Desmantelar reactores, recomienda el gobierno de Japón

miércoles, 30 de marzo de 2011

MÉXICO, D.F., 30 de marzo (apro).- El gobierno de Japón recomendó hoy el desmantelamiento de la central nuclear Fukushima I ante el fracaso por contener la fuga radioactiva en cuatro de los seis reactores, y ordenó el control urgente del resto de las instalaciones nucleares del país para evitar los mismos problemas.
    En rueda de prensa, Yukio Edano, portavoz del gobierno nipón, reconoció que no hay otra salida a la crisis nuclear que vive el país. “Al mirar las circunstancias sociales es claro” que se deben desmantelar los seis reactores de la planta, “esa es mi percepción ", sostuvo.
    Sin embargo, Tsunehisa Katsumata, presidente honorario de la empresa Tokio Electric Power Co (TEPCO) consideró que es inevitable el desmantelamiento de los primeros cuatro reactores de la central de Fukushima I, que fue construida hace más de 40 años en la costa del Pacífico, a 250 kilómetros de Tokio y de sus 35 millones de habitantes.
“No tenemos otra opción, pero hay que demoler los reactores del 1 a 4, teniendo en cuenta condiciones objetivas”, dijo.
    Sin embargo, antes de clausurar la planta, TEPCO, la empresa encargada de las operaciones, y el gobierno deberán asegurarse de disminuir el sobrecalentamiento de los reactores.
    En este sentido, Edano reconoció que las personas que vivían en un radio de 20 kilómetros alrededor de la planta no podrán regresar a sus hogares en el corto plazo.
    Desafortunadamente, se necesita algún tiempo antes de que la situación esté bajo control y podamos estar seguros de que las personas estén a salvo de la radiación”, lamentó.
    El también secretario en jefe del gabinete japonés comentó que los expertos locales analizan las diversas opciones para reducir las emisiones radiactivas y evacuar toneladas de agua contaminada de la planta nuclear.
    Por ejemplo, expuso, se plantea cubrir los edificios de los reactores con una lona especial o utilizar los depósitos de un barco-cisterna.
    Desde el accidente nuclear provocado por el terremoto y tsunami del pasado 11 de marzo, TEPCO ha intentado enfriar los reactores dañados con miles de toneladas de agua de mar. Luego, reemplazó ésta por agua dulce debido a los efectos corrosivos que tiene la sal.
Día y noche lanzaron agua sobre los reactores para enfriarlos y detener la fusión, pero la enorme cantidad de agua contaminada por las radiaciones se infiltró en las salas de máquinas y en las galerías técnicas subterráneas.
El agua llegó al océano Pacífico, donde la tasa de yodo radiactivo supera en más de 3 mil 300 veces lo permitido en el agua marina.
Después, los expertos nipones descubrieron plutonio en cinco muestras de tierra extraídas de la central, y acumulación de yodo radiactivo y cesio en el agua de mar, lo que aumentó la alerta por la contaminación del medio ambiente y de la cadena alimentaria.
Ante esta situación, el martes 29 el primer ministro Naoto Kan aseguró que el gobierno estaba "en alerta máxima" para evitar una catástrofe ecológica.
En la lucha por frenar la crisis nuclear TEPCO contará con la ayuda del grupo francés Areva, dirigido por su presidenta, Anne Lauvergeon, que ofrecerá asistencia en las labores para eliminar la acumulación de agua contaminada en el interior de los reactores nucleares de la planta.
Esa tarea es vital para lograr el enfriamiento total de los reactores, según un reporte de la agencia Kyodo.
El grupo llegó hoy a Tokio, un día antes de que el  presidente francés Nicolás Sarkozy, visite el país en su calidad de jefe del Grupo de los 20 a fin de evaluar la crisis nuclear.
    Estados Unidos también contribuirá en la solución de la crisis nuclear japonesa con el envío de robots que resisten las radiaciones y que son capaces de reunir información sobre los reactores en lugares donde la radiactividad es muy elevada.
    Y con la finalidad de evitar una nueva catástrofe como la del complejo nuclear de Fukushima, el gobierno ordenó controlar inmediatamente todos los reactores nucleares del país, que son más de 50 y se encuentran al borde del mar, en un archipiélago cuya superficie está amenazada por los movimientos telúricos.

El emperador Akihito visita a refugiados

Hoy,  después de que una de las peores catástrofes  arrasara con parte de la costa noreste de Japón, los emperadores Akihito y Michiko visitaron a centenares de refugiados en el centro Tokyo Budokan.
    Ataviados con ropa informal, el emperador, de 77 años, y la emperatriz, de 76, recorrieron el refugio temporal y departieron con algunas familias.
En el refugio se encuentran una 300 personas, evacuadas de las provincias de Fukushima, Miyagi e Iwate tras el terremoto y tsunami que causaron 11 mil 258 muertos y 16 mil 344 desaparecidos, según el último cómputo policial.
    Los monarcas nipones tienen previsto visitar también la zona afectada por el desastre natural más grave que ha vivido Japón, aunque aún no se concreta la fecha.

Ayuda mexicana
En tanto, la Secretaría de Relaciones Exteriores informó que el  gobierno mexicano entregó al de Japón ayuda humanitaria consistente en 17.3 toneladas de comestibles, agua y artículos de higiene personal donados por la Cruz Roja Mexicana y otras instituciones.
En un comunicado, la dependencia especificó que la ayuda entregada este miércoles consiste en 8.4 toneladas de despensas familiares que contienen aceite, arroz, frijol, azúcar, sal, verdura, atún y sardinas enlatadas, entre otros productos.
Se enviaron, además, cinco toneladas y media de agua y 3.4 toneladas de artículos de higiene personal, como papel higiénico, desodorantes, alcohol en gel, shampoos, jabones y rastrillos.
El embajador de México en Japón, Miguel Ruiz Cabañas, hizo entrega de manera simbólica de esta ayuda y aseguró que se hará un segundo envío de cobertores y guantes de látex cuando el gobierno  nipón lo determine.

Comentarios