Rescatan a mil heridos de Misrata, el bastión de los rebeldes libios

lunes, 18 de abril de 2011

MÉXICO, D.F., 18 de abril (apro).- Un barco de ayuda humanitaria logró evacuar a unas mil personas, entre trabajadores extranjeros y libios heridos por los intensos ataques que desde hace siete semanas no han parado en la ciudad de Misrata, en el oeste de Libia.
    Pese al apoyo de las fuerzas de la Organización del Tratado Atlántico Norte (OTAN) al bando rebelde, la ciudad de Misrata --que es la prioridad para la Alianza--, es víctima día a día de la artillería del gobierno libio.
    Misrata es la tercera ciudad más importante en Libia y el único bastión que tiene el bloque rebelde. Está situada en el oeste del país, a 224 kilómetros al este de Trípoli, la capital libia, que es dominada por el régimen.
    Debido a los intensos bombardeos que se llevan a cabo en esa ciudad, las condiciones humanitarias son cada vez más desesperantes y aunque no hay una cifra exacta, se habla de cientos de civiles muertos.
    Este lunes el barco Ionian Spirit partió de Misrata con 971 personas de Ghana, Filipinas y Ucrania. La mayoría eran inmigrantes, estaban débiles y deshidratados, y fueron llevados a Bengasi, el más importante bastión rebelde situado en el este de Libia.
    La embarcación fue contratada por la Organización Internacional para la Inmigración (IOM) que el viernes pasado realizó otra operación en la que rescató a mil 200 inmigrantes.
    La Organización informó en un comunicado que entre los heridos recuperados hoy se encontraba un niño con un disparo en el rostro.
    "Tenemos una oportunidad muy, muy pequeña para sacar a cualquiera de ahí. No tenemos el lujo de contar con días, sino horas.
Cada hora cuenta y los inmigrantes que aún están en Misrata no pueden sobrevivir mucho más de esta forma", dijo la representante de IOM en Oriente Medio, Pasquale Lupoli.
    Jeremy Haslam, quien lidera la misión de rescate de la OIM dijo que querían llevarse a más gente “pero no fue posible”, debido al tiempo tan limitado que tuvieron para poder recoger a los heridos.
    Abdubasset Abu Mzeireq, portavoz rebelde, comentó a Reuters que desde hace cinco días Misrata ha sido objeto de bombardeos sin tregua; y afirmó que sólo el domingo 17, el gobierno había matado a por lo menos 17 personas y herido a otras 100.
    Comentó que los ataques con cohetes y salvas de artillería de hoy se concentraron en Nakl el Theqeel y zonas residenciales a su alrededor", desde la ciudad costera de Misrata.
    Gadafi también mantuvo su ofensiva en el frente oriental, en la ciudad de Ajdabiya, también controlada por los rebeldes y que usan para tratar de recuperar el puerto petrolero de Brega, que les fue arrebatado por las milicias gadafistas.
    Un testigo citado por Reuters comentó que el domingo vio una decena de cohetes caer sobre la entrada occidental de Ajdabiya, de donde muchas personas intentaban huir mientras las explosiones se multiplicaban por la ciudad. Ello a pesar que, desde hace un mes, fuerzas internacionales intervienen en el país para acabar con objetivos militares del régimen y proteger civiles en Libia.
    En reiteradas ocasiones las fuerzas internacionales han descartado enviar tropas terrestres a Libia, a pesar de que ha sido una petición de los rebeldes que no han podido hacer frente al poderío militar de Gadafi.
    Por otra parte, el secretario general de las Naciones Unidas (ONU) Ban Ki-moon dijo en una visita oficial en Budapest, Hungría, que Libia vive una “grave crisis humanitaria”, pues “más de medio millón de personas han emigrado y varias decenas de miles no tienen aseguradas las condiciones mínimas para vivir”.
    Destacó el apoyo de organizaciones internacionales como la Cruz Roja y la FAO, así como de gobiernos para atender a los desplazados.
    Sin embargo, urgió a establecer un centro humanitario en Trípoli luego de que la enviada especial de la ONU, Valerie Amos, logró establecer un acuerdo durante su visita en el país africano.
    Ki-moon dijo que la ONU desea ampliar esa actividad a otras regiones en donde podrán participar sólo organizaciones no gubernamentales o agencias estatales de ayuda humanitaria.

Comentarios