Entierran a Gadafi en un lugar secreto

martes, 25 de octubre de 2011
MÉXICO, D.F. (apro).- Los cuerpos del derrocado líder Muamar El Gadafi, de su hijo Mutasim y de uno de ministro de Defensa, Abu Bakr Yunis, fueron enterrados la madrugada de este martes en un lugar secreto. Mientras tanto, crecen las críticas contra los miembros del Consejo Nacional de Transición (CNT) por las circunstancias en las que dieron muerte al dictador. La difusión de un nuevo video sobre la captura de Gadafi, en el que se constata que fue sodomizado, provocó un nuevo llamado de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) al CNT, para que explique los detalles de la muerte de quien gobernó Libia durante casi 42 años. De acuerdo con Ibrahim Beitalmal, un funcionario militar del CNT en Misrata, los cadáveres de Gadafi, su hijo y su exasesor fueron sepultados a las cinco de la mañana de este martes en un lugar secreto, en tumbas sin nombre, sobre las que se leyeron oraciones musulmanas. Desde el jueves 20, día en que Gadafi fue capturado y luego asesinado en Sirte, los tres cadáveres fueron mantenidos en un congelador comercial en una bodega de Misrata. Al día siguiente, el lugar fue abierto al público y decenas de libios acudieron para ver y tomar una foto del derrocado líder. La acción generó críticas hacia el CNT y la Organización del Tratado Atlántico Norte (OTAN), por haber exhibido los cuerpos como un “trofeo”, y también detonó cuestionamientos de la ONU y la Corte Penal Internacional (CPI), que ahora exigen que se realice una investigación exhaustiva sobre la muerte de Gadafi. Un informe forense reveló que el exlíder libio murió por dos impactos de bala, uno en la cabeza y otro en el abdomen, pero hasta ahora no se ha determinado de dónde provino la bala, si de los rebeldes, de las fuerzas aliadas o de los propios gadafistas en su intento por rescatar a su líder. A esa controversia se adhirió otra más este martes, luego de que empezó a circular un video que muestra el momento en que los rebeldes sacaron a Gadafi de la alcantarilla en la que estaba oculto y uno de ellos introduce un tubo metálico por el recto del excoronel, provocando que sangrara y lanzara gritos de dolor. Los nuevos videos que circulan por la red muestran mayores detalles de la detención de Gadafi y de las vejaciones que sufrió en sus últimos momentos de vida. Mansour Dao, exjefe de guardaespaldas y allegado al derrocado líder, quien ahora se encuentra preso, narró cómo pasó Gadafi sus últimas semanas en Sirte, debatido entre la rabia y la desesperación, mientras veía caer su régimen. Dao relató que Gadafi, Muatasim y una comitiva de dos decenas de incondicionales quedaron aislados del resto del mundo en su fuga desesperada. Vivieron en casas abandonadas sin teléfonos ni electricidad, usando solo velas para iluminarse. Asimismo, mencionó que el líder libio huyó de su complejo residencial de Trípoli el 18 o 19 de agosto, justo antes de la entrada de los rebeldes. Tras la caída de la capital, agregó, Gadafi fue directamente a Sirte, acompañado de Muatasim, mientras que Seif al-Islam, a quien había nombrado como su heredero, buscó refugio en Bani Walid, otro bastión leal. En una sala de conferencias, habilitada como celda en el cuartel general de los rebeldes, en Misrata, Dao comentó que durante su peregrinar, Gadafi pasaba el tiempo leyendo, escribiendo y preparando té en una estufa de carbón. En Sirte, continuó, Gadafi y su comitiva cambiaban de refugio más o menos cada cuatro días y buscaban casas abandonadas por los residentes que huían de la ciudad. Además, reveló que el dictador no conducía la batalla, “sus hijos lo hacían. Él no planeó nada ni pensó en ningún plan", afirmó. Describió los estados de ánimos de su líder: "Estaba estresado, realmente indignado, a veces furioso. Mayormente estaba triste y enfadado. Creía que el pueblo libio todavía lo amaba, aun después que le dijimos que Trípoli había sido ocupada". Dao, quien iba en el convoy en el que el exdictador pretendía escapar el pasado jueves 20, pero fue atacado por la OTAN, dijo que perdió el conocimiento a causa de sus heridas, por lo que no supo qué había pasado con su líder. Contó que en repetidas ocasiones los asesores de Gadafi le aconsejaron que se fuera del país, pero se negó, porque quería morir en la tierra de sus antepasados.

Comentarios