Ataque suicida de Al Qaeda deja 80 muertos en Paquistán

viernes, 13 de mayo de 2011

MÉXICO, D.F., 13 de mayo (apro).- En un acto de venganza por el asesinato de Osama Bin Laden, suicidas talibanes se hicieron explotar en una academia de la Policía Fronteriza, en el noreste de Pakistán. En la acción perdieron la vida al menos 80 personas.

Tras el primer ataque suicida desde la muerte del líder de Al Qaeda, ocurrida el pasado 1 de mayo, líderes talibanes prometieron nuevos actos de violencia para reforzar la opinión internacional de que el asesinato de su paladín no erradicó las actividades del grupo terrorista.

Su portavoz, Ehsanullah Ehsan, afirmó que Al Qaeda no está centralizada y seguirá inspirando a otros grupos diseminados por el mundo que comparten su ideología.

"Esta es la primera venganza por el martirio de Bin Laden. Habrá más", dijo vía telefónica Ehsan desde una ubicación no revelada.

El ataque de este viernes, ha sido el más sangriento y, con más víctimas, en lo que va del año. La bomba estalló poco después del amanecer, cuando los reclutas que son entrenados para combatir a los talibanes se encontraban a las puertas de la academia, ubicada en la localidad de Charsada.

Cuando salían para el descanso de fin de semana, estalló el explosivo que un suicida llevaba encima, informó Nisar Sarwat, responsable policial de Charsada, localidad comercial rodeada de campos de trigo, situada a 135 kilómetros Islamabad, la capital.

En el atentado murieron al menos 80 personas, 65 de las cuales eran reclutas. Aparte, 60 más resultaron heridas.

De acuerdo con los primeros informes policiales, uno de los atacantes iba en motocicleta, y se investiga si hubo un segundo que viajaba de la misma manera, dijo Sawart.

Antes de este ataque, el más importante se registró el pasado 3 de abril, cuando dos suicidas talibanes mataron al menos a 41 personas en un santuario sufí en el centro de Pakistán, país con una economía inestable y cuyo gobierno es duramente cuestionado desde distintos flancos.

Por un lado, diversos países exigen una explicación sobre cómo fue posible que el líder de Al Qaeda, autor de los ataques terroristas a las Torres Gemelas de Nueva York, viviera en Abbottabad, una localidad que funge como guarnición militar, localizada a unas horas de la sede de inteligencia en Islamabad.

El presidente pakistaní Asif Alí Zardari también ha sido criticado por Estados Unidos, cuyo gobierno ha puesto en duda su disposición de apoyar la guerra de ese país contra el terrorismo, para lo que proporciona millones de dólares de ayuda a Islamabad.

En tanto, el presidente paquistaní, Alí Zardari, expresó sus condolencias a los familiares de los 80 fallecidos por los atentados en Charsada, y reiteró su compromiso para derrotar al terrorismo.

Zardari afirmó que tanto el gobierno como el pueblo de Pakistán están determinados  a vencer el terrorismo, y que actos “repugnantes” como el de hoy “no deben minar la confianza de la nación, que debe permanecer unida para derrotar a los terroristas”, informó la cadena GEO TV.  

Comentarios