Persisten las redadas de rebeldes en Siria; son "terroristas", dice Al Assad

lunes, 9 de mayo de 2011

MÉXICO, DF, 9 de mayo (apro).- En respuesta a las movilizaciones del pueblo, que exige reformas democráticas, el presidente de Siria, Bashar Al Assad, continuó con la detención de cientos de ciudadanos casa por casa que, afirma, “son terroristas”.
    Las detenciones que iniciaron hace un par de semanas no han cesado y, según organizaciones de derechos humanos, hay unas 8 mil personas que han sido detenidas o están desaparecidas en todo el país.
    A través de las redes sociales, el grupo opositor Flash informó que al menos diez personas fueron arrestadas en la ciudad de Al Tabqa, en la provincia de Al Raqqa, el noreste de Damasco.
    En la provincia de Rif Dimashq, que colinda con la capital siria, también se denunciaron arrestos, al igual que en Al Muazamiya y Daria, donde también se escucharon algunos disparos.
    Las comunicaciones en algunas ciudades, como Al Muazamiya, han sido suspendidas al igual que en Daraa, donde nació el movimiento opositor, aunque según la red opositora Sham, en algunos barrios ha empezado a funcionar la red telefónica.
    Según Sham, muchas tiendas han sido saqueadas y los servicios de electricidad y el agua no han sido restablecidos.
    En tanto, el gobierno de Al Assad insiste en señalar que las personas detenidas por las fuerzas de seguridad son “terroristas” y que detrás de las protestas hay una gran conspiración internacional.
    Una fuente militar citada por la agencia oficial SANA, afirmó que decenas de personas han sido buscadas y detenidas en la ciudad costera de Banias, sus alrededores y en algunos pueblos de Rif Dinashq.
    "El Ejército y las fuerzas de seguridad continúan persiguiendo a los grupos terroristas (...) en Homs, Banias y en los alrededores de Deraa. Seis militares, entre ellos tres oficiales, perdieron la vida en los enfrentamientos y otros fueron heridos", indicó un portavoz militar, citado SANA, sin precisar en qué ciudades se registraron las víctimas.
Después de Daraa, la ciudad de Homs ha sido la más asediada por el gobierno. El fin de semana, los ataques continuaron y dejaron un saldo de al menos 14 personas muertas, entre ellas un niño de 12 años.
Grupos de oposición afirmaron que la mayoría de los arrestados son líderes de las protestas y participantes en las manifestaciones. Además, señalaron que el número de muertos desde el inicio de las protestas se elevó a 630.
El Observatorio Sirio de Derechos Humanos confirmó que durante el fin de semana las fuerzas de seguridad detuvieron a más de 250 personas, entre ellas mujeres, un niño de 10 años y el jeque Anas al Ayrut, considerado como uno de los líderes del movimiento.