Los millones de Gadafi

sábado, 5 de marzo de 2011

LONDRES, 4 de marzo (apro).- La familia Gadaffi, cada vez más acorralada tras la creciente oposición antigubernamental en Libia, logró amasar una fortuna de decenas de miles de millones de dólares, que mantiene escondida en cuentas secretas en Dubai, en el sureste asiático, en países del Golfo Pérsico y en Londres, y que además incluye acciones, un club de futbol y lujosas propiedades en varias capitales del mundo.

La mayor parte de ese dinero proviene de las enormes ganancias que Libia obtiene del petróleo.

La situación de inestabilidad política y social en Libia y la posibilidad de tener que abandonar el país, hizo que el dictador Muammar Gadaffi tratara de depositar en secreto, la última semana de febrero, al menos 4 mil 800 millones de dólares en uno de los fondos de inversión más exclusivos de la capital británica, con sede en el barrio de Mayfair, con el objetivo de proteger parte de sus bienes e efectivo.

Dicho acuerdo fue logrado en su nombre por un intermediario suizo cuyo nombre quedó en anonimato, y quien hace cinco semanas había tratado de contactar a una firma londinense de compra y venta de acciones en la Bolsa de Londres para depositar fondos.

Sin embargo, el director ejecutivo de esa última compañía descubrió la identidad del verdadero cliente del depósito y decidió rechazar la transacción.

"Le dije que no, porque personalmente no estoy cómodo haciendo negocios con tiranos asesinos que tienen sangre en sus manos", declaró el ejecutivo al periódico The Times, bajo anonimato, el pasado 26 de febrero.

"Parecía muy raro, era como si nos hubiera contactado al buscarnos en las Páginas Amarillas. El intermediario suizo era completamente legítimo, ya que hay que tener en cuenta que hace sólo cinco semanas, hacer negocios con Libia era legítimo", agregó.

La fuente sostuvo que Gadaffi tendría al menos 10 mil millones de dólares escondidos en bonos y acciones de la City financiera en Londres.

Luego del rechazo, el intermediario suizo de Gadaffi buscó otra firma en la capital británica para transferir los fondos, y logró su objetivo al ser aceptado por la compañía de inversión en Mayfair.

Dicho episodio ocurrió tres días antes que el Tesoro de Gran Bretaña decidió congelar todos los bienes de Gadaffi en esa nación, incluidos al menos 3 mil millones de dólares en cuentas bancarias, varias propiedades comerciales y una lujosa mansión del barrio de Hampstead, por un valor de 15,9 millones de dólares.

La Unidad de Rastreo de Bienes del Tesoro, que fue creada en octubre de 2007 para aplicar multas y sanciones financieras internacionales, supervisó la tarea de congelamiento de bienes.

Ese mismo día circularon en Londres rumores no confirmados acerca de un audaz intento por parte del régimen de Trípoli de trasladar fuera del Reino Unido dinero libio que no estaba en circulación, por un valor de 1.465 millones de dólares.

En ese sentido, el gobierno de Estados Unidos inició el mismo 27 de febrero un operativo para prevenir que el dictador transfiera bienes fuera de Libia, al pedir a todos los bancos estadounidenses monitorear muy de cerca las transacciones del militar y de su familia.

El 25 del mes pasado, el gobierno suizo ordenó a todos los bancos de su país congelar cualquier bien perteneciente al coronel Gadaffi, bloqueando cualquier cuenta a nombre de 29 personas vinculadas con el líder libio, incluida su esposa, la serbia Sofija Farkaš, y sus ocho hijos, Muhammad, Saif al-Islam Muammar, Saadi Mutassim, Saif Al Arab, Khamis, Ayesha, Hanna y Milad, como también algunos de los familiares de su mujer y seis funcionarios de su régimen.

Sin embargo, el periódico The Times informó al día siguiente que se estima que Gadaffi logró trasladar gran parte de su fortuna fuera de Suiza.

Varios corredores de la Bolsa de Londres y directivos de fondos de inversión en la capital británica han advertido a los medios de prensa británicos que hubo un gran flujo de dinero procedente del norte de África y varios países de Oriente Medio el último mes, supuestamente vinculados directamente con la fortuna de Gadaffi y de su familia, esta última muy vinculada con el poder y los negocios en Libia.

Muhammad, el hijo mayor de la familia, está a cargo de varias empresas de comunicación en Libia; su hermano Muatassim fue consejero libio de Seguridad Nacional; Hannibal fue una figura influyente en el área de comercio marítimo del país, especializándose en exportación de petróleo; Khamis comandó una unidad militar de elite libia, mientras que Aisha  está a cargo de una organización cuasi-gubernamental.

Otro de los hijos de Gadaffi, Saadi, recibió de su padre la tarea de crear una Zona de Libre Comercio para la Exportación en el oeste de Libia.

El profesor británico Tim Niblock, uno de los principales especialistas en Gadaffi y experto en política de Oriente Medio de la Universidad de Exeter (Inglaterra), sostuvo a este medio que es imposible determinar con exactitud la fortuna del dictador libio y su familia.

"Es muy difícil establecer el valor de los fondos de Gadaffi y el dinero que logró sacar del país, dónde esconde la fortuna y cómo, pero lo cierto es que sus bienes suman varios miles de millones de dólares", destacó el profesor, autor, entre otros libros, de Pariah States' and Sanctions in the Middle Eas (Boulder: Lynne Rienner, 2001).

Lo cierto es que Niblock considera que la mayor parte de la fortuna de Gadaffi se encuentra distribuida en cuentas bancarias y bienes líquidos en bancos de Dubai, los Emiratos Árabes Unidos y otros países del Golfo Pérsico, como también en naciones del Sudeste Asiático y Londres.

En enero de 2002, Gadaffi adquirió 7.5% de las acciones del club italiano Juventus por 21 millones de dólares, transacción realizada a través de su compañía Lafico (Libyan Arab Foreign Investment Company). La empresa mantenía contactos financieros con el industrialista italiano Gianni Agnelli y con la compañía automovilística Fiat de este último.

En 2009, Saif al-Islam Gadaffi adquirió una serie de complejos residenciales en la capital británica, incluida la mansión de ocho habitaciones de Hampstead. En el portafolio inmobiliario de los Gadaffi se encuentra Portman House, un complejo comercial de 14 mil metros cuadrados en la céntrica Oxford Street de Londres, y una propiedad de oficinas en el 14 de la avenida Cornhill, opuesta a la sede del Banco de Inglaterra en la City financiera de la capital británica.

Los Gadaffi también cuentan con una participación directa en la llamada Libyan Investment Authority (LIA), un fondo de dinero soberano creado en 2006 para utilizar efectivo proveniente de la industria del petróleo en el país, y que cuenta con fondos estimados en unos 70 mil millones de dólares. En 2010, LIA adquirió por 364 millones de dólares el 3% de la firma londinense Pearson Group, empresa que publica diariamente el periódico británico Financial Times (FT), entre otras actividades comerciales y financieras.

También en 2009 y con la ayuda del presidente italiano Silvio Berlusconi, Muammar Gadaffi adquirió un hotel-spa de lujo y una planta embotelladora de agua en la localidad de Antrodoco, cercana a L’Aquila, por 20,6 millones de dólares.

El líder libio también adquirió el año pasado un hotel y planta embotelladora de agua en Fiuggi, al sur de Roma, por 343 millones de dólares.

Los Gadaffi gastaron además fortunas multimillonarias durante años destinando dinero para mantener a varios regímenes impopulares de África, incluido el del presidente de Zimbabwe, Robert Mugabe.

En la década de 1990, el dictador libio incluso transfirió al menos 20 millones de dólares a la tribu Zaghawan en Darfur, muchos de los cuales –según el experto Niblock– forman parte actualmente de los grupos mercenarios africanos que luchan contra los manifestantes civiles opuestos al gobierno de Libia.