Vive Filipinas drama tras tifón que dejó al menos 650 muertos

domingo, 18 de diciembre de 2011
MÉXICO, D.F. (apro).- El número de muertos por las inundaciones en el sur de Filipinas provocadas por el tifón Washi, que devastaron al menos dos ciudades y sus alrededores, superaría el millar, informó la Cruz Roja local. El presidente de la Cruz Roja Nacional filipina, Richard Gordon, dijo que el cómputo incluiría los 652 cadáveres recuperados y los alrededor de 800 desaparecidos, según la agencia informativa AFP. “Los equipos de rescate no han podido alcanzar aún muchas áreas afectadas”, afirmó, de acuerdo con la agencia de noticias DPA. Advirtió también que “podríamos llegar al millar de muertos o más si no encontramos a los desaparecidos”. El fenómeno meteorológico dejó a miles de personas sin hogar, agua ni electricidad, en un paisaje desolador invadido por el hedor de los cadáveres descompuestos. La Cruz Roja estima que al menos 400 mil personas necesitan ayuda en las áreas afectadas en el sur y centro del país. La tormenta tropical Washi azotó entre la noche del viernes y la madrugada del sábado la isla de Mindanao, 800 kilómetros al sur de Manila. Las fuertes lluvias hicieron que los ríos se desbordaran en poco tiempo. La mayoría de las casas fueron arrastradas por el agua y gran parte de las víctimas fueron sorprendidas mientras dormían. Soldados, familiares de la guardia costera, empleados estatales y voluntarios revisaban entre los escombros en las fuertemente afectadas ciudades costeras de Cagayan de Oro e Iliagan, en el norte de la isla Mindanao, que cuenta con casi un millón de habitantes. “Es impresionante que haya tantos desaparecidos”, dijo el jefe de Defensa Civil, Benito Ramos, y agregó que “muchos cadáveres fueron arrastrados al mar”. Otros se alineaban en las calles en Cagayan de Oro e Iliagan y la situación está rebasando a las autoridades. Según el alcalde de Cagayan de Oro, Vicente Emano, las funerarias se niegan a aceptar más cadáveres porque están saturadas. Además de Cagayan de Oro e Iliagan, también se vieron afectadas las provincias sureñas de Bukidnon, Zamboanga del Norte, Surigao del Sur y Lanao del Norte, y en la isla central de Negros, las inundaciones y deslizamientos de tierra también dejaron víctimas. Se espera que Washi, con vientos sostenidos de 60 kilómetros por hora y ráfagas de 80, abandone Filipinas este ingo por la noche.