Teme España represalias por parte de Al Qaeda

lunes, 2 de mayo de 2011

Madrid, 2 de mayo (apro).- El vicepresidente del gobierno español, Alfredo Pérez Rubalcaba, se sumó hoy a los gobiernos de Estados Unidos, de Europa y a la propia Policía Internacional (INTERPOL), que reconocieron el riesgo de represalias por parte del terrorismo yihadista tras la muerte de Osama Bin Laden.

España no elevará el nivel de alerta antiterrorista –actualmente en el nivel 2 de los 4 existentes—, no obstante, este martes, el presidente José Luis Rodríguez Zapatero sesionará con el propio Rubalcaba, así como las ministras de Relaciones Exteriores y Defensa, Trinidad Jiménez y Carme Chacón, respectivamente, reunión de la que se espera poner en marcha “medidas de seguridad adicionales”, dijo.

Estas medidas adicionales de seguridad podrían tener que ver con la seguridad de las tropas españolas en el exterior y de sus embajadas.

El alto funcionario del gobierno español aclaró que España mantendrá la cooperación internacional contra el terrorismo, porque “esto no es el final y hay que mantener la guardia alta porque hay muchísimo trabajo por hacer”, y recalcó que “en absoluto se ha acabado el trabajo”.

Ha explicado, asimismo, que España tiene habitualmente un nivel terrorista alto y que se subió el pasado mes de octubre, al igual que hicieron otros países europeos, ante las informaciones de los servicios de inteligencia.

Pérez Rubalcaba pidió en rueda de prensa “den la máxima importancia” a la muerte de Bin Laden y se dijo convencido que supone “un golpe muy duro para Al Qaeda”.

El vicepresidente primero del gobierno español reconoció que no se pueden descartar acciones terroristas en represalia, debido a que cuenta con “franquicias con una enorme autonomía funcional”, algo que España conoce bien por las acciones de Al Qaeda en el Magreb Islámico (AQMI).

Respecto al nivel 2 de prevención antiterrorista, dijo, es considerablemente alto, y precisó que “no es conveniente elevarlo y es suficiente para garantizar la seguridad del conjunto de los ciudadanos”, eso sin aclarar que podrían ponerse en marcha medidas adicionales concretas.

En su opinión, las cuerpos de seguridad e inteligencia de España están mucho más preparados ante el terrorismo radical islamista, que hace unos años, pero aclaró que no se está del todo a salvo del riesgo.

El Palacio de la Moncloa dio a conocer un comunicado en el que anuncia que el presidente José Luis Rodríguez Zapatero envió hoy un telegrama al presidente Barack Obama, en el que le felicita por el “paso decisivo y determinante en la lucha del terrorismo de Al Qaeda”, que supone la muerte de Osama Bin Laden.

 Zapatero le reafirma que España sigue “plenamente comprometida con la comunidad internacional en la lucha contra el terrorismo”.

El presidente español expresa, en nombre del gobierno y la sociedad española, la “satisfacción compartida con el pueblo americano” por el resultado de esta operación antiterrorista desarrollada a unos kilómetros de Islamabad, la capital de Pakistán, donde cayó abatido el líder de Al Qaeda, Osama Bin Laden.

 Asimismo, subrayó que esta satisfacción es “inseparable” del recuerdo de las víctimas causadas “por unos horribles atentados que nunca abandonarán nuestra memoria”.

España es uno de los países europeos que ha sufrido un ataque terrorista de una célula vinculada a miembros de Al Qaeda, el atentado del 11-M, la mayoría de los cuales fueron llevados ante los tribunales y juzgados.

Sin embargo, también es uno de los países objetivos de La Red. Estén alrededor de una decena de amenazas en anuncios y videos de la cúpula de la red de Osama Bin Laden, que advierten a España, por ejemplo, en su pretensión de que recuperar el territorio que ocupó Al Ándalus, al norte de África (los territorios españoles de Ceuta y Melilla) y la región sur de España, lo que hoy ocupa Andalucía.

Sólo como ejemplo, está la amenaza que en diciembre de 2007 recibió mediante un video del egipcio Ayman al Zawahiri, segundo al mando de Al Qaeda, en la que amenaza a Estados Unidos, Israel, y otros líderes occidentales.

El entonces lugarteniente de Osama Bin Laden, dirigiéndose a la comunidad islámica y a los islamistas revisionistas le señala que él no renunciará a Al Ándalus (España y a Ceuta y Melilla.

“Juramos por Dios que no abandonaremos las armas, no detendremos nuestra guerra santa, no renunciaremos a nuestras credencias ni a Al Ándalus, Ceuta, Melilla… por mil conferencias de Oslo, Anápolis, Londres o Salahadin que se celebren”, dijo en el comunicado difundido entonces por una página de internet habitualmente utilizada por la organización terrorista.

Comentarios