Medidas de austeridad desatan violencia en Grecia

miércoles, 19 de octubre de 2011
MÉXICO, D.F. (apro).- Grupos de manifestantes radicales se enfrentaron a piedras y toletazos con agentes de la policía de Grecia durante una de las protestas más numerosas de las últimas décadas, en las ciudades de Atenas, Salónica, Volos y Patras. La manifestación, que en principio fue pacífica, se efectuó en el marco de una huelga general de 48 horas contra las medidas de austeridad implementadas por el gobierno de Yorgos Papandréu. En Atenas los desencuentros entre radicales y policías dejaron un saldo de 21 heridos leves, 15 de ellos agentes quienes fueron atendidos por los servicios de emergencia. La policía detuvo a 25 personas. De acuerdo con cifras de sindicatos en la marcha participaron alrededor de 120 mil personas, aunque la policía rebajó la cifra a 70 mil asistentes. Los inconformes portaban pancartas en las que se podía leer: “Que se vaya el FMI”, “No he robado y no pago”. Al llegar a la sede del Parlamento, grupos de manifestantes radicales se enfrentaron violentamente con la policía. La manifestación multitudinaria fue repelida por los policías con gases lacrimógenos y los inconformes respondieron lanzando piedras,  bombas incendiarias, losas y adoquines a los uniformados desplegados en las escalinatas de la sede legislativa. Decenas de manifestantes prendieron fuego a contenedores de basura y a una de las garitas policiales situadas a la entrada del Parlamento, donde se debate la última tanda de medidas de austeridad. Los inconformes rompieron escaparates de comercios, paradas de autobuses, todo tipo de mobiliario urbano y las fachadas de los hoteles de lujo situados en la plaza Sintagma. Alrededor de cinco mil policías fueron movilizados en Atenas, sobre todo alrededor de la plaza Sintagma –donde se encuentra la Cámara baja– que se ha convertido en símbolo de las protestas contra las políticas de austeridad. En los hospitales se reportaron al menos dos manifestantes y un policía heridos aunque no de gravedad. No obstante se desplegaron varias ambulancias para atender posibles heridos. Según los sindicatos griegos, casi 100% de los trabajadores ha dado seguimiento a la huelga general y afirmaron que el transporte ferroviario y marítimo, así como cientos de vuelos, fueron cancelados por la participación en la huelga durante 12 horas de los controladores aéreos. Las protestas continuarán el jueves 20, día en que el Parlamento votará un proyecto de ley para aplicar recortes adicionales exigidos por los acreedores internacionales, los socios de la eurozona y el Fondo Monetario Internacional (FMI). Dicha ley prevé mandar 30 mil empleados a una reserva previa al despido, antes de fin de año. También contempla mayores recortes en los salarios públicos, la rebaja del salario mínimo y la posibilidad de evitar los acuerdos colectivos en la contratación de trabajadores. Sin embargo, es posible que las nuevas medidas no sean adoptadas ya que el primer ministro griego Yorgos Papandréu, fracasó este miércoles en su intento por conseguir el apoyo de los partidos de la oposición. El mandatario tendría que contar con los 154 votos de su grupo socialista, de un total de 300 diputados, pero algunos de su propio partido también han expresado su discrepancia contra las medidas que, consideran, "llevan a la pobreza". Ante ese panorama, Papandréu convocó a un consejo de ministros extraordinario antes de la votación, para hacer un llamado a cerrar filas en torno a su propuesta. Por su parte, el ministro de Finanzas griego, Evangelos Venizelos, advirtió ante el Parlamento sobre los efectos que tendría una eventual bancarrota del país: "una muerte económica no tiene resurrección posible, sino que lleva a la muerte económica de una o dos generaciones siguientes”, alertó.

Comentarios