OTAN no saldrá de Libia hasta que caiga Gadafi: Rasmussen

jueves, 19 de mayo de 2011

MÉXICO, D.F., 19 de mayo (apro).- Pese a que el objetivo de la Organización del Tratado Atlántico Norte (OTAN) en Libia es proteger a la población civil, el titular del organismo, Anders Fogh Rasmussen, advirtió que las fuerzas aliadas no saldrán del país hasta que sea derrocado el líder libio, Muamar El Gadafi.
"Mantendremos una presión militar fuerte contra el régimen de Gadafi y espero que eso, en combinación con una creciente presión política y apoyo a la oposición, lleve a la caída del régimen", advirtió.
En rueda de prensa, luego de reunirse con el jefe de Estado de Eslovenia, Iván Gasparovic, para hablar sobre los objetivos militares en la nación africana, afirmó: "Seguiremos hasta que las metas se cumplan".
Según la resolución 1973 del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas (ONU), las fuerzas aliadas representadas por la Alianza Atlántica tienen la misión de realizar las “acciones necesarias” para proteger a la población civil, incluida el uso de la fuerza.
Sin embargo, ante la resistencia que ha mostrado Gadafi en el conflicto –que ya superó los tres meses--, algunos países han insistido en la necesidad de apoyar al bando rebelde, dotándolo de armas, así como ampliar los objetivos específicos contra el dictador.
Rasmussen indicó que para cesar la incursión de la OTAN es necesario "el fin completo de los ataques contra los civiles, la retirada de las fuerzas militares y paramilitares a sus bases y el desarrollo sin peligro de las actividades humanitarias en favor del pueblo de Libia".
A la fecha, informó el jefe militar, se han realizado más de siete mil incursiones aéreas sobre el país africano, de los que aproximadamente la mitad derivaron en verdaderos ataques.
“Hemos dañado significativamente la maquinaria militar de Gadafi y ahora vemos los resultados: la oposición empieza a ganar terreno y el régimen está más y más aislado cada día", festinó Rasmussen.
No obstante, insistió en que "no existe una solución únicamente militar" y que debe haber "una presión política para acomodar las demandas legítimas del pueblo libio".

Marcha a favor de Gadafi

Cientos de simpatizantes del líder libio se manifestaron este jueves 19 en Trípoli y afirmaron que el fin de la insurgencia “está cerca”.
    Según los seguidores del régimen, también hubo expresiones de apoyo a Gadafi en la ciudad de Bengasi, único bastión de los rebeldes en el oriente de Libia.
    Caminaron por la ciudad portando banderas verdes pro Gadafi, lanzaron disparos al aire y fuegos artificiales en un claro intento por demostrar que el régimen sigue en pie, señaló AP.
    En medio de las recurrentes renuncias de altos funcionarios leales a Gadafi, el viceministro del Exterior, Jaled Kaim, negó las informaciones de que la esposa e hija de Gadafi habían huido de Trípoli.
    "Ellas están en Trípoli y están a salvo", afirmó. De paso rechazó que el ministro del Petróleo del país, Chukri Ganem, haya desertado del régimen, y aclaró que se encuentra en Viena “encabezando algunos negocios”.

Cierran frontera con Túnez

Los ataques del régimen se centraron este jueves en la región montañosa del occidente, lo que provocó el cierre temporal de la frontera con Túnez. En particular las fuerzas gadafistas atacaron la localidad de Yaifrin.
Residentes y rebeldes dijeron a AP que las fuerzas leales a Gadafi lanzaron misiles tipo Grad y cohetes en esa localidad, que lleva casi un mes bajo asedio, y en que sus habitantes carecen de alimentos y medicinas.

Comentarios