Gadafi condiciona tregua a diálogo entre libios: Zuma

lunes, 30 de mayo de 2011
MÉXICO, D.F. (apro).- El presidente libio Muamar El Gadafi se dijo dispuesto a poner fin a los combates en Libia, pero con la condición de que se dé a todos los libios la oportunidad de hablar entre ellos, incluido el régimen que encabeza desde hace 42 años. Gadafi se entrevistó hoy en Trípoli con el presidente sudafricano, Jacob Zuma, quien ya ha trabajado en otros intentos por conciliar a las dos partes en conflicto y buscar una salida negociada, sin éxito hasta ahora. Según Zuma, el dictador libio está dispuesto a aceptar una iniciativa de la Unidad Africana (UA) para establecer una tregua que detendría todas las hostilidades, incluidos los ataques de la Organización del Tratado Atlántico Norte (OTAN). Otro de los objetivos de la visita del mandatario sudafricano fue permitir la distribución de ayuda humanitaria a la población y la puesta en marcha de reformas que contribuyan a frenar el conflicto. Sin embargo, Gadafi insistió en que todos los libios deben hablar entre ellos para determinar el futuro del país, lo que implica que no renunciaría a su cargo como lo exige el Consejo Nacional de Transición (CNT), órgano de representación del bando rebelde. Durante la visita de Zuma a Trípoli, decenas de partidarios de Gadafi que fueron transportados en autobuses le dieron la bienvenida agitando banderas del régimen y lanzando consignas contra los bombardeos de la OTAN. Fue recibido por el primer ministro libio, Baghdadi Mamudi, en el aeropuerto, donde se instaló una alfombra roja en la pista y un grupo de niños coreaba con banderas y fotografías del presidente en las manos: "Queremos a Gadafi". Incluso, la Alianza Atlántica levantó temporalmente la zona de exclusión aérea ordenada por el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas (ONU) desde el inicio de la intervención extranjera el 18 de marzo pasado, para permitir el aterrizaje del avión de la Fuerza Aérea sudafricana de Zuma en la base aérea militar cerca de Trípoli. Fathi Baja, ministro de Relaciones Exteriores del CNT, afirmó en Bengasi que en el encuentro con Gadafi en Trípoli, el líder de la UA intentaría negociar una salida decorosa del coronel, versión que fue negada por la oficina de Zuma. "Pienso que Gadafi está en fuertes problemas; el equilibrio de fuerzas ha cambiado completamente en lo militar, el círculo a su alrededor lo está abandonando... incluso Rusia le está pidiendo que renuncie" arguyó. La visita de Zuma a Trípoli se dio luego de que el viernes pasado el Grupo de los ocho (G-8) industrializados urgió a Gadafi a dejar el poder. Sin embargo, el viceministro libio de Asuntos Exteriores, Jaled Kaim, afirmó que no están "concernidos" a las decisiones del G-8, y reviró que cualquier iniciativa para resolver la crisis debe pasar por la Unión Africana.

Comentarios