Llega Jimmy Carter a La Habana

lunes, 28 de marzo de 2011

LA HABANA.- 28 de marzo (apro).- El expresidente de Estados Unidos, Jimmy Carter, arribó la mañana de este lunes al aeropuerto “José Martí”, con lo que dio inicio a una sorpresiva visita de tres días a la capital cubana, donde se reunirá con el presidente Raúl Castro y con integrantes de la comunidad hebrea y de la Iglesia católica.
En su segunda visita a la isla como exmandatario estadunidense, Carter –quien fue recibido en el aeropuerto de La Habana por el ministro de Relaciones Exteriores, Bruno Rodríguez– cumplirá una apretada agenda, en la que destacan las reuniones que esta tarde sostendrá con la comunidad hebrea y posteriormente con el arzobispo de La Habana, Jaime Ortega.
De acuerdo con fuentes del Ministerio de Relaciones Exteriores, no se descarta que entre hoy y mañana tenga una encuentro privado con el expresidente de Cuba, Fidel Castro Ruz, quien ha señalado públicamente que Carter ha sido el “único presidente valiente y honesto” en sus relaciones con la Revolución de su país.
Durante la mañana del martes, el expresidente visitará el Convento de Belén, acompañado del cardenal Jaime Ortega y el historiador de la Ciudad de La Habana, Eusebio Leal, y por la tarde tendrá el primero y único encuentro con el presidente Raúl Castro Ruz.
Hasta el momento se desconocen los temas que tratarán los dos personajes, pero, según un diplomático de la Oficina de Intereses de Estados Unidos en Cuba, consultado por Apro, no se descarta que Carter solicite la liberación del estadounidense Alan Phillip Gross, condenado por un Tribunal Provincial a 15 años de prisión.
El Tribunal de La Habana halló responsable a Gross –arrestado en la isla hace 15 meses– de los delitos “contra la independencia o integridad territorial”, y por realizar trabajo de espionaje para Estados Unidos en un proyecto de redes informáticas clandestinas en el territorio cubano.
Según el veredicto dado a conocer el pasado sábado 12, las pruebas “demostraron la participación directa” de Gross en un “proyecto subversivo” del gobierno estadunidense para tratar de destruir la revolución mediante el empleo de sistemas de infocomunicaciones fuera del control de las autoridades.
Durante el juicio, según publicó el periódico Granma, órgano del Partido Comunista de Cuba (PCC), el estadunidense reconoció
haber “sido utilizado y manipulado" por Developments Alternatives INC, una empresa que lo contrató para ejecutar en Cuba un programa de la Agencia para el Desarrollo de Estados Unidos (USAID, por su sigla en inglés), que destina millones de dólares al año para promover cambios en la isla.
Las autoridades estadounidenses han dicho con insistencia que el encarcelamiento de Alan Gross, de 61 años de edad, es el “principal obstáculo” para mejorar las relaciones bilaterales, pero Cuba ha descrito a Gross como un “mercenario” en la guerra ideológica, política, mediática y cibernética de Washington hacia La Habana.
Gross fue detenido en La Habana el 3 de diciembre de 2009, cuando, según dijo el propio presidente Castro, distribuía como agente secreto de Washington sofisticados medios de comunicación a opositores.
La detención del Alan Gross revivió los enfrentamientos verbales de la guerra fría entre Cuba y Estados Unidos. Ambas partes reclaman la liberación de prisioneros considerados espías, pero buscan un tercer actor para la posibilidad de formalizar un canje de presos, como lo hicieron en los años setenta, justo cuando Jimmy Carter era presidente de EU.
La reunión que sostendrá Carter este lunes con la comunidad judía (Gross pertenece a esa comunidad en Estados Unidos) y la Iglesia católica de Cuba (medio para la liberación de 126 presos, algunos de ellos considerados políticos) ha despertado toda clase de rumores y comentarios en la comunidad diplomática acreditada en La Habana.
Diplomáticos españoles y brasileños consideran que la experiencia del gobierno de Carter pudiera ayudar a mejorar las relaciones entre Washington y La Habana y lograr el intercambio de presos considerados espías, ahora con Raúl Castro al frente del gobierno cubano.
“Carter podría ayudar a terminar con décadas de animosidad entre La Habana y Washington. No será fácil, pero se podría avanzar en ese camino”, coincidieron.
El gobierno de Jimmy Carter (1977-1981) logró la liberación de cientos de presos cubanos; acordó con su similar Fidel Castro la inauguración de las misiones diplomáticas en sus respectivas capitales, llamadas secciones de intereses, porque no son verdaderas embajadas, y se eliminaron todas las restricciones de los viajes de Estados Unidos a Cuba entre 1977 y 1982, lo que permitió que turistas estadunidenses visitaran la isla.
El proceso revolucionario que encabezó Fidel Castro hace 50 años ha visto pasar a 10 presidentes de Estados Unidos, y todo parece indicar que sobrevivirá al décimo primer inquilino en la Casa Blanca, Barack Obama.
El ex mandatario estadunidense concluirá su segunda visita a La Habana el próximo miércoles 30, con una conferencia de prensa con los corresponsales extranjeros acreditados en la isla.
Cabe señalar que su primera visita como presidente del Centro Carter la realizó en mayo de 2002, veintiún años después de dejar la Casa Blanca.

Comentarios