Recibe el rey Juan Carlos a representante de la coalición vasca

jueves, 15 de diciembre de 2011
MADRID (apro).- El rey Juan Carlos recibió hoy al representante de Amaiur, la coalición vasca donde participa la izquierda abertzale, dentro de la ronda de contactos que realiza el monarca para formar el nuevo gobierno español. El hecho resulta histórico si se toma en consideración que es la primera vez que la izquierda abertzale regresa al Congreso de los Diputados luego de 18 años. La última vez que ocurrió un hecho similar fue en 1993, cuando un representante de esta corriente política fue recibido por el monarca. Esta corriente de la izquierda independentista ha sido señalada como cercana al entorno de la banda armada ETA, misma que en octubre pasado anunció el fin de su lucha armada. En la reunión, el diputado Mikel Errekondo, portavoz de Amaiur, le pidió al rey que “se implique en la resolución del conflicto político del País Vasco”. Esto fue expuesto por el representante de la izquierda abertzale al monarca en una carta que le entregó de propia mano. En declaraciones a la prensa tras su encuentro en el Palacio de la Zarzuela, Errekondo, un antiguo jugador de la selección española de balonmano, también le pidió al monarca trasladara a Mariano Rajoy, futuro presidente español, que Amaiur deba tener grupo parlamentario propio, supuesto jurídico ante el cual el Partido Popular (PP) se niega. En el encuentro, que Errekondo calificó de cordial, ambos coincidieron en lograr una “paz duradera, estable y justa” en el País Vasco. “Su majestad el Rey es la figura máxima del Estado. Le hemos pedido que sea un actor fundamental, una pieza clave en la resolución del conflicto político de Euskal Herria (País Vasco). Y hemos coincidido en la necesidad de avanzar en una paz que sea justa, duradera y que respete los derechos humanos, civiles y políticos de todos los ciudadanos de Euskal Herria, así como sus distintas sensibilidades políticas”, dijo a los medios. Por otra parte, en el Congreso español existe un debate sobre si Amaiur merece tener grupo parlamentario propio o no, lo que le daría una serie de canonjías económicas, de acceso a la comisión de secretos oficiales, así como mayor tiempo en sus intervenciones, consideraciones para la presentación de iniciativas de ley y un cuerpo de funcionarios de apoyo para el grupo. Hasta ahora, el Partido Popular, con mayoría calificada en el Congreso, ha negado que Amaiur pueda conseguir grupo parlamentario. Alfonso Alonso, el nuevo portavoz del grupo parlamentario del PP, dijo en la radio, “no soy partidario de comenzar la legislatura saltándonos el reglamento para hacerle un favor a Amaiur”. El pasado lunes 12, Amaiur se presentó al Congreso con seis de los siete diputados que consiguió en las elecciones del 20 de noviembre pasado, lo que se consideró una jugada que buscaba un resquicio legal del reglamento del Congreso, con el propósito de conseguir el grupo parlamentario propio. Pero parece que la presencia de Amaiur, que ha sido una de las noticias más destacadas de la prensa española, sigue generando resquemor en el panorama político español, porque sus siglas predecesoras nunca se atrevieron a condenar la violencia de los actos terroristas de ETA. De hecho, poco antes del encuentro del diputado de Amaiur con el rey, la diputada Rosa Díez, de Unión Progreso y Democracia (UPD) pidió la ilegalización de Amaiur, a lo que se opuso el PSOE y Convergencia i Unió, que consideraron un disparate que la izquierda abertzale vuelva a la clandestinidad. Esta misma tarde, el futuro presidente Mariano Rajoy dijo a la prensa, tras su encuentro con el Rey Juan Carlos, que él sólo promovería la ilegalización de Amaiur, si hay datos sólidos para un recurso exitoso. “Mi posición es la de siempre”, dijo, el PP podría iniciar el proceso de ilegalización de Amaiur, solo “cuando la Abogacía del Estado y la Fiscalía tengan datos suficientes para interponer un recurso que pueda tener éxito”.

Comentarios