El PP exige la dimisión de Zapatero

lunes, 23 de mayo de 2011

Madrid, 23 de mayo (apro).- El Partido Popular (PP) pidió hoy que el presidente José Luis Rodríguez Zapatero convoque a un adelanto de elecciones, pero el Partido Socialista Obrero Español (PSOE) rechazó este proceso y reiteró que terminarán su gestión, hasta marzo próximo.

El líder del PP, Mariano Rajoy, exigió elecciones anticipadas “porque este gobierno no está en condiciones de generar confianza y disipar las dudas” sobre la economía del país.

Este debate tiene lugar un día después de la debacle electoral del PSOE y el triunfo del PP que arrasó en 10 de las 13 comunidades autónomas que estaban en juego, con una ventaja de 10 puntos porcentuales sobre los socialistas.

El PP ganó ampliamente en las elecciones municipales y autonómicas, al obtener mayorías en los parlamentos regionales de Castilla-La Mancha, Madrid, Murcia, La Rioja, comunidad Valenciana, Cantabria, Castilla y León, las islas Baleares y en las ciudades autónomas de Ceuta y Melilla.

Los socialistas también perdieron en 20 de las 24 elecciones locales, dejando de gobernar ciudades tan emblemáticas para el socialismo como Barcelona. Sólo conservaron Toledo, Lleida, Soria y Cuenca.

En este contexto, Rajoy tuvo que salir a sumarse a las exigencias dentro de su partido para pedir que Zapatero adelante las elecciones, recordó que desde julio ya lo había pedido en el parlamento, “le dijimos que debía convocar a los españoles a las urnas. Porque tenemos la convicción de que no es posible recuperar la confianza con este gobierno… le dijimos a Zapatero que era lo mejor para los intereses generales de los españoles”.

Dijo que su posición es la misma, sin embargo, el PP no hace mención de acudir a la única herramienta legal que tienen para propiciar la salida de Zapatero de La Moncloa, que es la moción de censura.

La noche del domingo, durante la celebración del triunfo electoral afuera de la sede del PP, en la calle Génova, y ante los gritos de “Zapatero, dimisión”, la presidenta de la comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, pidió el adelanto de las elecciones generales, “para que España no tenga que sufrir otros 11 meses en esta situación tremenda en la que nos encontramos”.

Sin embargo, en ese momento no tuvo eco en el líder del partido, Mariano Rajoy, quien sólo se centró en celebrar los resultados electorales con la multitud congregada afuera de las instalaciones del partido.

Hoy en la mañana, la secretaria general del PP y candidata triunfadora en Castilla – La Mancha –un feudo socialista por 28 años y hoy arrebataron los populares— pidió elecciones ya “porque España no puede aguantar más”, según dijo.

La misma noche del domingo, el presidente Zapatero compareció en la sede del PSOE, en la calle Ferraz, donde reconoció el batacazo electoral al señalar que “el PSOE ha perdido claramente las elecciones”.

“Es razonable pensar que el PSOE recibiese hoy un castigo en las urnas, lo asumimos y lo entendemos”, dijo, y reconoció que se debía a los malos resultados en la economía por la crisis que enfrenta España.

“Muchos españoles padecen graves dificultades y temen por su trabajo y su bienestar futuro” además que “muchos jóvenes contemplan ese futuro con inquietud”, por lo cual “han expresado su malestar en las urnas”.

No obstante, Zapatero rechazó adelantar las elecciones, porque “el ejecutivo seguirá ejerciendo las responsabilidades que los ciudadanos le han encomendado”, para recuperar el empleo y la economía, y la única forma es “continuar con las reformas” y el cambio del modelo productivo.

El ministro José Blanco, secretario de organización del PSOE, anunció este mediodía en Ferraz que no habrá adelanto de las elecciones, y convocó para el próximo sábado para el inicio de las elecciones primarias dentro del partido, para elegir al próximo secretario general que supla a Zapatero.

Por su parte, el movimiento 15-M dio a conocer que permanecerá una semana más en la Plaza del Sol y no entraron a hacer una valoración sobre el resultado de las elecciones, pues dijeron no era un tema que la movilización contemplara, ya que no se sienten representados por los partidos.

Medios de comunicación españoles consideraron que el movimiento 15-M no tuvo una gran incidencia en los resultados electorales, en alusión a que los votos nulos (1,7%) y votos en blanco (2,54%) que registró la elección.

No obstante, sobre este particular los portavoces de Acampada Sol nunca fijaron un criterio sobre este tema, debido a que hubo distintos ángulos, desde aquellos que estaban a favor de “votar en blanco” y los que anunciaron que sí sufragarían.

En el País Vasco, Bildu, la nueva formación de la izquierda abertzale, obtuvo una votación histórica de 300 mil votos con lo cual obtuvieron un número de concejales, no obstante, el PP ya adelantó que es con la única formación política con la que no tendrán trato, por considerar que este partido podría estar vinculado a la banda armada ETA.