Opositores a Mubarak no ceden, exigen su renuncia

martes, 8 de febrero de 2011

MÉXICO, D.F., 8 de febrero (apro).- En la segunda marcha del millón en Egipto, miles de personas protestaron en El Cairo para exigir una vez más la renuncia del presidente Hosni Mubarak, quien este martes decretó la creación de una comisión para que aporte enmiendas a la Constitución.
En tanto, Estados Unidos demandó al gobierno egipcio iniciar de inmediato un proceso de transición que genere un progreso “inmediato e irreversible” para el pueblo egipcio.
    El vicepresidente de Estados Unidos, Joe Biden, habló hoy de nueva cuenta con su par egipcio, Omar Suleiman, a quien le subrayó que Washington espera avances "inmediatos e irreversibles" en el proceso de transición del país árabe, para lo que propuso una "hoja de ruta" y un "calendario" concretos.
En un comunicado, la Casa Blanca informó que en su segunda conversación telefónica en menos de una semana, Biden insistió en la demanda estadunidense de que el gobierno de Hosni Mubarak realice una transición "ordenada" que sea "rápida, significativa, pacífica y legítima" y que dé como resultado avances "inmediatos e irreversibles".
El vicepresidente de EU dijo "tomar nota" de los compromisos públicos que ha hecho el gobierno egipcio y lo instó a "acometer acciones inmediatas para cumplirlos".
A la par, Biden y Suleiman debatieron "pasos adicionales" que apoya Estados Unidos, entre ellos la creación, junto con la oposición, de una "hoja de ruta y un calendario para la transición".
Asimismo, Biden llamó a que se ponga fin "de inmediato" a los arrestos, acosos, palizas y detenciones de periodistas y activistas sociales y políticos, y a que el gobierno egipcio permita la libertad de asamblea y expresión; además, reclamó el fin "inmediato" del estado de excepción y la "ampliación" del diálogo nacional invitando a un "amplio espectro" de miembros de la oposición.
"Estas medidas, así como una política clara de no represión, son lo que la oposición está reclamando y lo que el gobierno asegura que está dispuesto a aceptar", señaló la Casa Blanca.
No obstante, el gobierno del presidente Barack Obama ha resistido hasta ahora todos los llamados para pedir públicamente la renuncia de Mubarak, como demanda la oposición egipcia.
    El portavoz de la Casa Blanca, Robert Gibbs, criticó hoy al vicepresidente egipcio, de quien dijo que debe estar preparado para aceptar el deseo de democracia de su pueblo.
"El vicepresidente Suleiman hizo unos comentarios especialmente poco útiles acerca de que Egipto no estaba listo para la democracia y que no veía un levantamiento del estado de excepción", dijo Gibbs en su rueda de prensa.
"No creo que eso cuadre de modo alguno con aquello que los que buscan mayores oportunidades y libertades piensan que constituye un calendario para los avances", agregó.
Más favorable se mostró el secretario de Defensa, Robert Gates, quien alabó la "ejemplar" respuesta de las fuerzas armadas egipcias a las protestas del país, además de que llamó al gobierno de Mubarak a continuar las reformas.
"Las fuerzas militares egipcias se han comportado de forma ejemplar durante todo este episodio", sostuvo Gates en el Pentágono, tras reunirse con su par francés, Alain Juppé.

Forman comités

Este martes, Mubarak aprobó la formación de un comité constitucional para estudiar las reformas necesarias para responder a las peticiones de las fuerzas y personalidades políticas participantes en el diálogo nacional.
El anuncio fue realizado por el vicepresidente, Omar Suleimán, en declaraciones emitidas por la televisión estatal egipcia, luego de reunirse esta mañana con Mubarak.
El presidente también ordenó al primer ministro egipcio, Ahmed Shafiq, que forme otro comité de seguimiento para supervisar la aplicación de lo acordado durante la reunión mantenida el pasado domingo 6 entre Suleimán y varios grupos opositores y personalidades políticas.
Además, dio luz verde a la formación de un tercer comité que se encargará de investigar los incidentes que ocurrieron en la plaza Tahrir el miércoles 2, durante las manifestaciones que exigían la caída del régimen.
Durante su reunión con Mubarak, Suleimán informó al presidente del resultado de la primera ronda del diálogo nacional del domingo 6, en el que participaron algunos jóvenes que convocaron la primera protesta masiva en la plaza Tahrir, el pasado 25 de enero.
"El presidente dio la bienvenida a este diálogo nacional y aseguró que ponen nuestros pasos en el comienzo del camino correcto para salir de la actual crisis", dijo Suleimán, y señaló que Mubarak insistió en la necesidad de traducir el diálogo "de los acuerdos logrados a un mapa de ruta claro con una agenda precisa que lleve a Egipto al camino del traspaso pacífico y organizado del poder".
El presidente dio instrucciones, asimismo, para que no se persigan a los jóvenes ni se les impida su derecho a la libertad de expresión.
En tanto, el Movimiento 6 de Abril, que convocó la primera protesta masiva el pasado 25 de enero en Egipto, llamó a participar hoy en dos manifestaciones, una de ellas multitudinaria en la plaza Tahrir.
Mohamed Adel, un joven dirigente del grupo, manifestó que el Movimiento convocó para las 14:00 hora local una manifestación delante de la sede se la televisión estatal egipcia, que coincidiría con otra en la plaza Tahrir.
Estas dos manifestaciones se convocan dentro de lo que este grupo de jóvenes llama "la semana de la resistencia", durante la que insisten en que no va a haber negociaciones con las autoridades hasta que el presidente egipcio, Hosni Mubarak, deje el poder.
"La televisión egipcia nos insulta y la solución ahora es recuperar la televisión nacional. Los jóvenes queremos una televisión que defienda Egipto y no las sillas del poder, una televisión que defienda los asuntos de la nación y no los intereses de Mubarak", explicó Adel.
Además, insistió en que la televisión egipcia "funciona con los impuestos del pueblo y al final la gente quiere recuperar su dinero".
"Queremos que la televisión presente la realidad y no lo que quiera el Gobierno", añadió el joven.
Según Adel, su movimiento tomará otras medidas que anunciará en los próximos dos días, y organizará el próximo viernes 11 otra protesta masiva.