Pide Gadafi a Obama frenar los ataques de la OTAN

miércoles, 6 de abril de 2011

MÉXICO, DF, 6 de abril (apro).- El líder libio Muamar El Gadafi apeló al presidente estadunidense Barack Obama para que suspenda la operación militar Protector Unificado emprendida para proteger a la población civil en Libia.

De acuerdo con un funcionario estadunidense citado por la agencia AP, Gadafi implora a Obama, a quien se refiere como “nuestro hijo”, que detenga “la guerra injusta contra un pequeño pueblo de un país en desarrollo”.

Gadafi le reitera al presidente estadunidense que sus enemigos son miembros de Al Qaeda, y le dice que su país ha sido afectado más moralmente que físicamente por las incursión de la Organización del Tratado Atlántico Norte (OTAN).

A través de ataques con misiles y aviones no podrá construirse una sociedad democrática en Libia, dice el dictador libio en la misiva, y aprovecha para decirle a Obama que espera que gane la reelección en el 2012.

Más tarde, el gobierno de Obama confirmó la autenticidad de la misiva de Gadafi, y pidió al líder libio “actos y no palabras”.

El portavoz de la Casa Blanca, Jay Carney, reviró que la proclamación del alto al fuego dependerá de los actos y no de las palabras del régimen; por principio de cuentas, el cese de la violencia contra su propio pueblo y la retirada de ciudades bajo asedio de Gadafi, como Misrata.

Entrevistado a bordo del avión presidencial Air Force One, donde el presidente Obama se dirigía a pronunciar un discurso sobre política energética en Filadelfia, Carney afirmó que la de hoy no es la primera comunicación que se recibe del líder libio.

 El mes pasado, antes de que iniciaran los ataques para imponer una zona de exclusión aérea en Libia, Gadafi envió una primera carta a Obama en la que también lo llamaba “hijo” y “su excelencia”, y lo conminaba a no tomar medidas contra el país africano.

La agencia estatal libia Jana confirmó que Gadafi había enviado un mensaje a su homólogo estadunidense luego de “la retirada de Estados Unidos de la alianza enemiga colonialista y cruzada” contra Libia.

Hace dos días, Estados Unidos anunció el retiro de sus aviones de combate de las operaciones que ahora encabeza la OTAN, pues afirmó que el equipo militar proporcionado por los otros países aliados debía ser suficiente. Sin embargo, ofreció su apoyo en caso de ser necesario.

La OTAN afirmó por su parte que las operaciones militares contra posiciones gadafistas avanzan a ritmo “implacable” y “sostenido”.

Una fuente de la Alianza, citada por la agencia DPA, señaló que “el ritmo de las operaciones sigue siendo constante, incluso mayor”, y a la fecha se han realizado cerca de 330 operaciones militares en Libia.

Pero las afirmaciones no fueron una respuesta a la misiva del líder libio sino a las de los rebeldes que, el martes pasado, dijeron estar decepcionados de la OTAN porque no les ha ayudado lo suficiente en su ofensiva contra las milicias gadafistas.

La portavoz adjunta de la OTAN, Carmen Romero, reiteró que el ritmo de las operaciones es el mismo que con la coalición y que la prioridad sigue siendo Misrata, ciudad que ha sido centro de férreos combates entre los dos bandos los últimos días.

Recordó que el lunes pasado la OTAN realizó 14 ataques a sistemas de defensa aérea, vehículos y tanques de Gadafi en Misrata y también destruyeron un depósito de municiones en Brega.

“Las cifras hablan por sí mismas. Las operaciones mantienen el mismo ritmo y la precisión de nuestros ataques no ha cambiado”, aseguró Romero.

El portavoz de la Alianza, Oana Lungescu, comentó por su parte que la protección a Misrata se hizo más difícil debido a la táctica de las fuerzas gadafistas de utilizar vehículos civiles en lugar de militares y escudos humanos para protegerse.

 

Inician rebeldes venta de crudo

 

Con la finalidad de financiar la rebelión, los insurgentes iniciaron la exportación de petróleo extraído de Tobruk, uno de los enclaves petroleros que están a su cargo.

Un buque petrolero propiedad de una empresa griega salió hoy del puerto cargado con el hidrocarburo aunque su destino es desconocido.

Dirigentes rebeldes citados por la agencia EFE no quisieron decir a qué país irá su primera exportación, pero revelaron que los recursos de su venta ayudarán considerablemente a financiar la revuelta contra Gadafi.