Anuncia Rodríguez Zapatero nuevas medidas para afrontar la crisis en España

martes, 28 de junio de 2011
MADRID (apro).- El presidente español José Luis Rodríguez Zapatero anunció nuevas medidas para afrontar la crisis económica, durante su último debate sobre el estado de la nación, realizado este martes en el Congreso de los Diputados. Entre ellas, destacó la protección de las personas sometidas a ejecución hipotecaria, es decir, las familias que se encuentran bajo la amenaza de desalojo, debido a que están imposibilitadas de pagar la vivienda. “Aprobaremos nuevas medidas de protección de las personas sujetas, por imposibilidad de atender sus compromisos, a procedimientos de ejecución hipotecaria, que serán compatibles con los imperativos de seguridad jurídica y de solvencia de las entidades prestatarias”, dijo. Asimismo, informó que se apoyará a los emprendedores y a la aquellos ayuntamientos que enfrentan problemas de liquidez. Según Zapatero, España ya salió de la recesión y se encuentra en la senda de la recuperación, con cinco meses consecutivos de despegue. No obstante, reconoció que el lastre de la burbuja inmobiliaria sigue siendo lo que no permite un mayor crecimiento. En su discurso, sin mencionarlo directamente, Rodríguez Zapatero se refirió al movimiento 15-M, al señalar que sus movilizaciones son parte de “la fisiología y no de la patología de nuestro modelo de convivencia, y reivindican el valor de la política”. El presidente español consideró que son “expresiones minoritarias” las que recurren a la violencia, y añadió: “Podemos discrepar con no pocas de sus propuestas, muy heterogéneas, pero deben ser objeto de respeto, de un respeto sincero y no retórico”. En su discurso de poco más de una hora, Rodríguez Zapatero también recapituló su apuesta por la defensa del estado de bienestar que, dijo, ha sido “siempre la preocupación y prioridad de este gobierno. Lo fue en momentos en los que la evolución económica era favorable, donde aprovechamos para ampliarlo. Lo es, aun con mayor intensidad, ahora, cuando las consecuencias de la crisis han afectado a muchos ciudadanos”. Al final, evidentemente emocionado, el mandatario se despidió de su bancada y del resto de las formaciones políticas, y reiteró su confianza en España. En su turno, el líder de la oposición y presidente del Partido Popular (PP), Mariano Rajoy, demandó a Rodríguez Zapatero que adelante las elecciones, pues España, aseguró, está “manifiestamente peor” que hace un año. Tras ello, desplegó una serie de datos sobre el avance del paro y los problemas para la recuperación del país. Rajoy consideró que España ha alcanzado “tal gravedad” que “todo el mundo reconoce que el país está muy mal”. Y luego preguntó al mandatario español: “¿Hasta cuándo se propone imponer a los españoles este calvario estéril y esta lenta agonía? ¿Por qué, señor Rodríguez Zapatero, prolonga esta calamidad?”. Además, lo acusó de “eludir la verdadera cuestión” y recorrer “a todo abanico de excusas, adornos, promesas y esperanzas”. El presidente del PP criticó al presidente por “escamotear sus propias responsabilidades” y “empobrecer al país” ofreciéndose como “redentor del mismo daño que ha provocado”.