"No dejaré el poder, moriré como un mártir": Gadafi

martes, 22 de febrero de 2011

MÉXICO, D.F., 22 de febrero (apro).- Muamar el Gaddafi, presidente de Libia desde 1969, afirmó que no tiene intenciones de abandonar el poder por ser “líder de la Revolución” y advirtió que morirá como mártir.
Además, conminó a sus simpatizantes a combatir a los opositores a su gobierno. Por cierto, al cierre de esta edición, el número de víctimas ascendía a 500.
En un discurso difundido por la televisión estatal en todo el país, el primero luego de nueve días de protestas para que deje el poder, que hasta ahora han dejado cerca de 500 víctimas, Gaddafi expuso por más de una hora sus motivos para no dimitir.
“Yo no puedo irme, yo terminaré como un mártir, mi padre fue un guerrero musulmán, mis abuelos, tíos, son unos guerreros sagrados, por eso decimos que la libertad ha sido regada por nuestra sangre”, afirmó.
Explicó que no dimitirá porque no tiene cargo alguno al cual renunciar.
“Yo soy la gloria y si tuviera un cargo habría dimitido en su cara. Pero no tengo ningún cargo sino mi fusil', con el que, presumió, ha enfrentado incluso a los estadounidenses.
"Muammar el Gaddafi es el líder de la Revolución, sinónimo de sacrificios hasta el fin de los días. Es mi país, el de mis padres y antepasados", dijo el dirigente libio en respuesta a los llamados de la oposición para que deje el poder.
Y después lanzó un exhorto a sus seguidores:
"Si aman a su país, desde mañana familias, junten a sus niños, dejen sus casas. Todos aquellos que aman a Muamar Gadafi, salgan a las calles, no tengan miedo de ellos. Persíganlos, arréstenlos, entréguenlos a las (fuerzas de) seguridad. "Son unos pocos, son terroristas", dijo en su discurso que se prolongó por más de una hora.
“Tenemos que hacer una revolución popular, yo estaré al frente de la revolución, para retomar el control, el respeto, la seguridad”, agregó.
Para ello, dijo que a partir de este miércoles los jóvenes deberán estar organizados en comités populares en defensa del petróleo, los proyectos, los puertos y las instalaciones claves.
“Libia nunca se va a rendir, ni el pueblo, ni las naciones islámicas, ni las naciones africanas, ni todas las naciones que están buscando la libertad, nunca nos vamos a rendir. Somos la resistencia”, aseveró.
De los libios en resistencia que exigen su renuncia dijo:
"Los jóvenes que se han manifestado toman drogas alucinógenas, se mueven por dinero. Son las ratas que siembran los disturbios", siguió y amenazó con llevar la lucha calle por calle para liberar al país, incluso mediante el uso de la fuerza “de acuerdo con el Derecho Internacional y la Constitución Libia”.
Culpó a las cadenas de televisión internacionales de instigar la revuelta: “Os insultan, son el diablo”. Y advirtió que está dispuesto incluso a desafiar a América y todas las superpotencias.
Luego afirmó que no tiene nada en contra de que el pueblo haga una nueva constitución. Si así se desea, dijo, puede nacer una "nueva Yamahiriya" (República) en el país. Los libios son libres ya que el poder está en manos del pueblo", señaló.
Las advertencias de Gaddafi se dieron luego de que la oposición tomara el control de la frontera con Egipto, zona que se sumaría a las ciudades de Bengasi y Sirte que los manifestantes tienen bajo su control desde el lunes.
De acuerdo con Reuters, un grupo de opositores armados con mazos y fusiles de asalto Kalashnikov, tomaron control de la zona fronteriza con Egipto. A su paso, destrozaron retratos del líder libio y lanzaron consignas contra Gaddafi como: "Tirano carnicero, asesino de libios".
Las fuerzas armadas egipcias informaron el lunes por la noche que los guardias fronterizos libios se habían retirado de la zona y que los “comités del pueblo” habrían tomado el control pero no ofrecieron más detalles.
Mientras tanto, en Trípoli, partidarios de Gadafi limpiaron las calles, luego de los  ataques aéreos contra manifestantes que dejaron por lo menos 250 muertos en esa ciudad el lunes pasado.
La intención es “borrar las huellas de la violencia y mostrar a los medios que no ha pasado nada", según denunció este martes en su cuenta de Twitter el Movimiento Juvenil Libio, uno de los principales impulsores de las protestas contra Gaddafi.
Sin embargo, la cadena de televisión Al Jazeera informó que se registraron nuevos bombardeos en Trípoli. Citó a testigos quienes indicaron que aviones de combate atacaron Trípoli y otras ciudades para intimidar a los manifestantes que continúan las protestas pese a los actos de represión en los que también participan mercenarios africanos que, según Al Jazeera, se han sumado a las fuerzas militares y de seguridad de Libia.
Aunque no hay una cifra exacta del número de manifestantes caídos en la revuelta contra el gobierno, se estima que hay más de 500 muertos y casi cuatro mil heridos desde el inicio de las protestas.
Según cadena árabe Al Arabiya, que cita a la oposición libia más de 560 personas murieron y otras mil 400 permanecen desaparecidas.
La coalición internacional contra los Criminales de Guerra afirmó que hasta el momento se tienen contabilizados 519 muertes desde que iniciaron las movilizaciones contra Gaddafi el 14 de febrero.
Además, según Al Jazzera, se estima que hay tres mil 800 heridos y al menos mil 500 desaparecidos.
Human Watch Rights tiene el registro de unos 300 muertos, mientras que la Liga Internacional de Derechos Humanos la ha elevado a 400. Fuentes médicas informaron a Al Jazeera que sólo en Bangasi han muerto cerca de 300 personas por los disparos y bombardeos contra las protestas que se llevaron a cabo en esa ciudad.
En tanto, la Federación Internacional de Derechos Humanos (FIDH) calcula que hay por lo menos 400 los muertos, sin contar las víctimas de los ataques aéreos del lunes pasado en Trípoli.

Comentarios