Justifica Japón que verter agua contaminada al mar no viola ninguna ley internacional

martes, 5 de abril de 2011 · 01:00

MÉXICO, D.F., 5 de abril (apro).- Pese a que la empresa Tokio Electric Power Co (TEPCO) reportó altos niveles de radicación de yodo en muestras de agua marina --7.5 millones más del límite legal-- el gobierno de Japón, defendió su decisión de tirar agua contaminada de la planta en el Océano Pacífico.

En rueda de prensa, el ministro de Asuntos Exteriores, Takeaki Matsumoto, afirmó que al verter agua contaminada al mar no se viola ninguna ley internacional, además de que no representa mayor riesgo para la salud humana.

El funcionario se comprometió a mantener informada a la comunidad internacional de las acciones que se tomen en esta materia; y afirmó que se ha mantenido informado al cuerpo diplomático desde antes que iniciara el vaciado del agua radiactiva al mar.

El pasado lunes 4, TEPCO comenzó a verter al mar 11 mil 500 toneladas de agua con una radiactividad cien veces superior al límite --que se considera relativamente baja--, proveniente de depósitos y del sótano de las unidades 5 y 6.

La idea de la estrategia es hacer espacio en esos lugares para poner agua mucho más radiactiva, hasta 100 mil veces el límite legal, que se encuentra en las unidades 1 a 3.

Banri Kaieda, ministro japonés de Industria, insistió en que el vertido controlado del agua ligeramente contaminada al mar no supone un riesgo para la salud.

El agua altamente contaminada que sea drenada de las unidades 1 a 3 será almacenada en tanques y depósitos para basura nuclear ubicados en la planta. También se depositarán en buques de Estados Unidos y en una plataforma flotante que llegará a Fukushima a finales de este mes.

Matsumoto negó que se haya violado la Convención para la pronta notificación de un accidente nuclear y recalcó que se ha mantenido informada a la Agencia Internacional de Energía Atómica (AIEA), como lo manda ese documento.

De acuerdo con un nuevo reporte de TEPCO, dado a conocer por NHK, sobre unas muestras de agua de mar recogidas cerca de Fukushima, el límite legal de yodo 131 se excede en 7.5 millones de veces.

En un comunicado, la empresa eléctrica aseguró que las grandes cantidades de radiación no tendrán un "impacto inmediato" en el medio ambiente, pero indicó que trabaja para frenar la filtración lo antes posible.

Las muestras fueron tomadas de la fuga detectada el sábado pasado del reactor 2 de Fukushima. Los técnicos que trabajan en la central nuclear tratan de determinar las vías por las que llega al mar el agua radiactiva, aunque las pruebas tomadas no reflejan necesariamente un recrudecimiento de la contaminación.

Varias zonas de las unidades 1, 2 y 3 de del complejo nuclear están inundadas con agua muy contaminada, lo que dificulta los esfuerzos de los trabajadores de TEPCO para tratar de enfriar los reactores atómicos, dañados por el terremoto y devastador tsunami del 11 de marzo.

Ante el nuevo reporte de TEPCO, sobre los niveles de radiación en el mar, el gobierno nipón puso por primera vez un límite para la contaminación permitida en los peces.  

El secretario en jefe del gabinete, Yukio Edano, anunció que el límite máximo de radiación permitida para los peces será el mismo que se impuso a los vegetales.

De acuerdo con el Ministerio de Salud, peces atrapados el viernes en la prefectura de Ibaraki, entre la planta de Fukushima y Tokio, contenían niveles de yodo radiactivo que excedían el nuevo límite legal, mientras los niveles de celsio se hallaban justo por debajo del límite.

La prefectura de Fukushima no se caracteriza por ser una región pesquera importante, pero los pescadores locales se muestran alarmados, pues les preocupa que la demanda del producto se venga abajo en el resto de la región, esté o no contaminado.

El ministro japonés de Agricultura y Pesca, Michihiko Kano, aseguró, por su parte, que se estrecharán los controles sobre los productos marinos de la zona de Fukushima y las provincias colindantes debido a la continua filtración de agua radiactiva al mar.

Las inspecciones, dijo el ministro a la agencia Kyodo,  se reforzarán en la región de Ibaraki y en la costa cercana a la ciudad de Choshi, en la provincia de Chiba y al este de Tokio.

Ante este panorama, TEPCO anunció la indemnización de cada uno de los poblados dañados por el desastre.

La empresa, cuyo valor en la bolsa de desplomó a su nivel más bajo en su historia, entregará 240 mil dólares (20 millones de yenes) a cada gobierno de las localidades afectadas.

Según el diario Yomiuri la empresa no informó qué hará con los particulares que han sufrido las consecuencias sea por cortes de luz, medidas de evacuación o radiactividad y calculó los montos de indemnización  antes de que los daños fueran evaluados.

 

Comentarios