Pese a la amnistía, la represión en Siria deja 20 muertos

miércoles, 1 de junio de 2011

MÉXICO, D.F., 1 de junio (apro).- Al menos 20 muertos dejaron hoy los actos de represión ordenados por el gobierno del presidente sirio Bashar al-Assad, en la localidad de Rastan.
    Según información difundida por AP, un grupo de activistas dijo que las víctimas fueron asesinadas con disparos de armas de fuego la noche ayer, el mismo día que al-Assad anunció una amnistía general para todos los opositores y presos políticos, incluidos los que pertenecen al partido Hermandad Musulmana, proscrito en el país.
    De acuerdo con los activistas, quienes omitieron sus nombres por temor a represalias, los cadáveres de las víctimas fueron llevados a la ciudad central de Homs.
    Con estos últimos asesinatos se elevó a 36 el número de muertos en Rastan y los poblados cercanos de Talbiseh y Teir Maaleh, según cifras de los propios opositores.
    Mustafá Osso, activista de una organización de derechos humanos en Siria, informó que tropas del gobierno bombardearon con artillería el pueblo sureño de Irak, cercano a la ciudad de Daraa –cuna del levantamiento opositor–, donde al menos ocho personas habrían muerto, entre ellos una pequeña de 11 años, de nombre Malak Munir al-Qaddah.

Crece condena internacional

Y, mientras, la presión internacional crece en contra de al-Assad, cuya familia lleva más de 40 años en el poder.
Este miércoles, Australia solicitó a la Organización de las Naciones Unidas que lleve al presidente sirio a la Corte Criminal Internacional (CCI) por la represión ejercida contra los opositores.
"Es hora de que el Consejo de Seguridad considere formalmente referir al presidente Assad a la Corte Criminal Internacional", comentó el ministro australiano de Asuntos Exteriores, Kevin Rudd, en el Club Nacional de la Prensa en Camberra.
El diplomático envió su solicitud por escrito al secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, y a la presidencia del Consejo de Seguridad. Además, informó que por tercera ocasión Australia incrementó las sanciones económicas contra al-Assad y miembros de su gobierno.
Desde el inicio de la rebelión en Siria, organismos de derechos humanos calculan que más de mil personas han muerto a manos del régimen.

Comentarios