Grupo de Contacto apoyará con recursos a rebeldes libios

miércoles, 13 de abril de 2011

MÉXICO, D.F., 13 de abril (apro).- El Grupo de Contacto sobre Libia aprobó, en su primera reunión, un mecanismo para dotar de financiamiento temporal al bando rebelde, e insistió que el líder Muamar Gadafi debe salir del país para que el pueblo “decida su futuro y comience un proceso político”.
    El Grupo de Contacto fue creado por representantes de los países aliados –involucrados en la intervención internacional contra el régimen de Gadafi–, luego de que cedieron el mando de sus milicias a la Organización del Atlántico Norte (OTAN), el pasado 29 de marzo.
Durante su primera reunión celebrada en Qatar, después de intensas discusiones sobre si debían o no ayudar al bando rebelde en su lucha contra el dictador libio, el grupo decidió crear un mecanismo de “financiamiento temporario”, que dota a los rebeldes de recursos para “necesidades financieras a corto plazo y estructurales”.
    Aunque el pacto, plasmado en un documento, no hace referencia al suministro de armas, el portavoz de los rebeldes, Abdel Gogha, afirmó en Bengasi que Italia, Francia y Qatar aceptaron  proveer armas a los rebeldes, pero aún no se definen los últimos detalles.
    Esos tres países reconocen al Consejo Nacional de Transición (CNT) como interlocutor político válido, por lo que durante la reunión de hoy impulsaron decididamente la idea de dotar de armas a los rebeldes.
    Ghogha reconoció el compromiso del canciller italiano, Franco Frattini, al poner sobre la mesa la reflexión para que en el documento final se mencionara: “Ayudas materiales para la autodefensa de la oposición”.
    Frattini, por su parte, indicó que esa mención se refiere no sólo a armas, sino también a equipos para interceptar comunicaciones del régimen.
    Para financiar esos recursos propuso usar los activos congelados al régimen libio y así garantizar la supervivencia de los rebeldes. La idea, dijo, es “dar a la oposición aquello que pueda ayudar a defenderse, calle por calle, donde la OTAN no pueda intervenir”.
    La idea de dotar de armas a los rebeldes ha sonado por semanas, incluso antes de que la coalición internacional interviniera en el conflicto. Estados Unidos, por ejemplo, valoraba la posibilidad de dotar de armas a los rebeldes como el camino más apropiado para derrocar al régimen.
    Durante la reunión de este miércoles, el Grupo de Contacto coincidió en señalar que Gadafi perdió legitimidad y debe abandonar el poder, cuestión que el líder libio ha rechazado todas las veces que se ha valorado esa posibilidad.
    En rueda de prensa posterior al encuentro en Qatar, el ministro catarí de Asuntos Exteriores, jeque Hamad bin Yasim bin Yaber al Zani, quien estuvo flanqueado por los ministros británico, William Hague, e italiano, Franco Frattini, manifestó la necesidad de que Gadafi renuncie para que el pueblo libio decida su futuro y comience un proceso político.
    Al Zani calificó los resultados de la reunión como “buenos para proteger al pueblo libio”, al tiempo que reiteró su apoyo al CNT como "el representante legítimo del pueblo libio para dialogar con él".
    Por eso, siguió, "acordamos formar un mecanismo financiero para administrar la ayuda financiera al Consejo Nacional Transitorio Interino. Trabajaremos en coordinación con el Consejo para crear un mecanismo y dar pasos seguros para que las organizaciones humanitarias puedan hacer llegar ayuda".
    Asimismo, destacó la importancia de dejar a los libios la libertad de decidir sobre su futuro, y dijo que la finalidad del Grupo de Contacto se centrará en garantizar la aplicación de las resoluciones de la ONU para ayudar a proteger a los libios, especialmente de Bengasi, de las agresiones de Gadafi, a quien conminó a retirar sus tropas de las ciudades de Misrata, Brega, Adjabiya y Zintan.
    También instó al líder libio a cumplir todos los acuerdos sobre derechos humanos internacionales; restaurar los servicios básicos, como el suministro de agua y electricidad, y liberar a todos los presos políticos.
    El secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, quien también estuvo presente en la reunión, señaló que 3.6 millones de personas podrían necesitar ayuda en Libia.
    Y reiteró su llamado a recaudar 310 millones de dólares para apoyar al pueblo libio, ya que hasta ahora sólo se ha conseguido 39% de esa cantidad.
“Su apoyo, sea económico o mediante las experiencias, es muy importante”, dijo Ki-moon en su discurso dirigido a los asistentes de la reunión del Grupo de Contacto, en la que participaron 20 países y organizaciones, entre ellas la ONU y la OTAN.
    De forma paralela a la reunión, este miércoles continuaron los combates entre las tropas del régimen y las de oposición, principalmente en Misrata, donde la situación humanitaria es cada vez más precaria.
    Las tropas de oposición se adjudicaron avances en los combates de hoy, mientras que las fuerzas de la OTAN atacaron las ciudades de Al Aziziya y Sirte, según informes de la emisora pública de Trípoli Al Jamairiya.
La Alianza reportó que durante sus últimos ataques destruyó 16 tanques y un depósito de municiones cerca de Trípoli, en tanto que la televisión estatal libia afirmó que en Misrata la coalición  lanzó ataques sobre una de las principales arterias de la ciudad y que numerosos transeúntes perdieron la vida, aunque no ofreció detalles.
De su lado, la agencia oficial Jana informó que también la ciudad de Kekla, al sur de Trípoli, fue atacada por cazabombarderos de la OTAN, causando la muerte de algunos miembros de las fuerzas gadafistas que vigilaban la circulación, así como de algunos civiles que se encontraban a bordo de sus vehículos.

Comentarios