Gadafi bombardea Bengasi y anticipa victoria

miércoles, 16 de marzo de 2011

MÉXICO, D.F., 16 de marzo (apro).- Las tropas leales a Muamar El Gadafi bombardearon este miércoles la ciudad de Bengasi, bastión de las fuerzas rebeldes.
Luego de esta acción, el presidente libio advirtió que su victoria sobre la oposición es “inminente”.
    Entrevistado por el diario francés Le Figaro, Gadafi aseguró que el repliegue definitivo de los rebeldes, atrincherados principalmente en Bengasi, está cerca.
"Si usásemos la fuerza, nos bastaría con un solo día", dijo Gadafi, quien agregó que su “objetivo es desmantelar progresivamente a estos grupos armados, recurriendo a diferentes medios, como el asedio de las ciudades o el envío de mediadores".
Según el presidente libio, su intención es liberar a la población de las “bandas armadas” que ocupan Bengasi, las cuales, agregó, podrían utilizar a los civiles como “escudo humano” y cargar las muertes “sobre las espaldas del Ejército".
    Saif Al Islam, hijo del mandatario, fue más contundente que su padre al señalar, en una entrevista con la televisora francesa Euronews, que Bengasi caerá en 48 horas.
    Afirmó que las tropas están cerca de Bengasi y que el ejército libio “invitó” a los rebeldes a deponer las armas.
    Al ser cuestionado sobre el plan que estudia el Consejo de Seguridad de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) para imponer una zona de exclusión en Libia, contestó: “Nuestras fuerzas están casi en Bengasi. Sea cual sea la decisión, ya será demasiado tarde.”
    Además, dijo que muchos rebeldes están huyendo hacia la frontera con Egipto, principalmente “aquellos que han mantenido contactos con Estados Unidos, Reino Unido y Francia, así como aquellos que han pedido la vuelta de las fuerzas británicas y estadunidenses, y la intervención; son los primeros que están huyendo con sus familias hacia Egipto”.

“Pagó” campaña de Sarkozy

Saif Al Islam también aprovechó la entrevista con Euronews para lanzarse contra el presidente francés, Nicolás Sarkozy, principal promotor, junto con Gran Bretaña, de imponer la zona de exclusión en Libia, y primero en reconocer al Consejo Nacional Libio (CNL) como interlocutor políticamente válido.
    Afirmó que en 2007 su padre financió la campaña presidencial de Sarkozy, a quien llamó “payado y le exigió devolver el dinero que recibió.
“Lo primero que pido a ese payaso es que devuelva el dinero a los libios. Porque le dimos esa ayuda para que actuara en favor del pueblo libio. Pero nos has decepcionado Sarkozy”, acusó.
El hijo de Gadafi, quien se perfilaba para suceder a su padre en el poder, aseguró que tienen todos los detalles, las cuentas bancarias, los documentos y los movimientos de las transferencias. “Lo contaremos todo muy pronto”, advirtió.

Cerca de Bengasi    


Las tropas del régimen, poco a poco han ido ganando terreno sobre la oposición, ya recuperaron los enclaves petroleros de Brega y RasLanuf, y el martes 15 hicieron lo propio con la ciudad de Ajbadiya, ubicada a 150 kilómetros de Bengasi, tras un intenso bombardeo de artillería en contra de los opositores.
    Este miércoles 16, el objetivo de los ataques aéreos fue la ciudad de Bengasi, sede del CNL.
Faradj al Feyturi, coronel insurgente, confirmó a la televisora Al Jazzera los ataques a Bengasi, los cuales iniciaron a primeras horas de la mañana; tenían el objetivo de recuperar el aeropuerto de la ciudad.
    No precisó si se registraron víctimas ni daños materiales en el ataque pero, según él, la respuesta de la oposición fue contundente y los aviones de Gadafi “emprendieron la huida”.
    Por su parte, el exministro del Interior, Abdelfatah Yunes, quien ahora se encuentra del lado rebelde, dijo a la televisora Al Arabiya que aún controlan la ciudad estratégica de Ajdabiya.
Relató que atrajeron a las fuerzas leales a Gadafi hasta el centro de la ciudad y ahí les tendieron una emboscada: capturaron siete tanques y destruyeron otros tres. Sin embargo, el corresponsal de Al Jazeera en Ajdabiya, informó que los ataques de Gadafi por vía aérea, continuaban la mañana del miércoles.
Los rebeldes capturaron un buque petrolero con 25 mil toneladas de combustible que pertenecía a la Compañía Nacional de Transporte Marítimo, dirigida por uno de los hijos de Gadafi, dijo Mustafá Geriani, un portavoz de las fuerzas rebeldes.
El barco zarpó de Grecia y se dirigía a la Zauiya, a 60 kilómetros de Trípoli, cuando fue capturado por los rebeldes, quienes lo trasladaron al puerto de Tobruk, cerca de la frontera con Egipto, en la zona bajo control insurgente.
En medio de los cruentos ataques entre ambos bandos, la Organización del Tratado Atlántico Norte (OTAN), que encabeza el almirante estadunidense James Stavridis, se limitó a instar a los miembros de la Alianza a ofrecer navíos adicionales “que no participan  normalmente en operaciones de la OTAN" para reforzar "la capacidad de vigilancia" de Libia.
En tanto, la secretaria de Estado estadunidense, Hillary Clinton, reconoció la "urgencia" de actuar para frenar al régimen de Muamar El Gadafi en Libia, y expresó su confianza de que el Consejo de Seguridad de la ONU alcance mañana un acuerdo al respecto.
"Creo que hay un sentido de urgencia. Eso se está demostrando en tiempo real", dijo Clinton en El Cairo.
Clinton manifestó que el Consejo de Seguridad, reunido hoy en Nueva York, se está moviendo "todo lo rápido que puede" para decidir qué medidas diplomáticas o militares se tomarán tomar contra el régimen de Gaddafi.
Sin embargo, dijo, “no sabremos qué podemos hacer hasta que se produzca un voto. Esperamos que eso no sea más tarde que mañana, y entonces veremos lo que eso significa para Gadafi y su régimen, y como forma de apoyo a la oposición".
Este miércoles el diario The New York Times confirmó que cuatro de sus periodistas asignados para cubrir el conflicto en Libia están desaparecidos.
Bill Keller, director ejecutivo del diario, dijo a través de su sitio de internet que oficiales libios le dijeron que están intentando localizar a los periodistas y manifestó su agradecimiento al gobierno libio por garantizar que si los periodistas fueron capturados, ellos los liberarían “sin demora”.

Comentarios