Familia de Gadafi demandará a la OTAN ante la Corte Penal Internacional

miércoles, 26 de octubre de 2011
MÉXICO, D.F. (apro).- Marcel Ceccaldi, representante legal de la familia de Muamar El Gadafi, anunció que interpondrá una demanda ante la Corte Penal Internacional (CPI) en contra de la Organización del Tratado Atlántico Norte (OTAN), por crímenes de guerra contra el depuesto líder libio. En declaraciones a la emisora de radio francesa Europe 1, el litigante acusó a la OTAN de haber causado la muerte del dictador libio. “Fueron los helicópteros de la OTAN los que dispararon sobre el convoy (en el que estaba Gadafi). Fue, por lo tanto, una operación homicida programada por la OTAN", sostuvo. De acuerdo con la resolución 1973 del Consejo de Seguridad de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), la Alianza Atlántica tenía la tarea encomendada de utilizar la fuerza sólo para proteger a la población civil asediada por las fuerzas de Gadafi. No obstante, ante el poco avance sobre las tropas gadafistas, algunos miembros de la OTAN, entre ellos Italia y Francia, pugnaron por que se permitieran ataques dirigidos a objetivos militares del régimen. "El homicidio de Kadafi muestra que los Estados miembros no tenían intención de proteger a la población sino de derrocar al régimen", afirmó el letrado. La demanda, agregó, debería apuntar a los "órganos ejecutivos de la OTAN que fijaron las condiciones de la intervención en Libia", a los responsables en la adopción de decisiones y a los jefes de Estado de los países de la coalición internacional que participaron en la operación militar. Y puntualizó: "O la CPI interviene como jurisdicción independiente e imparcial, o no lo hace, y en ese caso, la fuerza se impone al derecho". Por otra parte, un alto funcionario del Consejo Nacional de Transición de Libia aseguró que el hijo fugitivo del ex líder libio, Saif Islam, y el ex jefe de inteligencia, Abdullah Senussi, están proponiendo entregarse a la Corte Penal Internacional en La Haya. "Están proponiendo una manera de entregarse a La Haya", dijo Abdel Majid Mlegta este miércoles desde Libia. El pasado 30 de abril, uno de los ataques dirigidos de la OTAN alcanzó la casa del hijo menor del depuesto líder, Saif el Arab El Gadafi, y tres de sus nietos, lo que desató críticas en torno de la labor de la organización en Libia. Ceccaldi también expresó el sentir de la familia de Gadafi por la profanación que se hizo del cuerpo del dictador. “La profanación es el sello de los islamistas para que el que ha muerto no pueda acceder al paraíso”, detalló el abogado. Las condiciones confusas en que murió el exlíder y las vejaciones que sufrió antes de morir, de acuerdo con videos tomados por los combatientes rebeldes y que circulan en la red, han suscitado varias interrogantes, sobre todo en la comunidad internacional. Ante el cúmulo de críticas desatadas sobre el caso, el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, señaló que la muerte de Gadafi pudo haber sido manejada “con decoro” y evitando su difusión al mundo de la manera grotesca en que ocurrió, pero no reprobó que los rebeldes hubieran matado al dictador, quien contaba con una orden de aprehensión por parte de la CPI para ser juzgado por crímenes de guerra. “Creo que esto no es algo que deberíamos celebrar”, refirió Obama, a quien le preguntaron su opinión sobre las imágenes de Gadafi difundidas antes y después de su captura y ejecución, el pasado jueves 20. El presidente estadunidense comparó la profusa difusión que se dio a la muerte de Gadafi con la que se dio a la del líder de Al Qaeda, Osama Bin Laden, liquidado por fuerzas estadunidenses en Pakistán y cuyo cadáver supuestamente fue lanzado al mar. “Hubo por ejemplo una razón por la que después de que Osama bin Laden fue asesinado, nosotros no difundimos fotografías”, justificó el mandatario durante su presentación en el programa The Tonight Show, con el presentador de televisión Jay Leno. “Creo que existe cierto decoro con el que se debe tratar a los muertos, aun si es alguien que ha hecho cosas terribles”, arguyó Obama. Y especuló sobre lo diferente que podría haber sido la muerte de Gadafi si hubiera aceptado la oferta de encontrar una salida pacífica al conflicto, poco después de iniciada la revuelta en su contra. “Le dimos amplia oportunidad y él no la acepto, y obviamente nunca es grato ver a alguien llegar al tipo de fin que él tuvo”, dijo. Sin embargo, advirtió que la rebelión en Libia “manda un fuerte mensaje a los dictadores del mundo de que la gente aspira a ser libre y que ellos deben respetar los derechos humanos y las aspiraciones universales de la gente”. El cadáver de Gadafi, su hijo Mutasim y su ministro de Defensa, Abu Bakr Yunis, fueron enterrados el martes 25 en un lugar secreto del desierto de Libia, en tumbas sin nombres.

Comentarios