Reprimen a opositores en Siria; hay 32 muertos

viernes, 20 de mayo de 2011

MÉXICO, D.F., 20 de mayo (apro).- El gobierno de Siria reprimió las protestas realizadas este viernes, al término de las oraciones del mediodía, en diversas ciudades del país. El saldo es del al menos 32 personas muertas, entre ellas un niño de 10 años.
    El Día de la Libertad, como denominaron los opositores a esta nueva jornada de protestas, se realizó en una veintena de ciudades y pequeñas localidades del país, incluidas algunas zonas de Damasco.  
La mayoría de las víctimas residían en las ciudades de Hama y Homs, de las más activas contra el gobierno que encabeza Bashar al-Assad desde hace 11 años. Hubo una decena de muertos en cada una de ellas.
En Homs, según testigos citados por la cadena Al Jazeera, agentes de las fuerzas de seguridad abrieron fuego contra los manifestantes en el momento en que salían de las mezquitas coreando “la libertad está naciendo”.
Entre los muertos en Homs había un niño de 10 años de edad y un adolescente de 16.
Uno de los llamados Comités Locales de Coordinación de las protestas, que reunió información sobre las distintas manifestaciones realizadas en el país, ubicó la cifra de muertos en 18, mientras que la cadena Al Arabiya reportó 21.
En el norte del país, en la localidad de Maarra al Neenman, se reportó la muerte de cinco personas, sin embargo la información proporcionada por testigos de la represión no puede ser confirmada por otros medios, porque al-Assad ha restringido el ingreso de los medios, y la única información oficial que hay sobre el conflicto señala que los manifestantes son terroristas.
Además, el gobierno ha expulsado del país a varios periodistas extranjeros y ha detenido o prohibido trabajar a reporteros sirios que laboran para medios internacionales.
Activistas citados por DPA afirmaron que varias personas fueron detenidas en las redadas que realizaron aproximadamente mil efectivos de las fuerzas de seguridad en Bab Amr, quienes –refirieron– usaron ambulancias para entrar en la ciudad y dispersar las protestas en las plazas principales.
En Sanamein, ciudad cercana a Daraa, donde se originó la rebelión a mediados de marzo pasado para pedir más libertades, así como diversas reformas y luego la dimisión de al-Assad, murieron otras dos personas.
    Miles se manifestaron también en Banias y Kamishli, donde dijeron a su presidente: "Bashar, dimite y déjanos vivir". Cerca de ahí, en Latakia, cientos de personas protestaron al grito de "con sangre y alma te rescataremos, Daraa".
    Al occidente de Siria, en la provincia de Idlib, murieron tres personas, mientras que en las afueras de Damasco se apostaron decenas de elementos de las fuerzas de seguridad para ahogar las protestas, según los opositores.
    En esta última ciudad dispararon y lanzaron gases lacrimógenos, pero no se ofrecieron cifras sobre posibles víctimas.
    También hubo la presencia de elementos policiacos en las inmediaciones de las ciudades de Daraya, Duma, Madamiya y Barza, y desde la noche del jueves se establecieron puntos de control ante la posible realización de manifestaciones.
    Luego de tres semanas, en la ciudad de Tel Kalaj, en la frontera con Líbano, el Ejército fue retirado, aunque ya miles de sirios han huido al país vecino ante el miedo por la represión de la policía secreta, encargada de realizar arrestos. Las tropas se dirigieron a Al Arida, otra ciudad fronteriza.
    Organismos de derechos humanos afirman que más de 775 personas han muerto en el intento de al-Assad por aplastar la revuelta iniciada a mediados de marzo pasado, que le ha valido críticas y sanciones de la comunidad internacional, principalmente de Estados Unidos.
    La víspera, el gobierno de Barack Obama impuso sanciones económicas al presidente sirio y seis miembros más del régimen, y lo emplazó a liderar la transición democrática en su país o quitarse de en medio.
    Al Assad calificó como "interferencia en los asuntos internos de Siria" las declaraciones del mandatario estadunidense, y afirmó que el discurso de Obama reafirma el apoyo de Washington a Israel.
    "El discurso del presidente estadunidense sobre Cercano Oriente no cambia nada en lo que se refiere a las políticas de su país respecto al proceso de paz, la situación en Irak o la seguridad y la estabilidad regional", indicó la agencia estatal de noticias SANA.
    En tanto, la Unión Europea avanza en la definición de sanciones al presidente sirio, según declaró el portavoz de la cancillería Italiana Maurizio Massari.
El próximo lunes 23, los ministros de exteriores se reunirán en Bruselas para analizar la propuesta de ampliar la lista de personas sometidas a sanciones, incluido el presidente, en lo que “hay ya consenso a nivel técnico”, dijo Massari.