Sobrevive Gadafi a ataque aéreo

lunes, 25 de abril de 2011

MÉXICO, DF, 25 de abril (apro).- Al menos 30 muertos y 60 heridos fue el saldo de un ataque efectuado hoy por las fuerzas leales al presidente Muamar El Gadafi en la ciudad de Misrata, luego de que las fuerzas aliadas destruyeran las oficinas del dictador en Trípoli.
    La madrugada de este lunes 25 aviones de la Organización del Tratado Atlántico Norte (OTAN) bombardearon el complejo residencial de Gadafi en Trípoli, hecho que fue considerado por la prensa oficial como un atentado contra el líder libio.
    No obstante, el portavoz del régimen libio, Mussa Ibrahim, aseguró que el coronel “está bien, sano y con la moral alta”.
    Denunció que el objetivo del ataque de la OTAN era su líder, pero que las víctimas fueron empleados y guardias de seguridad.
    Habló con periodistas extranjeros que visitaron el lugar bombardeado por la OTAN y les preguntó:
"¿Este ataque terrorista es tal vez una forma de proteger a los civiles en Libia? Este es un intento vil de golpear a una persona", acusó el funcionario, quien afirmó que Gadafi se encuentra en un lugar seguro.
    Las bombas de la OTAN alcanzaron y destruyeron, casi en su totalidad, uno de los edificios del complejo de Bab al Aziziya, en las inmediaciones de Trípoli, según informes de la cadena Al Jazeera.
    El edificio, señalaron las autoridades libias, era usado para reuniones ministeriales, entre otras actividades.
    Según reportes oficiales, tres personas murieron, 45 resultaron heridas, 15 de ellas de gravedad, y otras más tienen reporte de desaparecidas.
    Horas más tarde, las fuerzas gadafistas que el sábado 23 habían anunciado la suspensión de las acciones militares en Misrata, con la intención de iniciar un diálogo para poner fin a la violencia, volvieron a atacar la asediada ciudad.
    Si bien, Gadafi retiró sus fuerzas a las afueras de Misrata --único bastión rebelde en el oeste del país--, desde ahí lanzó sus ataques con artillería pesada y misiles.
    El saldo fue de al menos 30 muertos y 60 heridos, aunque según testigos citados por la cadena Al Arabiya, en los ataques del sábado y domingo perecieron 48 personas más.
Organizaciones defensoras de los derechos humanos y rebeldes estiman que desde el inicio del conflicto han muerto unas mil personas, pero la cifra no ha podido ser confirmada.
    “Hay un bombardeo muy intenso y aleatorio sobre varias zonas residenciales de la ciudad. Se están llevando cadáveres calcinados al hospital”, dijo hoy Ahmed al-Qadi, un ingeniero que trabaja para una cadena de radio disidente en Misrata.
Misrata es objeto de cruentos ataques desde hace más de dos meses y se ha convertido en el signo del conflicto libio desde su inicio, el 15 de febrero. Miles de personas han sido evacuadas de la ciudad y llevadas a Bengasi, sede del bando rebelde.
Los rebeldes intentan tomar el control de esta ciudad porque es el camino para llegar a Trípoli, capital y principal bastión del régimen de Gadafi.
En su lucha, han sido apoyados por las fuerzas representadas en la OTAN, desde el 29 de marzo, aunque desde diez días antes contaban con el apoyo de países como Estados Unidos, Gran Bretaña, Francia e Italia, en acatamiento de la resolución 1973 del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas (ONU).
Dicha resolución ordenaba la imposición de una zona de exclusión aérea y autorizaba una intervención extranjera para proteger a la población civil. Sin embargo, a más de un mes de iniciadas las acciones internacionales, las fuerzas occidentales no han logrado derrocar a Gadafi.
Los rebeldes han solicitado a las fuerzas extranjeras que los provean de armas para lograr su objetivo, petición que será revisada el próximo lunes 2 de mayo por el Grupo de Contacto para Libia que se reunirá en Roma.