Desalojan policías a jóvenes del 15-M en Madrid; 18 heridos

jueves, 9 de junio de 2011
MADRID.-  (apro).- El desalojo de cientos de jóvenes del movimiento 15-M que protestaban frente a las Cortes Valencianas dejó un saldo de 18 personas heridas y cinco detenidas. Otro desalojo similar se realizó en Santiago de Compostela, donde los acampados bloqueaban la entrada principal de la sede del Ejecutivo gallego, en la plaza de San Caetano, y la policía antidisturbios disolvió la protesta en forma violenta. Los portavoces del movimiento afirmaron que varios jóvenes resultaron con golpes, y uno de ellos tuvo que ser llevado a un hospital para recibir atención médica, debido a las heridas que sufrió. Estas acciones policiales tienen lugar un día después de que los integrantes del movimiento ciudadano, acampados en la Plaza del Sol, en la capital española, se desplazaron unas calles para protestar frente a las puertas del Congreso de los Diputados. Los manifestantes protestaban por la inminente aprobación del nuevo convenio que recortará aún más los derechos laborales y ofrece herramientas a las empresas para un despido barato. La medida le fue impuesta al gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero por la Unión Europea. Los jóvenes de la también llamada Spanishrevolution gritaban consignas como “o pasamos o acampamos”, rodeados de grupos antidisturbios de la Policía Nacional, que hasta el día de hoy mantienen blindado el Congreso español. Tras permanecer por varias horas, los manifestantes acordaron abandonar el Congreso y regresar al campamento de la Plaza del Sol, que abandonarán a partir del próximo domingo 12, según el acuerdo del miércoles anterior. No obstante, continuarán con nuevas acciones. En una reciente asamblea celebrada en la Plaza del Sol, donde participaron las representaciones del 15-M en otras ciudades, el movimiento acordó realizar protestas en la toma de posesión de las nuevas autoridades municipales y autonómicas que obtuvieron triunfos el 22 de mayo pasado. En este contexto, los manifestantes de Valencia protestaban frente a las Cortes Valencianas, donde hoy se celebraba la instalación de la nueva legislatura del Parlamento autonómico, con la presencia del presidente de la Generalitat, Francisco Camps –acusado en la trama de corrupción Gürtel–, y varios diputados que también son investigados por casos de corrupción. “Fuera corruptos de las instituciones”, se leía en algunas de las mantas de los manifestantes, quienes arribaron al sitio desde la madrugada. “Corruptos” y “cobardes”, fueron algunos de los gritos que lanzaron a los diputados valencianos. De acuerdo con los portavoces de los manifestantes, dos policías, sin motivo aparente, arremetieron contra algunos de sus compañeros. No obstante, un portavoz de la policía –según los medios españoles– argumentó que actuaron cuando algunos manifestantes pretendieron rebasar las vallas del perímetro de seguridad, y que la acción de la policía fue para someter a un pequeño “grupo de incontrolados”. La policía arremetió con fuerza contra los manifestantes, varios de los cuales quedaron en el suelo con heridas y sangrando; cinco más fueron esposados y llevados a comisaría, donde los acusan de los delitos de atentado contra agentes de la autoridad y lesiones, así como desórdenes. También se anunció que ocho de los heridos son policías, pero no se precisó la consideración de sus lesiones. Un diputado del partido Compromís, Juan Ponce, denunció que fue golpeado por policías cuando hablaba con algunos de los jóvenes manifestantes. Por cierto, tanto este partido, Compromís, como Izquierda Unida (IU) se quejaron de que el presidente de las nuevas Cortes Valencianas, Juan Cotiño, ordenó colocar un crucifijo en la mesa de la Cámara. El legislador, miembro del Opus Dei, ordenó colocar la imagen religiosa en el recinto oficial, escena que los partidos inconformes grabaron y subieron a youtube. Marga Sanz, portavoz de Compromis, calificó de “increíble” que en un “Estado que se define como aconfesional, un crucifijo haya presidido el acto de constitución de las Cortes Valencianas”, según la web del periódico Público.

Comentarios