Cuba: en busca de petróleo en aguas profundas

miércoles, 4 de mayo de 2011

LA HABANA, 4 de mayo (apro).- El gobierno cubano tiene grandes esperanzas de confirmar la presencia de yacimientos de petróleo y gas en el Golfo de México, cuando, en el próximo verano, seis empresas extranjeras, encabezadas por la española Repsol YPF, inicien la perforación de cinco pozos petroleros en la Zona Económica Exclusiva (ZEE) de Cuba.

En agosto próximo, según confirmó Manuel Marrero, especialista del Ministerio de Industria Básica, llegará a la isla una plataforma construida en China para comenzar a perforar inmediatamente un pozo en aguas profundas que, espera, sea de gran envergadura.

“Vamos a pasar a la fase de perforación. Estamos todos muy esperanzados en descubrir, incluso, yacimientos grandes de petróleo y de gas”, aseguró Marrero a los corresponsales extranjeros acreditados en La Habana.

El gobierno del presidente Raúl Castro autorizó “entrar de lleno” a la búsqueda del crudo en una zona de 112 mil kilómetros cuadrados del Golfo de México, el cual está dividido en 59 bloques, de ellos 22 están en contrato de riesgo.

Desde que en 1977 se crearon las zonas económicas exclusivas, tras la firma de tratados con México y Estados Unidos, Cuba tiene los derechos sobre una porción del Golfo de México casi idéntica en extensión de su territorio.

La española Repsol, la noruega Hydro, OVL de la India, PDVSA de Venezuela, Petrovietnam, Petronas de Malasia y la angoleña Sonangol son las compañías que perforarán, entre el 2011 y el 2013, en aguas profundas (de 400 a mil 500 metros) y ultra profundas (más de mil 500 metros) con la plataforma Scarabeo 9 de alta tecnología, construida en China.

Gonzalo Zamora, un geólogo de Repsol, reveló que en los estudios sísmicos realizados recientemente en los bloques de aguas profundas cubanas en el Golfo de México, han aparecido “prospectos interesantes” en varias zonas geológicas.

Repsol YPF es la única compañía que perforó, en el 2004, un pozo en aguas profundas de Cuba y encontró petróleo en un área de mucho potencial, según el geólogo de la empresa española. La venezolana PDVSA reportó el año pasado que había encontrado grandes acumulaciones en una porción de las aguas profundas de Cuba. El propio presidente Hugo Chávez aseguró que la petrolera venezolana había encontrado pruebas “sísmicas de tres dimensiones”.

Una vez que Repsol finalice su labor con Scarabeo 9, con capacidad para perforar 12 mil pies (3.657 metros), la plataforma será entregada a la petrolera Petronas de Malasia para comenzar sus contratos de arrendamiento en aguas cubanas.

La estatal PDVSA sería la próxima compañía que utilizaría la plataforma en aguas cubanas, donde se han encontrado áreas de gran potencial, insistió José Noya, analista de la petrolera venezolana.

En tanto, la corporación petrolera de Angola contrató dos lotes para la búsqueda de crudo en aguas profundas de la zona económica exclusiva de Cuba.

Cuba le apuesta a la búsqueda de petróleo en el Golfo de México; lo considera como una prioridad nacional y urgente para el futuro del país, pues estima que sus reservas de hidrocarburos en esa región rebasan los 20 mil millones de barriles.

Cuba dio el banderazo de salida de las seis empresas petroleras con experiencia y tecnología de aguas profundas para explotar la llamada Fosa Oriental del Golfo de México, que se encuentra en las fronteras marítimas con México y Estados Unidos.   

Un estudio del Observatorio Geológico de Estados Unidos divulgado a principios de año estima que al norte de Cuba podría encontrarse una reserva de 4 mil 600 millones de barriles de petróleo y 9.8 billones de pies cúbicos de gas natural.

El director de Exploración y Producción de la Industria Petrolera Cubana, Rafael Tenreiro, ha confirmado en los últimos meses que en los mares cubanos del Golfo de México –ubicado entre los bordes marinos con México y Estados Unidos-- se descubrió “una nueva provincia petrolera” que no ha sido perforada ni tocada, y que tiene el mismo potencial petrolero de yacimientos como Cantarel, en México.

La nueva provincia petrolera cubana tiene características geológicas similares a países como México, Arabia Saudita, naciones del Oriente Medio, Irán, en donde se encuentra 70% de las reservas mundiales de petróleo, según Tenreiro.

La posible perforación y explotación del petróleo en aguas cubanas es signo de alarma en Estados Unidos, principalmente porque se asegura que podría presentarse una producción acelerada sin respeto por las medidas de seguridad para evitar una catástrofe ecológica.

Para los proyectos de perforación se ha tomado en cuenta la experiencia del vertido del pozo de BP en 2010 en el Golfo de México, con todas las medidas razonables para la seguridad de las operaciones y la protección del medio ambiente marino.

Las empresas que trabajan con Cuba han asegurado la intervención de compañías de servicios para enfrentar accidentes y la defensa civil tiene un plan de contingencia contra derrames.

El gobierno cubano informó que reforzó las regulaciones de seguridad para evitar accidentes como el de Deepwater Horizon, según se conoció en la IV Convención Internacional Ciencias de la Tierra, realizada en La Habana a principios de abril.

El Ministerio de Ciencia, Tecnología y Medio Ambiente (Citma) y la Oficina Nacional de Recursos Naturales (ONRN) están en proceso de revisión y actualización de los reglamentos de Cuba para controlar las perforaciones petroleras.

En 1990, los acuerdos de la Convención de Naciones Unidas sobre contaminación y protección ambiental ofrecieron a Estados Unidos y Cuba una propuesta común para cooperar en temas petroleros sin las limitaciones establecidas por la ley del embargo.

Manuel Marrero, especialista principal de Ministerio de la Industria Básica, declaro que Cuba da las mismas garantías que da la comunidad petrolera internacional, “no menos”.

Oposición en Estados Unidos

En La Habana todo se encuentra listo para la exploración petrolera en aguas profundas, pero en Washington crece la oposición para que las seis empresas extranjeras inicien los trabajos de búsqueda del preciado líquido, pues insisten en que la estrategia de seguridad de la isla no convence porque podría provocar una catástrofe ecológica regional.

Pero en el fondo, los opositores a que Cuba desarrolle su programa de perforación y explotación petrolera en el Golfo de México tienen otros objetivos.

El cubano Jorge Pinon, expresidente de Amoco Oil Latinoamérica, aseguró a principios de abril que si alguna de esas perforaciones “se saca la lotería” y descubre reservas sustanciales, la presión en Washington sería tal que “veremos cómo se desbarata el embargo, al menos en lo que concierne a la industria petrolera”.

El anuncio oficial del gobierno cubano de dar inicio a la perforación petrolera en aguas profundas ha desatado una fuerte controversia en Estados Unidos, principalmente en la Florida.

Los congresistas Vern Buchanan, un republicano conservador del área de Sarasota e Ileana Ros-Lehtinen, cubana americana y presidenta del Comité de Relaciones Exteriores de la Cámara, presentarán en los próximos meses un proyecto legislativo que facultaría al gobierno de su país a negar los contratos de operación en Estados Unidos a compañías que perforen en territorio cubano.

Ros-Lehtinen planea sumar un proyecto legislativo buscando congelar los trabajos de la plataforma china Scarabeo 9.

El también republicano David Rivera pidió al gobierno de Barack Obama implementar medidas que frenen la explotación petrolera en la isla porque, además, dijo, representar un riesgo ecológico para las costas estadunidenses y ayudaría económicamente al gobierno comunista.

El senador Bill Nelson planea presentar de nuevo una legislación para retirar las visas estadunidenses a los ejecutivos de dichas compañías

La propuesta de Ileana Ros-Lehtinen busca aplicar medidas específicas contra aquellos que desean invertir recursos financieros para realizar planes de exploración de petróleo y ayudaría a evitar otras inversiones en la industria petrolera del régimen comunista de la isla.

“No podemos decirle a una compañía extranjera que no haga negocios con Cuba, pero sí podemos decirle que si lo hacen habrá penalidades en Estados Unidos”, advirtió la congresista por Miami Ros-Lehtinen.