Siria: El niño mártir de la represión

miércoles, 1 de junio de 2011

MÉXICO, D.F, 1 de junio (apro).- El niño Hamza al-Khatib, de 13 años de edad, desaparecido el pasado 29 de abril, durante una manifestación en Daraa, Siria, se ha convertido en mártir de los opositores, quienes a través de su página en Facebook –Syrian Revolution 2011– denunciaron que el menor fue asesinado y torturado por el régimen.
La versión fue desmentida de inmediato por el gobierno a través de la agencia estatal SANA, al señalar que el menor murió por el impacto de disparos y que las heridas que presenta el cuerpo se deben al estado de descomposición del mismo.
Incluso la agencia oficial reveló que al-Assad visitó a los padres del niño, cuyo cuerpo les fue entregado un mes después de haber desaparecido.
En tanto, la cadena qatarí Al  Jazeera informó que la organización Human Rights Watch tiene informes de que las fuerzas de seguridad del gobierno utilizan descargas eléctricas para torturar a los rebeldes.
En su página de Facebook, los opositores difundieron un video del cuerpo del niño, que presenta señales de tortura descritas por HRW: laceraciones y quemaduras en varias partes del cuerpo, presuntamente provocadas por descargas eléctricas, disparos en ambos brazos y el cuello roto.
 Según la versión de los opositores, Hamza acudió a la manifestación en Daraa acompañado de su familia y su primo, pero desapareció en medio de los disparos realizados por las fuerzas de seguridad. Desde ese día no se había sabido nada de él, hasta hoy.
Un activista declaró a la cadena qatarí que el niño fue una de las 51 personas detenidas en la protesta del 29 de abril por los servicios de inteligencia sirios.
El gobierno desmintió de inmediato la versión de que el menor fue torturado, y adujo que las imágenes mostradas por ciertas agencias de prensa fueron tomadas “tras la descomposición del cuerpo".
El informe emitido por el médico forense del régimen, Akram al-Chaar sólo constató "el rastro de tres balas en el cuerpo que han causado la muerte del adolescente.
"El niño murió en Saïda (en la provincia de Daraa) y el examen preliminar ha mostrado que murió por los disparos de varias balas. Sus restos mortales no presentaban muestras de torturas, contusiones o violencia" en el momento del examen médico, secundó un juez citado en el informe.
No obstante, el ministro sirio del Interior, Mohammad al-Chaar, anunció el inicio de una investigación para "desvelar las circunstancias de la muerte del niño mártir Hamza al-Khatib", según informó la televisión estatal.
De acuerdo con datos de la UNICEF, "la utilización de balas reales contra los manifestantes ha ocasionado la muerte de al menos 30 niños", sin embargo el organismo ha tenido que reconocer su incapacidad para verificar las circunstancias exactas de las muertes.

Comentarios