Anuncia Obama plan de retiro de Afganistán

miércoles, 22 de junio de 2011
WASHINGTON (apro).- El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, anunció que a partir de julio próximo iniciará el repliegue de las tropas estadunidenses de Afganistán. Argumentó que su gobierno ha comenzado a concretar los objetivos de eliminar al liderazgo del grupo terrorista Al-Qaeda y de los Talibán. “Gracias a nuestros hombres y mujeres, y a nuestros muchos aliados, estamos alcanzado nuestros objetivos”, dijo Obama en un mensaje que dirigió a la nación estadunidense desde el salón Este de la Casa Blanca. Como resultado de esto, acotó el presidente de Estados Unidos, “comenzando el próximo mes, y para finales de este año, habremos logrado el repliegue de 10 mil de nuestros soldados de Afganistán, y para finales del verano de del próximo año estarán en casa 33 mil de nuestras tropas”, subrayó el mandatario estadunidense. Obama añadió que después del repliegue de los 33 mil soldados que él envió en 2009 a Afganistán, en refuerzo de las operaciones militares que el expresidente George W. Bush inició en octubre de 2001, en represalia por los ataques terroristas del 11 de septiembre de ese año, el retiro de los soldados estadunidenses del territorio afgano será constante, pero ordenado. “Nuestra misión (en Afganistán) de ataque cambiará a una de apoyo, por ello, para 2014 este proceso del retiro de las tropas estará terminado; y entonces el pueblo afgano será responsable de su propia seguridad”, declaró el presidente Obama. Los 33 mil soldados que él envió a Afganistán en 2009, estarán en territorio estadunidense, a más tardar, a finales de septiembre de 2012, unas semanas antes de las elecciones presidenciales en las que Obama buscará reelegirse. El tema de la salida de las tropas estadunidenses de Afganistán, se transformó en uno de los asuntos más importantes y delicados en el gobierno de Obama. En el Congreso, legisladores republicanos y demócratas se quejan de que la presencia de las tropas en territorio afgano le cuesta al erario 49 mil millones de dólares al mes. Este dinero, según los críticos de las operaciones militares en Afganistán, podría utilizarse para invertir en la recuperación de la economía estadunidense. “Está claro que aún tenemos un reto inmenso, este es el comienzo pero no el final de nuestros esfuerzos por acabar con esta guerra; nos queda un duro trabajo para mantener las ganancias obtenidas al tiempo que retiramos a nuestras tropas y de forma responsable hacemos la transición de la seguridad al gobierno afgano”, añadió el presidente de Estados Unidos. Obama explicó que con la eliminación (el mes pasado) de Osama bin-Laden, el líder, de Al-Qaeda, esta agrupación terrorista ha comenzado a desmoronarse, pero acotó que su gobierno no se cruzará de brazos hasta acabar con esta amenaza. Anotó que él heredó una guerra en Afganistán que llevaba 7 años de vigencia y que a él le tocó enfocar los objetivos militares que ahora comenzaron a consolidarse, básicamente con el asesinato de Bin-Laden en Pakistán. “Estados Unidos, es tiempo de concentrarnos en la construcción de una nación aquí en nuestra propia casa”, resaltó Obama en su discurso. “Mis conciudadanos, esta ha sido una década difícil para nuestro país, hemos aprendido nuevamente el costo profundo de la guerra, un costo que se ha pagado con la vida de casi 4 mil 500 estadunidense que dieron su vida en Irak, y los más de mil 500 en Afganistán; hombres y mujeres que no viven para disfrutar de la libertad que defendieron”, reiteró Obama en su mensaje emitido la noche de este miércoles en horario estelar.

Comentarios