Chile: reclamos de nacionalización

miércoles, 7 de diciembre de 2011
La empresa estatal Codelco se disponía a hacer efectiva su opción de compra de 49% de las acciones de la mina Los Bronces, a lo que tenía derecho gracias a un contrato firmado en 1979, pero la trasnacional Anglo American –la propietaria– se adelantó: vendió 24.5% de dichas acciones a la empresa japonesa Mitsubishi... Y se armó el escándalo. Codelco presentó entonces un recurso legal ante la justicia chilena. Ante los amagos de Anglo American de recurrir a tribunales internacionales, dirigentes políticos y sindicales reclaman al presidente Piñera una acción contundente: nacionalizar el cobre. VALPARAÍSO, CHILE (Proceso).- Una disputa comercial entre la trasnacional minera británica Anglo American y la empresa estatal cuprífera chilena Codelco por la propiedad de la mina Los Bronces ha desatado una exigencia entre amplios sectores del país: nacionalizar el cobre. Dirigentes políticos y sindicales acusan a Anglo American de obstruir el derecho que tendría Codelco de comprar hasta 49% de Los Bronces, complejo minero que incluye la mina del mismo nombre, el yacimiento El Soldado y la fundición Chagres. Lo que parecía un conflicto entre dos empresas sacó a relucir el tema del cobre, tan sensible para el nacionalismo chileno como el del petróleo para los mexicanos. El cuestionamiento a las mineras ha hecho que crezca con fuerza la demanda por nacionalizar la minería del cobre, tal como se hiciera en 1971 durante la presidencia de Salvador Allende. Los principales sindicatos mineros –la Confederación de Trabajadores del Cobre y la Federación de Trabajadores del Cobre– son los promotores de la medida. Además los trabajadores del mineral Inés de Collahuasi (propiedad de Anglo American y de la suiza Xstrata Copper) paralizaron sus labores los últimos tres días de noviembre. Alegaban incumplimiento de compromisos contractuales. Collahuasi da 500 mil toneladas anuales de cobre, 3% de la producción mundial de ese metal. La Disputada En 1979, cuando gobernaba Augusto Pinochet, la estatal Empresa Nacional de Minería (Enami) vendió a Exxon en 98 millones de dólares la mina Los Bronces que en ese tiempo se llamaba La Disputada. En el contrato que refrendaba aquella transacción se incluyó una cláusula que establecía el derecho de compra por parte del Estado de Chile de hasta 49% de Los Bronces en caso de requerirlo. Exxon explotó esta mina 23 años sin pagar ni un peso de impuestos, reveló una Comisión Especial del Senado sobre Tributación de Empresas Mineras en un informe emitido en 2004. Para lograrlo, la petrolera estadunidense traspasó las ganancias a sus filiales ubicadas en paraísos tributarios y declaró que en Chile tuvo pérdidas durante todo ese periodo. Aquí las empresas pagan impuestos sólo sobre las ganancias. En 2002 Exxon vendió Los Bronces –entonces llamada La Disputada– a Anglo American en mil 300 millones de dólares. En esta transacción se preservó la cláusula que permite a Chile comprar un porcentaje de la mina. El pasado 13 de octubre Diego Hernández, presidente de Codelco, anunció que en enero próximo la empresa estatal iba a hacer efectiva la opción de compra de 49% de Los Bronces. Dijo que con ese propósito había conseguido un préstamo con la japonesa Mitsui por 6 mil 750 millones de dólares. La aparente intención de la empresa estatal chilena de hacerse de la propiedad de este yacimiento provocó la molestia de Anglo American. Cynthia Carroll, ejecutiva de esta empresa, envió una carta al ministro de Minería chileno Hernán de Solminihac en la que expresaba su “profunda preocupación” ante el anuncio de Codelco. Pero Anglo American fue más allá. El 10 de noviembre dio a conocer desde su casa matriz en Londres que vendió 24.5% de Los Bronces a Mitsubishi. La operación fue por un monto de 5 mil 390 millones de dólares, lo que suponía una valoración total de la mina en casi 22 mil millones de dólares. Esta transacción supuso un excelente negocio para Anglo American si se considera el valor en que compró la mina en 2002 y las ganancias obtenidas desde entonces. La acción de Anglo American generó un malestar generalizado en Chile. El presidente del Senado, Guido Girardi emitió fuertes declaraciones un día después de concretado el citado negocio. Tras reunirse con el presidente ejecutivo de Codelco, Diego Hernández, señaló que “Chile no quiere empresas como estás” en referencia a Anglo American. Agregó que “debiéramos ser más selectivos en las inversiones que lleguen al país: no puede ser que cualquier empresa venga a Chile y piense que puede hacer lo que quiera porque se siente poderosa”, expresó. El 11 de noviembre el presidente Sebastián Piñera expresó “que el gobierno usará todos los instrumentos que el estado de derecho nos otorga con la finalidad de hacer respetar la opción de compra que tiene Codelco respecto de Anglo American Sur”. Añadió: “Codelco, con el apoyo del gobierno de Chile, decidió ejercer su opción (de compra), que estaba resguardada en un contrato, y los contratos se cumplen”. Cynthia Carroll ahondó este malestar con algunos comentarios que hizo durante una visita a Chile. El 10 de noviembre señaló: “Somos libres de vender cualquier porcentaje de las acciones de Anglo American Sur en cualquier momento”. El 14 de noviembre Codelco presentó un recurso de protección y una solicitud de “no innovar” ante la Corte de Apelaciones de Santiago. Un día después el tribunal santiaguino acogió la solicitud y ordenó detener eventuales transacciones de Los Bronces hasta que no se resuelva el fondo de la disputa. En sus alegatos de defensa Anglo American hizo una severa advertencia: “(Nuestra empresa) hace expresa reserva de sus derechos como inversionista extranjero bajo los tratados internacionales aplicables y especialmente bajo el Acuerdo entre el Reino Unido de Gran Bretaña e Irlanda del Norte y el Gobierno de la República de Chile para la Promoción y Protección Recíproca de Inversiones, suscrito en Santiago el 8 de enero de 1996 y que entró en vigor y es ley de la República desde el 21 de abril de 1997, para reclamar por los daños que las conductas de nuestras autoridades y de Codelco le han irrogado y por los daños que la orden de no innovar y el recurso de protección de autos le puedan causar.” El 28 de noviembre el diario Financiero informó que la minera británica estaría preparando un recurso ante el Centro Internacional de Arreglo de Diferencias Relativas a Inversiones (CIADI), con sede en Washington. “Show mediático” A raíz de este episodio de desencuentro entre Chile y Anglo American, un grupo de legisladores de oposición planteó la necesidad de nacionalizar Los Bronces. Los diputados Sergio Aguiló (del Movimiento Amplio de Izquierda), Guillermo Teillier (Partido Comunista), Roberto León (Democracia Cristiana) y Enrique Accorsi (Partido por la Democracia) junto con el senador Alejandro Navarro (Movimiento Amplio Social), hicieron llegar a Piñera el 11 de noviembre una carta en la que rechazan lo que a su juicio son “claras violaciones al derecho interno e internacional” en los que habría incurrido Anglo American. Y solicitan que se nacionalicen los bienes de esta empresa. Esta medida se fundamentaría, señalaron, en el artículo 19, Nº 24, párrafo 5º de la Constitución “donde se establece que el Estado de Chile tiene el dominio absoluto, inalienable e imprescriptible de todos los yacimientos mineros, y que se entrega para su explotación a distintas empresas, pero esta disposición no se vulnera”. Según declaró en La Moneda el senador Alejandro Navarro: “La empresa Anglo American quebró las reglas del juego y por tanto siento que tenemos la legitimidad de pedir la nacionalización, pedir la compra de esos activos toda vez que no se ha respetado la legislación chilena y se ha planteado un contrato secreto en torno al acuerdo que ha llegado a que Anglo American se burle del país”. Ese mismo día el senador Jorge Lavandero y el economista Julián Alcayaga, presidente y director, respectivamente, del Comité de Defensa del Cobre, hicieron llegar a Piñera un planteamiento similar: solicitaron al gobierno “la dictación de un decreto supremo mediante el cual el presidente de la República toma posesión material de la empresa Anglo American Sur por ser una empresa de la Gran Minería del Cobre, y por encontrarse ésta nacionalizada ipso jure, en virtud de la Constitución Política de la República de 1980, que dejó vigente la Reforma Constitucional de 1971 sobre la Nacionalización de la Gran Minería del Cobre”. Sin embargo, Alcayaga en entrevista con Proceso sostiene que la supuesta molestia de los ejecutivos de Codelco con las actuaciones de Anglo American “no es más que un show mediático que busca ocultar que Codelco quiere pagar el triple de lo que realmente vale Los Bronces”. Acusa: “estamos frente a una estafa monstruosa a los intereses de Chile”. Para fundamentar esta afirmación el economista se remite a la citada cláusula acordada en la venta de Enami a Exxon de 1979. Allí se establece el modo de calcular el valor de Los Bronces. “Éste sería igual al promedio de las utilidades por acción de los cinco años anteriores al ejercicio de la opción, multiplicados por ocho”. Alcayaga precisa: “El promedio de las utilidades de Los Bronces en los últimos cinco años es de mil 20 millones de dólares, lo que multiplicado por ocho nos da 8 mil 160 millones de dólares. Esto es entonces lo que vale el 100% de la minera, por lo que 49% tiene un valor de 3 mil 960 millones de dólares” y no los 7 mil millones que se han mostrado dispuestos a pagar los ejecutivos de Codelco, si se considera el préstamo acordado con Mitsui como referente. Alcayaga sostiene que es muy probable que Anglo American pretenda vender a Codelco 24.5% disponible que no vendió a Mitsubishi a un valor muy similar al que pagó esta empresa. Dijo que si eso ocurriera “se estaría en un gran sobreprecio, lo que nos obligaría a recurrir al consejo de Defensa del Estado y a la justicia ordinaria con el fin de detener la operación que favorece exclusivamente a una empresa extranjera”. No es todo. Alcayaga sostiene que el conflicto por la propiedad de Los Bronces buscaría ocultar otro fraude contable de Codelco: la pérdida por concepto de ventas a futuro de cobre realizadas a un valor más bajo. Estas ventas alcanzaron sólo en 2010 los 4 mil millones de dólares. Esto representa 66% de las ganancias de Codelco aquel año.

Comentarios