Desalojan con violencia al movimiento 15-M

viernes, 27 de mayo de 2011
Madrid, (apro).- La policía desalojó violentamente hoy en la mañana el campamento del movimiento 15-M en Barcelona, dejando un saldo de 121 personas heridas, no obstante, al filo del mediodía los manifestantes se volvieron a posicionar en la Plaza Cataluña. Las autoridades de la capital catalana dijeron que el retiro del campamento era por “motivos de salud” y de “higiene” y reconocieron que esperan una posible concentración de aficionados del FC Barcelona, que este sábado disputa la final de la Liga de Campeones, con el Manchester United. Sin embargo, los agentes de los Mossos d´Esquadra y de la Guardia Urbana se lanzaron con sus escudos y toletes contra los manifestantes, que eran arrancados del suelo con golpes y patadas, imágenes que fueron difundidas por las televisoras españolas. Al retirarse, los policías recurrieron al uso de balas de goma contra la multitud, que les reprochaba con consignas, “esto no es limpieza, es un desalojo”. Debido a que la policía rodeó el campamento antes de las 7:00 de la mañana para que entraran las brigadas de limpieza, mucha gente mayor se empezó a aglutinar con los manifestantes, para apoyarlos. Los manifestantes se concentraron en el suelo gritando consignas en contra el desalojo. Algunos se sentaron en los accesos para impedir la salida de los camiones de limpieza, que habían desmantelado el campamento. Las primeras cargas policiales tuvieron lugar en la entrada a la plaza que se encuentra del lado de la Rambla de Cataluña, donde los Mossos abrieron por la fuerza el acceso, ocasionando al menos 46 heridos leves en esa área, causadas por los golpes de los toletes. Un portavoz de los Mossos d´Esquadra explicó que se insta a los manifestantes a que desalojen momentáneamente la plaza para propiciar estos trabajos y que permanezcan sólo con sacos de dormir, retirando las estructuras del campamento que puedan entrañar algún peligro mañana. Aseguró que se les recomienda que abandonen el lugar, principalmente durante mañana en la noche, aunque no se les prohibirá regresar el domingo a la laza Cataluña. La razón son los posibles disturbios callejeros que puedan producirse en las celebraciones deportivas en caso de una victoria del F.C. Barcelona en la Champions. La actuación policial dejó por lo menos 121 heridos, dos de ellos con fracturas, según un despacho de la agencia Europa Press citando a una fuente de los servicios de salud. Luego de la tensa jornada de la mañana, los miembros del 15-M recuperaron la plaza Cataluña, donde se concentraron varios miles más de los que permanecían en estos días. Para esta misma tarde se convocó una nueva concentración en la Plaza Cataluña, y los portavoces del movimiento 15-M anunciaron que permanecerán hasta el domingo, como lo habían acordado en asamblea. El portavoz del gobierno catalán, Francesc Homs, defendió la actuación policial al afirmar que estaba destinada a que se aseara la zona por “seguridad y orden público”. El Partido Socialista de Cataluña (PSC) consideró que la Generalitat “se ha extralimitado”, mientras que Joan Herrera de la Izquierda Catalana Verde criticó cuestionando “¿qué peligrosidad tiene una computadora, unas firmas y la comida?”, quien consideró que la intervención policial se vulneró el derecho de reunión y la libertad de expresión. Ambos partidos destacaron que los manifestantes han tenido un comportamiento “ejemplar” y “cívico”, y consideraron que las autoridades “generan un problema donde no lo había”. Un portavoz del 15-M en Madrid se solidarizó con los de Barcelona y consideró que “la carga policial ha sido absolutamente desproporcionada” e ironizó que “hasta donde sabemos aquí (en Madrid) no hay partido de fútbol”. Sin embargo, en Madrid los comerciantes de la zona de la Plaza del Sol han exigido al gobierno español que se retire ese campamento argumentando que han tenido pérdidas de hasta 70% y que hay afectaciones en el sector turismo, en los 12 días que lleva el campamento. El gobierno regional de Madrid, encabezado por el Partido Popular (PP) pidió al gobierno central el retiro de la protesta en la Plaza del Sol. El secretario general del PP de Madrid, el conservador Francisco Granados, pidió el desalojo de los concentrados en dicha plaza y que “de una vez por todas se cumpla la ley y se respete el Estado de Derecho”.

Comentarios