Gadafi acusa a Coalición de provocar una guerra de "cruzadas" en el Mediterráneo

viernes, 1 de abril de 2011
MÉXICO, D.F. (apro).- La Organización del Tratado Atlántico Norte (OTAN) tomó hoy el control total de las operaciones militares en Libia, mientras Muamar El Gadafi, acusó a los aliados occidentales de provocar una segunda guerra de “cruzadas” en el Mediterráneo. Desde el domingo 27, la coalición encabezada por Estados Unidos, Francia e Inglaterra decidió traspasar a la Alianza Atlántica el mando de las operaciones para proteger a la población civil en Libia. A partir de ese día, los países miembros que participan activamente en las incursiones empezaron a ceder el control de sus milicias a la OTAN y esta mañana, a las 06:00 horas, se completó la transferencia, confirmó un portavoz de la Alianza citado por EFE. Apenas tomó las riendas de la llamada operación “Protector Unificado”, la OTAN deberá investigar e informar sobre un bombardeo en Trípoli, el pasado miércoles 30, que habría matado a unas 40 personas, según denunció un vicario apostólico de la capital  libia, el obispo Giovanni Innocenzo Martinelli. "Conocemos esa información. La investigación verá si fuerzas de la OTAN estuvieron o no implicadas en ese incidente", señaló el general Charles Bouchard, responsable de la operación liderada por la OTAN en una vídeo conferencia desde el cuartel aliado de Nápoles. Bouchard dijo que se rendirá un informe cuando se complete la investigación pero, de antemano, advirtió que de resultar cierta la información, el bombardeo se habría realizado antes de la Alianza Atlántica asumiera completamente el mando de las operaciones internacionales sobre Libia. Martinelli, declaró a la agencia vaticana Fides que varios hospitales de Trípoli, uno de ellos en el barrio de Misda, en el sur de la capital, fueron alcanzados ayer por los bombardeos. Fueron pocos los ataques realizados por los países aliados desde el domingo pasado. Los días que tardaron en transferir sus milicias a Alianza, generó que disminuyeran los ataques contra posiciones gadafistas que el líder libio aprovechó para lanzar una dura contraofensiva en la que logró recuperar terreno que habían ganado los rebeldes, entre ellos el enclave petrolero de Ras Lanuf. Hoy, en un mensaje difundido a través de la agencia estatal Jana, Gadafi acusó a los aliados occidentales de causar una segunda guerra de “cruzadas” en el Mediterráneo y afirmó que Libia podría estar fuera de control. Por ello, los llamó a desistirse inmediatamente de su ofensiva e insistió en que “han violado la ley internacional y la Carta de Naciones Unidas” motivado por “la locura” de la fuerza. "Estos dirigentes han provocado la destrucción en el Mediterráneo, han matado a un gran número de civiles libios y quieren imponer la ley del más fuerte en vez de la fuerza de la ley", además de que "no han tenido en cuenta los intereses comunes" entre sus pueblos y el libio, sostuvo. A los gobernados por los países occidentales que intervienen Libia, el líder libio les recomendó que “busquen otros dirigentes que respeten las relaciones entre los pueblos y los Estados así como la legalidad internacional". Advirtió que si estos países continúan así “el mundo entrará en una verdadera guerra de cruzadas, pues han iniciado algo tan grave que no pueden controlar y la situación se les puede ir de las manos a tenor de los medios de destrucción de los que disponen", puntualizó  Gadafi. A pesar de sus esfuerzos por legitimar su lucha y culpar a las fuerzas extranjeras por la crisis que vive su país, el líder libio sigue perdiendo adeptos. El más reciente es el de Musa Koussa, quien hasta el miércoles 30 se desempeñaba como canciller libio. La renuncia e Koussa, uno de los miembros más importantes del régimen de Gadafi, fue percibida por el secretario de Asuntos Exteriores de Gran Bretaña William Hague, como una muestra de que el régimen ''está fragmentado, bajo presión y desmoronándose''. Según el portavoz del régimen libio, Musa Ibrahim, quien confirmó la dimisión de Koussa, comentó que el ex canciller había solicitado permiso a Gadafi de trasladare a Tunez para someterse a exámenes médicos pero luego supieron que se había trasladado a Londres y que había anunciado su renuncia. El vocero presidencial afirmó que Libia no será afectada por esta dimisión. “Es su decisión personal, Libia no depende de individuos. Es una lucha de toda una nación, y no depende de individuos o de dirigentes, cualquiera que sea su rango”, subrayó. Por su parte, el gobierno británico anunció que no ofreció inmunidad a Koussa, a quien la oposición libia acusa de haber tenido un papel central en el atentado contra el vuelo 103 de Pan Am sobre la población escocesa de Lockerbie.   Continúan ataques de las fuerzas internacionales   Los ataques de los países aliados continuaron este jueves contra las tropas del régimen. Aviones franceses atacaron una base de misiles antiaéreos que se encontraba a unos 20 kilómetros al sur de Sirte, ciudad natal de Gadafi. En un comunicado, el Estado Mayor del Ejército francés informó también que el martes 29, en acato a la resolución 1973 del Consejo de Seguridad de  la ONU que ordena realizar las acciones necesarias para proteger a la población civil libia, atacaron un depósito militar ubicado a 30 kilómetros de Trípoli, bastión de Gadafi. Asimismo, el ejército francés indicó que dos aeronaves M 2000-5 franceses y cuatro M 2000-5 de Catar, realizaron patrullajes de exclusión aérea el miércoles 30. Los rebeldes avanzaron hoy para lograr el control de Brega, e hicieron retroceder a las tropas de Gadafi 40 kilómetros al oeste. Según Mohamed Mergirby, portavoz de los insurgentes la leve ventaja se consiguió gracias a un cambio de estrategia militar. Comentó que hay miembros del ejército combatiendo en primera línea, quienes repelieron los misiles Grad y obuses de los "gadafistas", con fusiles kalashnikov, cohetes katiusha, baterías antiaéreas y “mucho entusiasmo”. Abundó que en el segundo frente están las milicias de voluntarios. Por otra parte, la agencia AFP informó que la oficina de inteligencia de Estados Unidos, CIA, envió equipos de trabajadores a Libia, aunque se desconoce el papel preciso que desempeñarán. Expertos en inteligencia citados por AFP señalaron que los agentes podrían haber sido enviados para establecer contacto con los rebeldes y evaluar sus fortalezas y necesidades en caso de que el presidente estadunidense Barack Obama decida proporcionarles armas. La Casa Blanca informó el miércoles 30 que evaluaba “todo tipo de ayuda” para la oposición que enfrenta a Gadafi, presidente del Libia desde hace 42 años. Un funcionario de inteligencia norteamericano citado por AFP, comentó que las contraofensivas realizadas por el régimen en los últimos días, ha reforzado la idea de Estados Unidos de que, mal equipada, la oposición probablemente sería incapaz de salir adelante sin una “intervención decisiva” de Occidente. "No se ha tomado una decisión sobre dar armas a la oposición o a grupo alguno en Libia", dijo el secretario de Prensa de la Casa Blanca, Jay Carney, pero "no descartamos ni prevemos eso", comentó.

Comentarios