotros hemos puesto prioridades muy claras, especialmente en lo social, y las encuestas dicen que los programas sociales que impulsa el gobierno son de gran aceptación para la población, tanto en el campo de la salud como en el campo de la educación, pero también en el campo del apoyo a la descentralización en el desarrollo local”.

En lo que respecta al tema de  la seguridad pública, la diputada afirma que ha comenzado a tener resultados graduales.

Actualmente, dice, se le ha dado prioridad a la educación pública, a la que se han sumado 500 mil menores de edad, “curiosamente niños y niñas de los barrios pobres urbanos que no estaban cubiertos por ningún programa de apoyo a la escuela y que es donde más delincuencia tenemos”.

Entonces, afirma, “nosotros no sólo cubrimos la totalidad de niñas y niños del sector público, de kínder a noveno grado, sino que completamos los programas de  apoyo, tanto en lo académico como en salud, alimentación, paquetes escolares, uniformes y útiles”.

Cabe señalar que en El Salvador ningún gobierno había entregado zapatos y uniformes, y mucho menos alimentación gratuita a los escolares de primaria en las zonas pobres.

Los primeros balances, según la exguerrillera, indican que ha mejorado la asistencia a las escuelas y el rendimiento académico, al tiempo que disminuyen los índices delictivos en estas regiones otrora olvidadas y excluidas del desarrollo.

“El FMLN tiene que trabajar duro para que la población valore y asuma más ampliamente estos cambios, y por otra parte debemos esforzarnos para que estos cambios sean sostenibles con una economía tan difícil”, sostiene Peña, quien adelantó que en este 2011 el esfuerzo estará dedicado al apoyo que recibirán las micro, pequeñas y  medianas empresas, tanto urbanas y rurales.

“Ya están asignados algunos recursos, están los planes”, afirma.

 

El delicado tema de la inseguridad 

 

Lorena Peña, Lorena, quien durante la guerra integró el mando de las Fuerzas Populares de Liberación (FPL), estima que en el tema de la seguridad pública también se está avanzando. De hecho, en un informe publicado días atrás, el ministro de Justicia y Seguridad, Manuel Melgar, aseveró que los índices delincuenciales habían disminuido en comparación con el año 2009.

En lo que se refiere a homicidios, la tasa pasó de 76 a 70 por cada 100 mil habitantes, aunque sigue siendo una cifra grave y abrumadora.

“Ahora hay una investigación del delito, hemos habilitado a fondo todo el tema de la investigación del delito”, explica la legisladora, y afirma que “contra viento y marea” están combatiendo todo el sistema de corrupción que encontraron en la seguridad pública, concretamente en los centros penales y en la Policía Nacional Civil (PNC).

Al destacar el trabajo de otra mujer dentro del gobierno, la inspectora general de la PNC, Zaira Navas, Peña dice que se ha encargado de “limpiar” e investigar a los exaltos mandos de la policía, a quienes se señala de tener nexos con el crimen organizado, el pandillerismo y el narcotráfico, o cuando menos con la corrupción.

“Es un cambio de fondo con el tema de corrupción. Hay investigación y hay menos corrupción, hay perspectiva de sancionar a los delincuentes. A ello le agregamos los planes sociales a favor de la juventud y los planes de prevención, creemos que habrá resultados”, acota.

Y rebate a quienes dicen, desde supuestas posiciones de izquierda, que la gestión del actual gobierno es “más de lo mismo”.

“No es más de lo mismo, estamos poniendo orden a la evasión fiscal, a la elución, estamos trabajado porque todo el que tenga que pagar impuestos los pague. Por otra parte, estamos quitando privilegios injustificados a la banca y a sectores exportadores para revertirlo hacia políticas de promoción a los empresarios y empresarias que pueden darnos un mayor crecimiento económico, mayor generación de empleo y capacidad exportadora. Entonces, yo creo que no es más de lo mismo”, agrega.

 

El FMLN y sus perspectivas

 

El FMLN, que nació en 1980 como un agrupamiento de cinco organizaciones armadas para combatir la dictadura, fue resultado de un cúmulo de luchas por la democracia y las libertades que fueron negadas durante casi todo el siglo pasado por los diferentes regímenes militares.

Inspirados en las revoluciones de México y Rusia, los comunistas salvadoreños se alzaron en 1932 en una insurrección que fue aplastada brutalmente, con un saldo de 30 mil fusilados y masacrados por órdenes del general Maximiliano Hernández Martínez.

“En la actualidad, uno de nuestros mayores propósitos es cumplirle a la gente el programa de gobierno que le ofrecimos, y otro es el fortalecimiento de los niveles de organización del partido y de relación con el pueblo, es decir un despliegue mucho más profundo del que ya tenemos a nivel territorial y sectorial. En tercer lugar, nos vemos como un partido que ha fortalecido su identidad socialista, revolucionaria y democrática, según nuestros estatutos, y como un partido que tiene la capacidad de fortalecer la unidad nacional para profundizar los cambios”, afirma Peña.

El FMLN, dice, luchará por salir fortalecido en las próximas elecciones para alcaldes y diputados, que se realizarán en marzo de 2012, así como en las presidenciales de 2014, cuando incluso la apuesta sería llevar candidato propio, como sucedió en 2009 con Mauricio Funes, que aunque con un pensamiento de izquierda, no era militante del FMLN.

Y aclara: “El FMLN no tiene la divisa del socialismo del siglo XXI, ese es un concepto propio de la Revolución Bolivariana. Nosotros somos un partido socialista, revolucionario, democrático. ¿Qué quiere decir eso? Que aspiramos a una sociedad justa, a una sociedad con igualdad para todos, a una sociedad con oportunidades… ¿Cuánto nos vamos a tardar en eso? Nadie lo sabe”.

Agrega: “Mi sueño es que El Salvador sea un país productivo, pacífico, un lugar donde la gente tenga oportunidades, de acuerdo con sus capacidades  para desarrollarse. Que nadie tenga que salir corriendo para otro lado por falta de trabajo. Un país donde las mujeres seamos realmente respetadas e incluidas en el desarrollo de todos los aspectos de la vida de la nación. Que El Salvador sea un lugar donde la corrupción se reduzca a su mínima expresión”.

Luego remata: “Yo no digo que no habrá un corrupto, porque no se puede dominar la mente de la gente”.

 

Comentarios