Devalúa Cuba 8% su peso y lo iguala al dólar

lunes, 14 de marzo de 2011

LA HABANA, 14 de marzo (apro).- El gobierno cubano anunció hoy la devaluación en 8% de su moneda convertible, conocida como CUC, en relación con el dólar y otras monedas extranjeras, incluyendo el peso mexicano, y decidió igualarlo con la divisa estadunidense.
“Esta decisión significa un paso discreto dirigido a propiciar una mejoría en el balance de divisas del país, ya que constituye un estímulo a la actividad exportadora y favorecerá el establecimiento de condiciones más propicias en nuestras relaciones financieras externas”, asegura un comunicado del Banco Central de Cuba.
La devaluación del peso convertible cubano es considerada como la primera medida económica de gran trascendencia realizada por el gobierno del presidente Raúl Castro, quien tomó posesión en el 2008.
El Banco Central dijo que los huracanes que azotaron a la isla en el 2008, la crisis económica internacional y la gran volatilidad de los mercados monetarios llevaron a la decisión de restablecer la paridad entre el peso convertible y el dólar estadunidense.
La paridad de la divisa cubana con el dólar regirá para el dólar interbancario, pero se mantendrá un impuesto de 10% a esa divisa en efectivo para compensar, según el Banco cubano, los costos y riesgos que origina su manipulación debido al embargo que aplica Estados Unidos a Cuba desde hace 50 años.
La medida, según varios economistas, beneficiará a los cubanos que reciben remesas, estimadas en unos mil millones de dólares anuales, de sus familiares en el exterior, principalmente de Estados Unidos.
El nuevo cambio oficial entrará en vigor a partir del 14 de marzo, indicó una nota oficial publicada el lunes 14 en el periódico oficial Granma, órgano del Partido Comunista de Cuba (PCC).
“Tomando en cuenta lo anterior, a partir del 14 de marzo del 2011 la tasa de cambio oficial del peso convertible en relación con el dólar estadunidense quedará fijada en 1x1 en todo el territorio nacional, tanto para las operaciones cambiarias realizadas por el sector empresarial, como para las que realiza la población a través de las Cadeca (Casas de cambio)”.
“Es preciso aclarar que se mantendrán los márgenes comerciales aplicados en la actualidad a las operaciones cambiarias. El objetivo de éstos es cubrir los costos de las instituciones financieras que brindan estos servicios”, precisó el Banco Central de Cuba.
Durante toda la década de los noventa, y hasta 2005, existía paridad entre el peso convertible cubano y el dólar.
El Proyecto de lineamientos de la política económica, como se tituló el texto de 32 páginas del Partido Comunista de Cuba base para las reformas al sistema económico de la isla, propone avanzar hacia la unificación monetaria (en Cuba existen dos monedas: el peso, con el cual los cubanos obtienen su salario y se pagan algunos servicios, y el CUC, esta última es la moneda equiparada a la divisa) o la revisión del sistema de precios para eliminar subsidios.
La existencia de la doble moneda en Cuba es uno de los factores que afecta de forma negativa sobre las propias reformas económicas que intenta consolidar el gobierno del presidente Castro Ruz.
Su origen, según los economistas, se encuentra en la grave crisis económica que se inició durante la primera mitad de los noventa.
El tema de la doble moneda gravitó reiteradamente en las asambleas de sindicatos y organizaciones de masas que, desde el 1 diciembre al 28 de febrero pasado, se realizaron en todo el país para discutir el documento central que habrá de ser presentado de forma oficial en el VI Congreso del Partido Comunista, en abril próximo.
En Cuba circulan el peso cubano corriente (CUP) y el peso convertible (CUC), con una paridad de 25 a uno.
El gobierno revaluó en los noventa el CUC y además gravó al dólar físico con 10%, por lo que las casas de cambio pagaban por un dólar 0.82 CUC.
El economista Pavel Vidal, investigador del Centro de Estudios de la Economía Cubana (CEEC), de la Universidad de La Habana, aseguró que la doble moneda es un impedimento para el crecimiento, así como para continuar con el ajuste y los cambios estructurales.
“Con dos monedas tienes a la economía cubana, que de por sí es pequeña, picada a la mitad, y esas dos partes no se relacionan, especialmente en el sector empresarial, donde el peso cubano no puede cambiarse a CUC o divisas”, recordó el investigador universitario.
Luego comentó que desde el 2009 existe una pérdida de la convertibilidad del peso convertible (CUC) dentro del sistema empresarial, lo que “dificulta enormemente” las relaciones de la economía con la inversión extranjera y el comercio exterior.
“La doble moneda es un tema complejo, tan complejo que su solución se ha venido posponiendo desde finales de los noventa, cuando se identificó que traía más costos que beneficios. Las propuestas que se han presentado para su solución nunca se han aprobado”, subrayó.

Comentarios