Acusan al yerno del Rey de España de corrupción

jueves, 29 de diciembre de 2011
MADRID, (apro).- El juez instructor de Palma de Mallorca, José Castro Aragón, imputó por supuestos delitos de corrupción al duque de Palma, Iñaki Urdagarín, yerno del rey Juan Carlos, y lo citó a declarar el 6 de febrero próximo por su presunta implicación en negocios ilegales a través del Instituto Nóos, que presidió, informó este jueves la agencia EFE. El magistrado del Tribuna Superior de Justicia de Balears citó a Urdagarín como acusado, a fin de que aclare el origen de cualquier “fórmula negocial en virtud de la cual, tanto como persona física como en su condición de representante, partícipe o vinculado, de hecho o derecho, haya sido perceptor de fondos públicos”. En las numerosas filtraciones del sumario, que hasta hoy era secreto, los medios de comunicación españoles han detallado los negocios que el esposo de la infanta Cristina realizó con entidades públicas y privadas. Más de un medio ha aludido al papel que Urdagarín jugaba como esposo de una de las integrantes de la familia real. Por ello, el juez exigirá al duque de Palma que desvele la identidad de las “personas que han participado en los anteriores hechos o que hayan devenido beneficiadas por los mismos”, así como el “destino y tratamiento fiscal que se le haya dado a los fondos recibidos y los que se deriven”. El juez inició la causa de Palma Arenas, un complejo deportivo donde el gobierno balear cometió un supuesto fraude, del que derivó la operación Babel, donde fue imputado el duque de Palma por haber recibido de éste y otros gobiernos, recursos públicos que fueron a dar a las arcas de fundaciones sin ánimo de lucro y de los que supuestamente dispuso el yerno del rey. El tribunal notificó de la imputación al representante legal del duque de Palma, a primera hora, y la noticia se conoció en el transcurso de la mañana (hora española). Además de Urdagarín, también fueron llamados a declarar su socio Diego Torres y un grupo de asesores y exfuncionarios del gobierno balear, entre ellos José Luis Ballester, director general de Deportes, y Jaume Matas, expresidente de Balears. Ballester se presenta como un amigo íntimo del príncipe Felipe, no obstante, éste ha marcado su distancia con la trama corrupta. Según el diario El Mundo, los supuestos delitos que recaerían sobre Urdagarín serían: presunta prevaricación, malversación de fondos públicos, fraude a la administración y evasión fiscal. La investigación dirigida por el juez Castro y la Fiscalía Anticorrupción concluyen que el duque de Palma y su socio Diego Torres se habrían apoderado de fondos que recibía el Instituto Nóos, que se supone es una entidad sin ánimo de lucro. El magistrado sospecha que el yerno del rey y Torres crearon un “entramado societario” para desviar “los fondos públicos y privados” que recibía su organismo. A su vez, el periódico Público estimó en 16.06 millones de euros la facturación del Instituto Nóos y su conglomerado entre los años 2002 y 2010. El Palacio de la Zarzuela difundió hoy una posición en el sentido de que “el señor Urdagarín tiene un representante (legal) y su propia ventana para decir lo que quiera”, en un claro deslinde del escándalo de corrupción en el que se vio implicado el yerno del rey.