Gadafi niega que saliera herido tras ataques de la OTAN

viernes, 13 de mayo de 2011

MÉXICO, D.F., 13 de mayo (apro).- Muamar El Gadafi, presidente de Libia, negó las afirmaciones de que está herido y afirmó que se encuentra en un lugar donde los bombardeos de la OTAN no lo pueden alcanzar.
    Por la mañana, el Ministro de Exteriores de Italia, Franco Frattini, reveló que el obispo de Trípoli, Giovani Martinelli, le había comentado que el coronel estaba herido y refugiado en algún ligar fuera de la capital, su bastión.
    La respuesta de Gadafi vino unas horas después, a través de un audio difundido por la televisión estatal libia en el que advirtió: "Os digo que vuestros bombardeos no me alcanzarán; millones de libios me llevan en su corazón."
    Condenó el reciente ataque de la OTAN, el jueves pasado, que consideró “cobarde”; y agradeció a los dirigentes y jefes de Estado que le han mostrado interés por su estado de salud.
    Antes de que el mensaje atribuido al líder libio en la televisora estatal fuera difundido, el portavoz del gobierno Mussa Ibrahim, ya había desmentido las declaraciones de Frattini, quien consideró creíble que el coronel estuviese herido y fuera de la capital.
    Ibrahim dijo que Gadafi goza de “muy buena salud”  en la capital y negó los rumores de que abandonó el país.
    Por la mañana, el ministro de Asuntos Exteriores de Italia, Franco Fratinni, reveló que  el obispo de Trípoli, le había dicho que el líder libio Muamar El Gadafi podría estar herido y refugiado lejos de Trípoli.
    Estas revelaciones fueron hechas por el ministro italiano a la televisora de internet del diario Corriere della Sera, donde comentó que Gadafi pudo escapar de la capital pero no del país.
    Según Frattini la presión internacional “ha provocado la decisión, por parte de Gadafi, de refugiarse en un lugar más seguro”, aunque dijo no tener información de que el coronel libio esté escondido en el desierto.
Más tarde confirmó lo dicho al diario italiano en La Bagnaia, al norte de Italia
"No tenemos algún elemento sobre la suerte actual de Gadafi. Considero creíble la declaración del obispo de Trípoli, monseñor Giovanni Martinelli, de que está probablemente fuera de la capital y herido", afirmó.
Además, indicó que el gobierno de Libia "no conoce el paradero" del líder libio y que tiene dudas sobre la veracidad de las imágenes difundidas el miércoles por la noche en las que se muestra vivo y en buen estado a Gadafi.
"Tengo dudas de que esas imágenes hayan sido filmadas ese mismo día", agregó.
    Desde el bombardeo de la Alianza Atlántica el pasado 30 de abril en Trípoli que alcanzó una de las residencias del dictador, donde su hijo menor Saif al Arab y tres de sus nietos fallecieron, Gadafi no había hecho alguna aparición pública hasta el miércoles pasado.
En la supuesta casa de Saif al Arab se encontraban también el coronel y su esposa, aunque ambos resultaron ilesos, aseguró entonces Musa Ibrahim.
    Apareció brevemente en televisión, el miércoles pasado por la noche, en imágenes difundidas por la televisión estatal desde un hotel donde se hospedan periodistas extranjeros que cubren el conflicto.
    Estaba en una reunión con líderes tribales pero no pronunció palabra alguna y así se ha mantenido hasta hoy.    
    Y este día, ante las declaraciones de Frattini, fue que la televisión estatal dio a conocer el audio en que supuestamente Gadafi dice estar a salvo de los ataques de la Alianza.
Frattini insistió en que los bombardeos lanzados por la OTAN no tienen el objetivo de eliminar al líder libio en el poder desde hace 42 años, porque ello “no está previsto por la resolución 1973 de la Naciones Unidas”.
Además, culpó a Gadafi de estar detrás de la migración de cientos de trabajadores africanos a Italia y afirmó que se trata de “un instrumento criminal usado por el régimen” para presionar a Europa.
Frattini confió en que pronto finalicen los combates de las fuerzas aliadas en Libia aunque afirmó que el cese al fuego no puede llevar a la división del país africano.

Arrecian incursiones de la OTAN
La OTAN incrementó la presión este viernes en la capital libia con ataques aéreos y también ha empezado a escasear el combustible y víveres.
Incluso, han empezado a registrarse manifestaciones contra el régimen en varios vecindarios de Trípoli, que antes estaba bajo una política de tolerancia cero y fuerza bruta.
Según un reporte de la Alianza, la ciudad de Misrata, asediada desde hace más de dos meses por las tropas gadafstas, no ha sido blanco de nuevo bombardeos  del régimen lo que, según el teniente coronel británico, Mike Bracken demuestra que la campaña militar extranjera está logrando el objetivo de impedir ataques a la población.
"Seguiremos la presión hasta que los ataques paren del todo", añadió Bracken durante una conferencia de prensa, en la que afirmó que en más dos meses de ataques a Misrata y Adabiya, el régimen "no ha logrado tomar ambas ciudades".
También comentó que, debido al debilitamiento de los ataques, más de 20 barcos con ayuda humanitaria han podido entrar en el puerto de Misrata en las últimas 72 horas.
En tanto, el bando rebelde abanderado por el Consejo Nacional de Transición (CNT), acumula más apoyo de las fuerzas aliadas en el extranjero.
Gran Bretaña les ofreció equipo de uso exclusivo de la policía y el gobierno de Estados Unidos, a cargo de Barack Obama, recibió  una delegación del CNT en la Casa Blanca para hablar de los avances en el conflicto y solicitar apoyo financiero.
Mahmud Gibral, ministro interino del CNT, encabezó a la delegación rebelde que solicitó a Washington establecer una línea de crédito para financiar al órgano de representación de oposición, empleando como aval los activos congelados al régimen de Gadafi.
"Tenemos un problema financiero agudo", dijo Gibral en una conferencia en el centro de estudios Brookings Institution de Washington.
El líder rebelde se reúne hoy con miembros del Congreso y mañana visitará la Casa Blancal donde planteará sus dos demandas más urgentes: la necesidad de ayuda financiera para la oposición y la de que se reconozca al CNT como único órgano político de Libia.
El CNT busca que Estados Unidos lo reconozca como órgano legítimo de representación en Libia para poder acceder a los fondos del régimen de Gadafi, que son de unos tres mil millones de dólares, y así poder financiar a los insurgentes.

jpa
--fin de nota--

Comentarios