Huyen sirios de su país por temor a escalada de represión

miércoles, 8 de junio de 2011
MÉXICO, D.F.- (apro).- El miedo por la escalada de represión gubernamental provocó que decenas de sirios cruzaran la frontera con Turquía, donde buscan refugio. Alrededor de 122 sirios, incluidos mujeres y niños, cruzaron la frontera en busca de ponerse a salvo, luego de que elementos de las fuerzas de seguridad, con 40 tanques y 50 vehículos con soldados, rodearan la localidad de Yisr al-Shagur. Los sirios temían represalias por parte del gobierno luego de que bandas armadas no identificadas emboscaran y asesinaran a 120 elementos de seguridad. Quienes lograron cruzar la frontera fueron alojados en tiendas de campaña montadas por la Media Luna Roja en la localidad de Yailadagui, en la provincia sureña de Hatay, en la frontera con Siria, informó la televisión turca. Desde el inicio de las protestas a mediados de marzo pasado, unas 420 personas se han desplazado hacia Turquía para refugiarse de la represión ejercida por gobierno de Bashar al-Assad. El primer ministro turco, Recep Tayyip Erdogan, quien ha seguido de cerca el conflicto, afirmó este miércoles que su país “no cerrará las puertas” a los refugiados que huyen de la violencia en Siria. Y anunció que está preparado para hacer frente a la llegada masiva de refugiados que huyen de la represión del régimen sirio. Por otra parte, Francia y Reino Unido presentaron este día ante la Organización de las Naciones Unidas (ONU) una resolución de condena contra Siria por la represión ejercida contra los opositores a Bashar al-Assad. Estados Unidos también exteriorizó su apoyo a la resolución de condena que aumentará la presión sobre el régimen de Al-Assad, y “hará avanzar los esfuerzos de la comunidad internacional para acabar con la brutal represión al pueblo sirio”, dijo el portavoz del Departamento de Estado, Mark Toner. El texto redactado por Londres condena la represión en Siria e insta al gobierno a “asumir las demandas legítimas de su pueblo, excarcelar a todos los presos de conciencia y levantar la restricciones a la prensa". No obstante, Toner aclaró que no se trata nada más de una declaración sobre los “abusos a los derechos humanos que se perpetúan en Siria”, sino de sumarse a la creciente condena internacional de lo que acontece en Siria y ayudar a construir una coalición más amplia para acabar con la violencia, así como “presionar a Al-Assad para que tome las decisiones correctas”. Toner también hizo referencia a un proyecto de resolución para denunciar a Siria ante la ONU, impulsado por Estados Unidos y varios países europeos ante la Junta de Gobernadores del Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA) en Viena, por las presuntas actividades nucleares no declaradas por Damasco. La negativa del gobierno sirio a dejar que la OIEA investigue su destruida instalación nuclear de Al Kibar, “confirma esas preocupaciones y la falta de un cumplimiento serio de sus obligaciones nucleares”, aseguró el portavoz. En ese sentido, explicó Toner, el texto es “un paso necesario” para poner en evidencia los “escasos” intentos de Siria para hacer frente a las “preocupaciones” de la comunidad internacional, consideró Toner. Por su parte, la secretaria de Estado estadunidense, Hillary Clinton, adelantó que en la reunión de este jueves 9 del Grupo de Contacto para Libia, aprovechará para hablar también de Siria con la finalidad de “tratar de aumentar la presión internacional” sobre el gobierno de Al-Assad.  

Comentarios