Japón: explosión en Fukushima deja 11 heridos

lunes, 14 de marzo de 2011

MÉXICO, D.F., 14 de marzo (apro).- A raíz del terremoto de 9 grados Richter y el posterior tsunami en Japón, que hasta el momento han dejado alrededor de cinco mil muertos o desaparecidos, las reacciones nucleares se han disparado en la isla.
La Dirección de Seguridad Industrial y Nuclear de Japón informó que a las 11:01 horas (tiempo local) de este lunes se produjo una explosión de hidrógeno en el reactor número 3 de la planta nuclear Fukushima, de la Compañía de Electricidad de Tokio, con un saldo de 11 personas heridas.
Minutos después, el gobierno nipón informó al Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA) que ha comenzado a inyectar agua marina en el reactor 2 de la planta nuclear de Fukushima Daiichi para evitar un sobrecalentamiento del núcleo.
"Las autoridades japonesas han informado al OIEA que el reactor 2 de Fukushima Daiichi ha experimentado un descenso de los niveles del líquido refrigerante en el núcleo del reactor. Las autoridades han comenzado a inyectar agua de mar en el reactor para mantener la refrigeración", explicó la organización en un comunicado difundido en Viena.
Los sistemas de refrigeración de tres reactores de Fukushima Daiichi están averiados y dos explosiones se produjeron en los reactores 1 y 3, pero el blindaje de contención aguantó y evitó así que saliera radiación a la atmósfera.
De momento, las autoridades niponas están inyectando agua marina a presión en los reactores para enfriar el material radiactivo.
"Las inyecciones de agua marina en las unidades 1 y 3 se interrumpieron ayer debido al bajo nivel en un depósito de abastecimiento, pero se han vuelto a retomar en ambas unidades", indicó el OIEA.
La central nuclear fue dañada por el devastador terremoto y posterior tsunami del pasado viernes 11 en la costa oriental nipona y, para evitar riesgos ante una posible fuga radiactiva, las autoridades han evacuado a 183 mil personas, según el OIEA.
No obstante, la Organización Mundial de la Salud (OMS) estimó que los riesgos para la salud pública causados por los escapes radiactivos ocurridos en las centrales nucleares de Japón son mínimos.
"Según lo que sabemos por el momento sobre los niveles de radiactividad, el riesgo de salud pública es mínimo para Japón", dijo Gregory Hartl, portavoz de la OMS.
"Esto quiere decir que si alguien es afectado, los riesgos no son muy grandes", precisó.
Hartl recalcó que muy pocas radiaciones se han escapado de los vapores de los reactores nucleares averiados en Japón, y además, agregó, todo el mundo ya había sido evacuado cuando se produjeron los diferentes incidentes.
Según la OIEA, las autoridades niponas han distribuido 230 mil unidades de yodo entre los centros de evacuación, pero todavía no han sido entregadas a los allí desplazados, de acuerdo con la agencia nuclear de la ONU.
El secretario en jefe del Gabinete del gobierno japonés, Yukio Edano, dijo que esta mañana recibió informes que señalan que la más reciente explosión dejó intacto el contenedor del reactor número 3, y agregó que hay pocas posibilidades de que sean liberadas al aire grandes cantidades de material radiactivo.
Fukushima, en tanto, vive sumida en el silencio, entre constantes réplicas del sismo y escasez de agua.
El lugar más bullicioso de esa ciudad paralizada por la tragedia es el centro de emergencias que coordina a los equipos encargados de rescatar a las víctimas del tsunami y facilita información sobre la central nuclear.
Y mientras ello sucede en Fukushima, militares, personal de rescate, funcionarios y periodistas buscan las últimas noticias que llegan desde la costa, donde ciudades como Soma o Iwaki han sido prácticamente borradas del mapa.
La policía de Miyagi, la más afectada por el desastre natural, confirmó este lunes el hallazgo de aproximadamente 2 mil cuerpos en zonas costeras de esa prefectura, mientras que entre 200 y 300 fueron reportados en la capital, Sendai.
Con estos hallazgos, el número confirmado de muertos o desaparecidos por el terremoto asciende al menos a cinco mil, de los cuales un millar de las víctimas mortales se registraron sólo en la ciudad costera de Minamisanriku, que prácticamente desapareció por el tsunami.
La policía estima que la cifra final de muertos podría aumentar de manera considerable debido a que hasta ahora el gobierno no ha podido hacer contacto con cerca de 10 mil personas en Minamisanriku  --más de la mitad de la población de esa ciudad--, que hasta ahora no han sido incluidas en el recuento oficial de muertos o desaparecidos.
El destino de varias decenas de miles de personas, entre ellas ocho mil residentes de la pequeña ciudad costera de Otsuchi, en la prefectura de Iwate, también sigue sin conocerse.
De acuerdo con el reporte de la agencia oficial de noticias japonesa Kyodo, hasta este lunes al menos 550 mil personas han sido desalojadas en seis prefecturas debido a la falta de agua, alimentos y combustibles, y trasladadas a refugios seguros.
Por su parte, la Agencia de Gestión de Desastres estimó que el número de construcciones que fueron total o parcialmente destruidas alcanzaría las 63 mil 255, aunque la cifra podría aumentar conforme se haga una evaluación más profunda
    Y para reducir el impacto económico tras el terremoto y tsunami, el Banco de Japón (BOJ) decidió hoy inyectar a la economía 15 billones de yenes (unos 181 mil millones de dólares), la mayor infusión de liquidez de su historia.


Comentarios