Libre, el exdirector del Fondo Monetario Internacional

viernes, 1 de julio de 2011
MÉXICO, D.F. (apro).- El exdirector gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI), Dominique Strauss-Kahn, fue liberado hoy del arresto domiciliario al que se encontraba sometido desde el pasado 14 de mayo, luego de ser acusado de agredir sexualmente a una camarera del lujoso hotel Sofitel, ubicado en el centro de Manhattan. Según información difundida por la cadena de televisión CNBC, la noticia fue dada a conocer por los propios abogados al término de la comparecencia en la Corte de Manhattan, que presidió el juez Michael Obus. "Este es un momento maravilloso para toda la familia", declaró uno de los abogados del exdirector gerente del FMI, quien estuvo bajo arresto domiciliario mes y medio y tuvo que depositar una fianza de un millón de dólares. De acuerdo con el juez Obus, el exdirector gerente del FMI no tendrá que cumplir el arresto domiciliario, pero sigue imputado por las acusaciones de asalto sexual e intento de violación, por lo que no le fue regresado su pasaporte ni podrá abandonar territorio estadunidense. Además, el próximo lunes 18 deberá acudir a una nueva cita en la Corte. El pasado jueves, los fiscales se reunieron con los abogados del inculpado para discutir acerca de la posibilidad de abandonar las acusaciones de “crimen” en su contra, según reveló el diario The New York Times. “Los investigadores descubrieron importantes fallas en la credibilidad de la mucama”, señaló el periódico, en referencia a la inmigrante guineana Nafissatou Diallo, empleada del hotel Sofitel donde se alojaba el Strauss-Kahn, y autora de la denuncia por agresión sexual e intento de violación. Según el rotativo, uno de los investigadores del caso afirmó que la mujer ha mentido en repetidas ocasiones desde que hizo las acusaciones iniciales, el pasado 14 de mayo. El diario indicó que las revelaciones podrían cambiar radicalmente el futuro de Strauss-Kahn, de 62 años, quien era considerado un fuerte candidato para la presidencia francesa antes de ser acusado de agredir sexualmente a la mujer que fue a limpiar su habitación de lujo. En tanto, los representantes legales de la mujer aseguran que nada cambiará el grave delito que Strauss-Kahn cometió contra su clienta. Más tarde, la Fiscalía de Manhattan ofreció detalles de las "mentiras" e "inconsistencias" en las que cayó en las últimas semanas camarera. Según un despacho de la agencia EFE, la Fiscalía detalla que la mujer mintió durante la investigación sobre lo ocurrido inmediatamente después del incidente en el hotel Sofitel. También reconoció haber engañado a los servicios de inmigración para pedir asilo político en Estados Unidos hace siete años. Su abogado, Kenneth Thompson, dijo hoy a la prensa que "la víctima ha decidido de forma voluntaria decir la verdad sobre cómo llegó a este país". Según el documento, firmado por el asistente del fiscal Artie McConnell, la denunciante afirmó ante un gran jurado que tras escapar de la suite de DSK permaneció en el pasillo de la planta 28 y no denunció lo ocurrido a una supervisora hasta que vio al político francés abandonar la habitación y subirse al ascensor. Sin embargo, días más tarde reconoció en diferentes entrevistas con los investigadores que la secuencia de los hechos no fue exactamente así y detalló que después de lo ocurrido en el interior de la suite procedió a "limpiar otra habitación" antes de denunciar el incidente con Dominique Strauss-Kahn a la supervisora. Por otro lado, según la Fiscalía, la denunciante reconoció haber mentido sobre las circunstancias de su llegada a Estados Unidos en 2004 con un visado "fraudulento", y en la petición de asilo que presentó ese año, en la que certificó "bajo pena de perjurio" que tanto ella como su marido habían sido acosados y golpeados por el régimen guineano. Durante la investigación sobre el incidente con el político y economista francés de 62 años, la mujer admitió a los fiscales que se inventó los hechos denunciados en la petición de asilo. Explicó, según ese escrito, que lo hizo con ayuda de un hombre del que se desconoce su identidad que le grabó en una cinta lo que debía decir a los agentes de inmigración y que ella se lo aprendió "de memoria". La Fiscalía de Manhattan reveló también que en otras dos entrevistas diferentes dijo que fue víctima de una "violación" en su país, en ambos casos "llorando" y dando la sensación de estar "muy afectada" al rememorar lo ocurrido, aunque posteriormente admitió que "nunca se produjo" y que fue para incluirlo en la petición de asilo. La inmigrante guineana reconoció también haber mentido en sus dos últimas declaraciones de impuestos, en las que además de su hija incluyó a otro menor para pagar menos al fisco, y que engañó también sobre sus ingresos para poder seguir recibiendo ayudas para la vivienda donde reside en El Bronx.

Comentarios