Congelan bienes en EU del presidente sirio y seis colaboradores

miércoles, 18 de mayo de 2011
MÉXICO, D.F., 18 de mayo (apro).- El Departamento del Tesoro de Estados Unidos congeló hoy los bienes de siete funcionarios sirios, entre ellos el presidente Basuar al-Assad, en represalia por los abusos cometidos contra la oposición que exige reformas democráticas en el país. Hasta ayer, las sanciones impuestas por la comunidad internacional habían dejado fuera al mandatario sirio; únicamente se habían aplicado a otros funcionarios de su régimen. "El presidente Al Assad y su régimen deben poner fin inmediatamente al uso de la violencia, responder a los llamamientos del pueblo sirio de un gobierno más representativo y embarcarse en el camino de una reforma democrática significativa", advirtió el subsecretario en funciones para Terrorismo e Inteligencia Financiera, David S. Cohen, a través de un comunicado. La medida anunciada por el gobierno estadunidense incluye la congelación de los bienes de al Assad y otros seis responsables en Estados Unidos o que estén bajo su jurisdicción. También prohíbe que individuos y empresas estadunidenses traten con los sancionados. En la lista se encuentran: el vicepresidente, Farouq al Shara; el primer ministro, Adel Safar; el ministro del Interior, Mohamad Ibrahim al Shaar; el ministro de Defensa, Ali Habib; el jefe de la Inteligencia militar, Abdul Fatah Qudsiya, y el director de la Dirección de Seguridad Política, Mohamed Dib Zaitoun. "Las acciones que la Administración ha tomado hoy envían un mensaje inequívoco al presidente Al Assad, al liderazgo sirio y a las personas del régimen de que deberán rendir cuentas por la violencia y la represión en Siria", señala Cohen en el comunicado. El mes pasado, el presidente estadunidense Barack Obama ya había firmado una orden ejecutiva en la que imponía un primer paquete de sanciones contra la agencia de inteligencia siria y dos familiares de Al Assad, por abusos contra los derechos humanos. También, en adhesión a las sanciones impuestas por la Unión Europea (UE) contra el gobierno de Siria, por la represión ejercida contra la oposición, Suiza congeló los activos de 13 funcionarios del régimen. Las sanciones impuestas por el gobierno helvético incluyen un embargo sobre los bienes de equipos militares y los que podrían ser utilizados para acciones de represión interna, detalló el Ministerio de economía de Suiza en un comunicado. El pasado 9 de mayo la UE aprobó un primer paquete de sanciones contra Siria, que incluye el embargo de armas y material usado para la represión, así como la congelación de bienes y prohibición de visados para trece altos cargos del régimen de Damasco, entre los que no está incluido el presidente  Bashar al-Assad. Acepta Al Assad  errores pero continúan los ataques En una entrevista con el diario árabe Al Watanm, el presidente sirio reconoció que las fuerzas de seguridad cometieron errores al intentar frenar las movilizaciones contra su gobierno. Lamentablemente, dijo, las fuerzas no actuaron de la mejor manera al reprimir las manifestaciones y eso se debió –afirmó—a la “inexperiencia” del Ejército y la policía ante este tipo de manifestaciones populares. Después de casi 850 muertos desde el inicio del levantamiento, según organismos defensores de derechos humanos, al- Assad afirmó que los elementos de las fuerzas de seguridad “están siendo entrenados”. Las organizaciones y ciudadanos que han podido informar a distintos medios extranjeros sobre la situación, han denunciado el uso de metralletas, tanques y francotiradores en la represión de los manifestantes, sobre todo en la ciudad de Homs, en el oeste del país, y en Daraa, cuna de la insurrección ubicada en el sur. “Miles de policías están recibiendo un nuevo entrenamiento”, afirmó el mandatario sirio un día después de que Amnistía Internacional (AI) le solicitó investigar el hallazgo de una fosa común en Daraa, hecho que el gobierno negó tajante y atribuyó a una campaña de difamación para socavar la estabilidad del país. Pese a las sanciones impuestas y a las afirmaciones de al-Assad, este miércoles  continuaron las acciones violentas para sofocar los levantamientos que ya cumplieron dos meses. En la localidad de Tal Kalaj, en el oeste del país, al menos ocho personas murieron en enfrentamientos con el ejército según representantes de organismos de derechos humanos de Siria citados por AFP. Según los testigos, hubo bombardeos y disparos de armas automáticas en la ciudad que hirieron a varias personas en las calles sin poder ser evacuadas. Vía telefónica, habitantes de la localidad dijeron a la agencia francesa que se había perpetrado una matanza y que varias personas yacían heridas sobre las calles. Refugiados sirios cruzaron la frontera y llegaron a Líbano describieron que la situación en la ciudad occidental de Tal Kalaj “es horrible”, y confirmaron las versiones de que las fuerzas de seguridad disparan contra la gente y hay decenas de cuerpos en las calles Grupos opositores convocaron el lunes pasado a una huelga general para hoy a través de las redes sociales pero tuvo poco éxito.