Sismo en Birmania deja al menos 75 muertos

viernes, 25 de marzo de 2011

MÉXICO, D.F., 25 de marzo (apro).- El sismo de 6.8 grados Ritcher que ayer azotó el noreste de Myanmar (Birmania), colindante con Tailandia, ha dejado al menos 75 muertos y más de 100 heridos, pero las autoridades temen que la cifra de víctimas aumente, debido a que cientos de casas, edificios gubernamentales y monasterios budistas se vinieron abajo.  
    El epicentro del terremoto, que se registró ayer a las 20:55 hora local (13.55 GMT), se localizó en el estado de Shan, una zona montañosa incluida en el "Triángulo dorado de la droga", donde convergen las fronteras de Birmania, Tailandia y Laos.
De acuerdo con la televisión estatal birmana, el seísmo alcanzó los 7 grados de magnitud y se sintió en Bangkok, la capital de Tailandia, así como en Hanoi (Vietnam) y las ciudades del sur de China.
El mayor número de víctimas fatales se contabilizó en los pueblos que están diseminados por las montañas, muchos de los cuales se disputan las tropas del gobierno birmano y las organizaciones étnicas rebeldes vinculadas al narco.
"Hemos enviado unas 150 mulas y caballos con ayuda para las aldeas afectadas, puesto que los caminos son inaccesibles para los vehículos motorizados", indicó el general Pang Fa, de la guerrilla Shan a una emisora de radio.
A unos 80 kilómetros al este de Tachilek, la ciudad birmana más afectada por el terremoto, se encuentra la aldea de Ja Kuni, donde una veintena de personas murieron sepultadas tras el derrumbe de la iglesia protestante, donde se encontraban celebrando una misa.
Cerca del epicentro del seísmo, en Tarlay, murieron otras 20 personas tras el derrumbe de varios edificios, según informaron autoridades de Tachilek.
    Asimismo, indicaron que en las localidades de  Mong Lin, Mang Pyak y Ang Khang se registró un número indeterminado de víctimas por la fuerza del temblor, que derribó decenas de edificios.
    Un popular músico de la región, Sai Harn, comentó que cinco miembros de su familia, entre ellos sus padres, murieron al derrumbarse su casa.
Según el recuento oficial de las autoridades, 111 personas fueron trasladadas al hospital general de Tachilek, donde quedó establecido el centro de rescate y ayuda a los afectados.
    En esa ciudad fronteriza, conocida por su surtido mercado negro, alrededor de 130 edificaciones se derrumbaron o resultaron dañadas, situación que se repitió en Mong Lin.
    Fuentes militares birmanas indicaron que entre las víctimas de Tachilek, donde se encuentra uno de los pasos fronterizos con Tailandia, murieron 17 personas, entre soldados y civiles, que se alojaban en barracas del acuartelamiento del Regimiento de Infantería Ligera.

Comentarios