Atacará OTAN con helicópteros objetivos específicos en Libia

lunes, 23 de mayo de 2011

MÉXICO, DF, 23 de mayo (apro).- Con el fin de lanzar ataques más precisos contra las milicias del presidente libio Muamar El Gadafi, Francia y otros países aliados enviarán helicópteros para frenar el avance de las tropas leales al gobierno, que irrumpieron con fuerza este lunes en la asediada ciudad de Misrata.
    Según fuentes médicas, citadas por la agencia Reuters, al menos dos personas murieron y varias resultaron heridas en el intenso ataque de las tropas gadafistas con cohetes y morteros en Misrata, donde por más de una hora se oyeron fuertes explosiones.
    Las tropas leales a Gadafi también bombardearon Zintan, una localidad dominada por los rebeldes, así como a un grupo de insurgentes atrincherados en una región montañosa, cerca de la frontera con Túnez.
    Desde Bruselas, Bélgica, el ministro francés de Relaciones Exteriores, Alain Juppe, afirmó que el uso de helicópteros para ataques más precisos está en línea con la resolución del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas (ONU) para proteger a los civiles, y con las operaciones militares de la Alianza Atlántica.
    Según el diario francés Le Figaro, el barco de guerra Tonnerre envió a Libia 12 helicópteros el pasado 17 de mayo, pero no todos son franceses, sino de otros países miembros de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN).
    La resolución 1973 autoriza a la OTAN atacar a las fuerzas de Gadafi en defensa de la población civil, pero excluye explícitamente cualquier ocupación militar de las fuerzas aliadas.
    Países como Rusia han criticado la actuación de la OTAN por considerar que abusa de su mandato para dirigir una campaña sistemática tendiente a forzar el fin del mandato de 42 años de Gadafi.
    En tanto, Jeffrey Feltman, secretario asistente de Estado para Asuntos del Cercano Oriente, el funcionario estadunidense de más alto nivel que ha visitado Libia, se reunió este lunes con líderes del opositor Consejo Nacional de Transición (CNT) en Bengasi.
    El domingo pasado también arribó al enclave rebelde la encargada de Política Exterior de la Unión Europea, Catherine Ashton, para “ofrecerles respaldo a las instituciones y la economía libias. Vamos a estar aquí para apoyarlos plenamente", dijo Ashton, tras la inauguración de una nueva oficina de la UE en Bengasi, bastión del CNT, que coordinará las acciones del bloque en el país africano, mientras continúen los combates.
    Cada vez más países se suman a la petición al líder libio de que dimita a su cargo, pese a que él insiste en señalar que no tiene intención de renunciar como ya lo hicieron los presidentes de Egipto y Túnez ante las protestas desatadas en sus respectivos países.
    El ministro de Relaciones Exteriores turco, Ahmet Davutoglu, dijo este lunes que Gadafi debería renunciar para permitir una transición pacífica junto a Mustafa Abdul Jaleel, exministro de Justicia en el régimen y actual jefe del Consejo Nacional de Transición (CNT).
    Turquía ya reconoce al CNT como “un representante legal y creíble del pueblo libio” y ha propuesto un cronograma para un cese real al fuego entre los dos bandos.
    También el ministro ruso de Relaciones Exteriores, Segei Lavrov, se reunió este lunes con una delegación de los rebeldes para intentar convencerlos de establecer un alto al fuego y negociaciones.