Cuba y la liberación de presos políticos

viernes, 4 de febrero de 2011

LA HABANA, 28 de enero (apro).- España acogerá a un nuevo grupo de al menos 20 presos “políticos” que Cuba liberará en las próximas semanas, los cuales se sumarán a la lista de más de 50 liberados por el gobierno de Raúl Castro.

La cancillería de la isla mantiene contactos permanentes con España y la Iglesia católica cubana, para informar sobre el calendario y los nombres de las personas que dejarán la prisión entre febrero y marzo, pocos días antes de que se realice el Sexto Congreso del Partido Comunista (PCC), en la segunda quincena de abril.

Diplomáticos de la embajada española en Cuba confirmaron la “inminente liberación” de por lo menos 20 cubanos presos “por motivos políticos o contra el Estado”, pero no mencionaron si dentro de ese grupo se encuentran los 11 opositores que aún están presos y que se niegan a exiliarse en España.

Esos 11 cubanos son catalogados por Human Rights Watch (HRW) como “presos políticos”, que se han convertido en el reclamo de una oposición fragmentada dentro de la isla.

Desde el acuerdo histórico de julio pasado entre el presidente Raúl Castro y el arzobispo de La Habana, cardenal Jaime Ortega, han sido excarcelados alrededor de 300 cubanos que viajaron a España, 56 de ellos expresos políticos.

Laura Pollán y Bertha Soler (líderes y esposas de la organización independiente Damas de Blanco), Reina Tamayo (madre del preso opositor Orlando Zapata, quien murió en febrero del año pasado, luego de 85 días en huelga de hambre) y Elsa Morejón (esposa del doctor Oscar Elías Biscet, preso desde hace varios años) responsabilizaron al gobierno de Raúl Castro de incumplir el compromiso establecido con la Iglesia católica para liberar a todos los prisioneros políticos cubanos antes de que terminara el año 2009.

Morejón, esposa de Elías Biscet, sentenciado a 25 años de prisión, reclamó al mandatario cubano, a principios de enero, por qué no pudo

“cumplir” con su promesa de liberar a todos los presos detenidos en la primavera de 2003.

En julio de 2009, el gobierno de Cuba excarceló a 52 cubanos que fueron detenidos hace siete años. De ellos, 41 han sido enviados a España “por voluntad propia”, según el gobierno cubano.

Y si bien ya han pasado 12 meses desde que el gobierno cubano y la Iglesia católica de la isla acordaron la liberación de los presos, pero la historia aún no finaliza.

El 7 de julio de 2009, el cardenal Jaime Ortega anunció la inminente liberación de 52 presos políticos que quedaban en prisión, de una lista de 75 condenados en 2003 a penas de seis a 28 años de prisión.

Cinco días después fueron liberados los primeros prisioneros de las cárceles cubanas y viajaron a Madrid. El 20 de julio, el gobierno de Raúl Castro autorizó al expreso político parapléjico Ariel Stigler un permiso para viajar a Estados Unidos, luego de la mediación del cardenal Jaime Ortega.

Durante los meses de agosto, septiembre, octubre, noviembre y diciembre fueron liberados 56 presos cubanos (algunos de ellos no pertenecen al grupo de Human Rights Watch), según el último comunicado firmado por el vocero del Arzobispado de La Habana, Orlando Márquez Hidalgo.

Sin embargo, aún no se sabe nada de los 11 presos que se oponen a exiliarse en el extranjero, todos son considerados por Amnistía Internacional como prisioneros de conciencia.

Ellos son: José Daniel Ferrer García, Eduardo Díaz Freitas, Pedro Arguelles Morin, Diosdado González Marrero, Héctor Maseca, Ángel Moya Acosta, Librado Linares, Félix Navarro, Ivone Hernández Carrillo, Guido Stigler Amaya y Oscar Elías Biscet.

 

Menos presos, más represión

 

La opositora Comisión Cubana de Derechos Humanos y Reconciliación Nacional (CCDHRN) presentó el pasado jueves 27 su informe sobre la situación de los derechos humanos en Cuba, en el que asegura que en 2010 disminuyó el porcentaje de presos políticos en la isla, pero destaca que el gobierno continúa “coartando las libertades” de la población, y la tensión social por las reformas económicas podría dispararse en el presente año.

Según el informe del organismo de derechos humanos que preside Elizardo Sánchez, en Cuba existen aún 105 presos políticos, porcentaje 52% menor al registrado en 2010.

“La reducción obedece principalmente a la excarcelación de 41 disidentes reclamados por la organización Amnistía Internacional”, después de un acuerdo logrado por la Iglesia católica y el gobierno de Raúl Castro.

“A pesar de la excarcelación de varias decenas de presos políticos durante el segundo semestre de 2010, un hecho positivo en sí mismo, la situación  de derechos civiles, políticos, económicos y culturales sigue siendo negativa para la inmensa de los cubanos”, puntualiza el informe firmado por Elizardo Sánchez.

El panorama para el 2011 es inquietante, pues, asegura, no “hay señales” de reformas legales que garanticen los derechos civiles, políticos, económicos y culturales de los cubanos.

La Comisión cree que el despido de 500 mil empleados públicos en los próximos meses y el recorte de subsidios anunciado por el presidente Castro para mejorar las cuentas del Estado elevarán la temperatura social.

"Pudieran dar lugar a un aumento de las expresiones de descontento de los ciudadanos, a las cuales el régimen responderá con represión pura y dura y, por lo tanto, a más violaciones de derechos civiles, políticos, económicos y sociales", concluye.

La Comisión Cubana de Derechos Humanos y Reconciliación Nacional considera que el gobierno sigue optando por la represión de baja intensidad, pues calcula que 2 mil 74 personas fueron brevemente detenidas por motivos políticos en 2010, más del doble que el año anterior.

 

cvb

--fin de texto--

 

Comentarios