Restos de Salvador Allende serán exhumados el 23 de mayo

viernes, 13 de mayo de 2011

MÉXICO, D.F., 13 de mayo (apro).- Los restos del derrocado presidente de Chile, Salvador Allende, serán exhumados el próximo 23 de mayo a las 8:00 horas local para determinar las causas reales de su muerte.
    El día y hora de la exhumación fueron fijados por el juez chileno Mario Carroza.
Fuentes de los tribunales informaron que la diligencia se llevará a cabo en el Cementerio General de Santiago, donde se abrirá la cripta que guarda los restos del expresidente socialista fallecido el 11 de septiembre de 1973 en el palacio de gobierno, durante el golpe de Estado que dio lugar a la dictadura militar de Augusto Pinochet.
Según las pruebas periciales practicadas en 1973, Allende se “suicidó”, pero su familia pidió a la justicia realizar una nueva autopsia para establecer “con certeza jurídica” las verdaderas causas de su deceso.
Durante años, la izquierda chilena mantuvo la idea de que Allende había sido asesinado, ya que consideraba que la posibilidad del suicidio debilitaba la figura de Allende.
José Quiroga, médico y testigo del deceso de Allende, dijo, en el 2003, que en el fallecimiento del gobernante “era más importante el aspecto político de que todo el mundo creyera que a Allende lo habían matado los militares”.
Una versión difundida por otro testigo, Luis Renato González, cuenta que Allende estaba encañonado por un capitán que exigía su rendición, al que le dijo “¡Nunca!”, tras lo cual recibió un disparo y una ráfaga de metralleta.
El propio expresidente cubano, Fidel Castro, popularizó esta versión en un discurso pronunciado el 28 de septiembre de 1973 en la Plaza de la Revolución. Aunque también dejó abierta la posibilidad de que Allende se hubiese suicidado.
Otra versión que la izquierda acogió por mucho tiempo fue la que dio a través de su libro el periodista Robinsón Rojas, Estos mataron a Allende, que reforzaba la versión del asesinato.
En la actualidad el libro es considerado truculento y falto de rigor, pero en su época fue avalado incluso por Hortensia Bussi, la viuda de Allende.
    Con el tiempo se reveló que el médico Quiroga no fue el único testigo de la muerte de Allende. Además de él estaban los galenos de apellidos Girón y Ruiz Pulido, pero fueron censurados o no se les prestó importancia.
En 2011, surgió una investigación en la que se presentó una nueva tesis en la que se señala que si bien Allende había intentado suicidarse, el disparo no habría logrado su objetivo y uno de sus escoltas lo habría ayudado dándole el tiro de gracia al verlo moribundo.
Casi 38 años después, su cuerpo será exhumado nuevamente, pues después de su muerte Allende fue sepultado en el Cementerio Santa Inés de Viña del Mar, sin una placa que lo identificara, en una discreta ceremonia.
El 4 de septiembre de 1990, casi 18 años después, por órdenes del entonces presidente Patricio Aylwin, Salvador Allende recibió un nuevo funeral, pero esta vez masivo y con los honores de Estado que le correspondían como exmandatario.
Una vez que su cuerpo sea exhumado el próximo 23 de mayo, los peritos trasladarán los restos al Servicio Médico Legal (SML), donde se realizarán las pruebas correspondientes a la nueva autopsia solicitada por familiares y los tribunales.
El acceso del público al Cementerio General, donde se encuentra el mausoleo familiar de la familia Allende, estará limitado durante la diligencia y los alrededores del camposanto estarán vigilados por la policía de Carabineros.

Comentarios