Organismos internacionales cercan a Gadafi

martes, 28 de junio de 2011
MÉXICO, D.F., (apro).- El cerco contra el presidente libio, Muamar el Gadafi se cierra cada vez más: mientras el Consejo de Seguridad de la ONU incrementó las sanciones contra allegados del mandatario, la Alianza Atlántica advirtió que no bajará el ritmo de los ataques contra el régimen. Paralelamente, los gobiernos de Bulgaria y Croacia reconocieron al Consejo Nacional de Transición (CNT) como representante legítimo del pueblo libio. Aunque en el campo de batalla los avances son lentos, pues tanto un bando como el otro han resistido el asedio militar –del régimen y de los aliados--, en el ámbito político internacional, Gadafi pierde terreno día con día. A los más cercanos colaboradores del régimen sancionados por la ONU, incluido el presidente Muamar el Gadafi, el organismo agregó a su mujer, Safia Farkash ya su ministro de Finanzas y Planificación, Abdulhafid Zlitni. Sus bienes financieros en el exterior fueron congelados y se les aplicaron restricciones de viaje. El lunes pasado, el presidente del Comité de Sanciones de la ONU, el embajador portugués José Felipe Moraes, informó al Consejo de Seguridad de la ONU que se habían sumado dos nuevos nombres a la lista de sanciones, aunque no reveló sus identidades. También fue incluida en la lista de sanciones la compañía Zueitina Oil Company, firma relacionada con la Compañía Nacional de Petróleo de Libia, que ya fue sancionada. En febrero, el Consejo de Seguridad de la ONU aprobó por unanimidad una resolución con sanciones contra Gadafi y algunos de sus más cercanos colaboradores; bloqueó todos sus bienes en el exterior, prohibió viajar a ese país africano y decretó un embargo de armas. En tanto, la Organización del Tratado Atlántico Norte (OTAN) afirmó que mantendrá el ritmo de sus operaciones en Libia hasta lograr que cese la violencia del régimen contra la población civil. Charles Bouchard, comandante de la misión aliada, rechazó que la reducción de los ataques pueda facilitar una salida negociada al conflicto. La misión, recalcó, “seguirá su curso hasta que haya terminado la violencia contra la población", las fuerzas del gobierno hayan regresado a sus bases y se permita el acceso a la ayuda humanitaria en todo el país. Mientras tanto, el régimen de Gadafi recibió hoy otro golpe diplomático luego que Bulgaria y Croacia hicieran oficial su reconocimiento al CNT como representante legítimo del pueblo libio. Así lo informaron los ministros de exteriores de ambos países, Nikolay Mladenov y Gordan Jandrokovic, respectivamente. En un comunicado publicado en Sofía, Bulgaria, ambos gobiernos consideran que el CNT está capacitado para dirigir el proceso de la creación de una Libia “unida y democrática”. "Desde hace más de tres meses, el pueblo libio defiende su derecho a la libertad. Sus pretensiones legítimas han sido recibidas con violentos ataques por las fuerzas de Muamar Gadafi. Atacando a su propio pueblo, el coronel Gadafi perdió su legitimidad", por lo que debe retirarse del poder de forma inmediata, señalaron en el comunicado. Por otra parte, en Estados Unidos continuó el debate en el Senado sobre si el presidente Barack Obama estaba obligado a solicitar autorización del Congreso para participar en la intervención militar en Libia. En una audiencia del Comité de Relaciones Exteriores del Senado, el asesor legal del Departamento de Estado, Harold Koh, afirmó que el gobierno de Obama está actuando de forma legal porque su participación “es limitada” en su naturaleza, alcance y duración, pues realiza tareas de apoyo y no “hostilidades”.

Comentarios