Gadafi dejará Libia en dos semanas: exembajador ante la ONU

jueves, 23 de junio de 2011
MÉXICO, D.F. (apro).- El exembajador de Libia ante las Naciones Unidas (ONU), Abdel Rahman Shalgam, aseguró hoy que Muamuar El Gadafi busca dinero y prepara su salida del país en un plazo máximo de dos o tres semanas. No obstante, el líder libio advirtió a las fuerzas aliadas que su Ejército y sus seguidores no sólo resistirán la “cruzada” occidental contra su país, sino que los vencerán y tendrán que dar marcha atrás. En entrevista al diario italiano Corriere della Sera, Shalgam, quien además fue ministro de Exteriores de Libia de 2000 a 2009, indicó que la intención de Gadafi es “permanecer lejos” de la Corte Penal Internacional de La Haya. “Él sabe que no existe ya una posibilidad de quedarse en Libia o de gobernar a los libios. Está maniobrando para hacer tres cosas: dejar el país, reunir dinero y estar lejos de la Corte Penal Internacional”, reveló. “Quizá piensa en Bielorrusia, también en reunir dinero para marcharse. Creo que en el plazo de algunas semanas dejará Libia, dos o tres semanas como máximo”, aseguró. Sin embargo, en un mensaje transmitido este jueves en la televisión estatal, Gadafi afirmó que resistirá "frente a la cruzada de la OTAN contra un país musulmán" y que será ésta la que tenga que “dar marcha atrás”. Insistió en que la intervención de las fuerzas aliadas tiene la intención de asesinar a miembros del régimen y no proteger a la población civil como lo mandató el Consejo de Seguridad de la ONU. Mencionó, como ejemplo, el caso de Hemidi Jouildi, antiguo compañero de armas suyo, quien murió en el ataque perpetrado por la Alianza el pasado 20 de junio, junto con 18 civiles más en la localidad de Surman, 70 kilómetros al oeste de Trípoli. La Alianza reconoció haber realizado una operación en Surman pero sostuvo que fue dirigida contra un centro de operaciones. Gadafi reviró que las oficinas de su compañero, antes de resultar muerto en el ataque del 20 de junio, habían sido hostigadas en cuatro ocasiones entre el 10 de mayo y el 6 de junio. Según Gadafi, después de haber fracasado en su intento de asesinarlo, lo buscaron en su casa junto a su esposa y sus hijos. "Matan civiles y afirman atacar objetivos militares, hasta el mismo diablo se avergonzaría de mentir así", fustigó. Incluso, solicitó a las Naciones Unidas (ONU) que envíe una comisión para investigar si la zona atacada era en realidad un objetivo militar. Y fue más allá al amenazar a la OTAN y afirmar que “un día les responderemos de la misma manera y sus casas, hijos y niños pueden convertirse en legítimos objetivos " del régimen. Reiteró que no tiene miedo a la muerte y advirtió que “la batalla contra la cruzada de Occidente continuará hasta el fin del mundo. No tenemos miedo y no estamos tratando de salvarnos”, afirmó. Añadió que "ya no hay más ningún acuerdo después de que ustedes (la OTAN) asesinaron a nuestros niños y nuestros nietos. Estamos contra la pared, ustedes pueden retroceder”, aconsejó. Sin embargo, el mensaje no hizo mella en la OTAN que, la madrugada de este jueves, continuó los bombardeos contra distintas zonas de la capital y de localidades del oeste, mientras el Ejército regular libio realizó una contraofensiva en torno a Misrata, tercera ciudad del país controlada por la insurgencia.

Comentarios